Ressources

Cómo obtiene sus fondos el BIRF

Disponible en: français, English, العربية

El BIRF obtiene la mayoría de sus fondos en los mercados financieros mundiales. Se ha convertido en uno de los prestatarios institucionales más grandes desde que emitió su primer bono en 1947 para financiar la reconstrucción de Europa luego de la devastación causada por la Segunda Guerra Mundial. Los inversionistas colocan su dinero en los bonos del BIRF porque los consideran seguros y rentables; estos fondos son los que se utilizan para financiar proyectos en los países de ingreso mediano.

El BIRF se convirtió en un importante protagonista de los mercados internacionales de capital gracias al desarrollo de modernos productos de deuda, la apertura de nuevos mercados para la emisión de deuda y la creación de una amplia base de inversionistas en todo el mundo constituida por fondos de pensión, empresas de seguros, bancos centrales y particulares.

Las necesidades de obtención de préstamos del Banco Mundial están determinadas principalmente por sus actividades de financiamiento para proyectos de desarrollo. Tal como el financiamiento del Banco Mundial ha ido cambiando con el tiempo, también lo ha hecho su programa anual de empréstitos. Por ejemplo, en 1998 los empréstitos del BIRF alcanzaron un punto máximo de US$28.000 millones durante la crisis financiera asiática. En la actualidad, la institución tiene previsto solicitar entre US$10.000 millones y US$15.000 millones anuales.

El BIRF obtiene empréstitos en los mercados de capital a tasas de interés muy convenientes debido a que, desde 1959, las entidades de calificación crediticia lo colocan en la categoría AAA. Esto le ha permitido, por ejemplo, tomar préstamos en dólares estadounidenses a un costo general de financiamiento cercano al del Tesoro de los Estados Unidos. El BIRF recibe esta alta calificación crediticia ya que cuenta con el respaldo de los compromisos de capital de sus 186 gobiernos accionistas. También es el resultado de su sólida situación económica, sus políticas financieras prudentes y el tratamiento previsto de acreedor privilegiado cuando un país experimenta dificultades para reembolsar sus préstamos. El BIRF además se ha beneficiado al anticiparse a los cambios en las preferencias de los inversionistas y al invertir en la gestión de riesgos y en sistemas para aprovechar esas tendencias.

El BIRF tiene el mérito de haber sido pionero en varios ámbitos en su programa de empréstitos, entre los que figuran el primer canje (swap) de monedas realizado en los mercados internacionales en 1981, la introducción del primer bono mundial en 1989 y la primera oferta electrónica de bonos totalmente integrada a través de Internet en 2000. En 2003, el Banco Mundial llevó a cabo la primera subasta de canje (swap) completamente electrónica. Por otra parte, las innovaciones del BIRF han respaldado su meta de fomentar el desarrollo. Aunque gran parte de sus empréstitos son en dólares estadounidenses, el BIRF ha ofrecido bonos en más de 40 monedas diferentes en el transcurso de los años. Sus emisiones en los mercados de capital de reciente aparición han servido a menudo de catalizador para mejorar la infraestructura y la eficiencia del mercado.

El BIRF obtiene un ingreso anual proveniente de la rentabilidad de su patrimonio y del pequeño margen que recibe de los préstamos que otorga. Con este ingreso se cubren los gastos de funcionamiento del Banco, se acumulan reservas para reforzar la situación económica de la institución y se realiza una transferencia anual a la Asociación Internacional de Fomento (AIF). El BIRF ha conseguido generar la mayor parte del dinero prestado por el Banco Mundial para aliviar la pobreza en todo el mundo. Este logro no ha representado un gran aumento de cargas para los contribuyentes: desde 1946 los gobiernos han colaborado con US$11.000 millones en capital para generar más de US$400.000 millones en préstamos.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/14SV9VN5X0