Historias de los proyectos

Disponible en: Français, العربية, English
Historias de los proyectos

DESI Power suministra electricidad y genera empleos en zonas rurales de India

BAHARBARI, India. Cuando el sol se pone, toda actividad cesa en la mayoría de los poblados Bihar, uno de los estados más pobres de India que carece de infraestructura básica, por ejemplo de electricidad.

“Los niños no pueden hacer sus deberes escolares o no podemos cocinar o andar por las calles después del atardecer”, dice Janki Devi Yadav, habitante de Baharbari.

 DESI Power en India
Sharmila Kumari, residente discapacitada de Baharbari, es una de las 100 personas que trabaja en la planta de DESI.

Pero desde marzo de 2007, los pobladores tienen electricidad gracias a una planta que combina la producción descentralizada de electricidad con el procesamiento de trigo y la recarga de baterías. Durante 2006, la organización sin fines de lucro DESI Power, con una donación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, construyó cuatro plantas que hoy proporcionan electricidad a tres poblados. También funciona como bomba de riego y es fuente de trabajo para mujeres y grupos marginales.

“Gracias a la planta, ahora podemos regar la mayoría de nuestras tierras”, señala el agricultor Bipin Kumar Thakur. “Con las seis bombas instaladas podemos mantener nuestros cultivos. Las bombas de riego mejoraron la calidad del arroz y del trigo y el precio ha aumentado a cerca de Rs1 por kilogramo”.

La calidad de los alimentos también ha mejorado, agrega Bhalo Devi, empleada de la planta y la primera mujer del poblado que trabaja.

“Ahora comemos chapatti, mientras que antes sólo comíamos arroz inflado”, agrega Devi, orgullosa de recibir un sueldo mensual de entre Rs1.200 y Rs1.500, dinero que gasta casi en su totalidad en leche y vegetales para alimentar a sus cuatro hijas. “La desnutrición ha disminuido desde que la planta entró en funcionamiento y comenzamos a procesar el trigo”.

Para satisfacer la demanda, se trabajará con microempresarios locales a fin de ayudarles a emprender actividades generadoras de ingresos (molinos de arroz, bombeo para riego, producción de briquetas, etc.) y maximizar así el uso de esta fuente descentralizada de energía. A la fecha, unos 30 agricultores de Baharbari han obtenido créditos del Banco Estatal de India.

“DESI Power espera que su programa convenza a las autoridades locales de la necesidad de crear un sector energético descentralizado para el suministro de electricidad en zonas rurales y de motivar a inversionistas privados a que inviertan directamente en plantas eléctricas, servicios energéticos y microempresas rurales”, dijo el líder del proyecto Hari Sharan, que ideó el concepto de DESI Power luego de 10 años de trabajo en el sector energético de India.

Hari Sharan trabajó en proyectos de ingeniería, investigación y desarrollo de tecnologías energéticas, fósiles y renovables, y también ha trabajado en formulación de políticas. Con el tiempo, se convenció de que la electrificación centralizada no podría satisfacer las necesidades mínimas de la enorme población rural de India, en particular porque no crea empleos productivos que sirvan de complemento a las actividades agrícolas tradicionales de los poblados.

Más de 30% de la población de India y quizás un 80% de la población rural vive sin electricidad ni acceso a otras fuentes de energía.

Puesto que pueden pasar años antes de que Bihar se conecte a la red eléctrica central, la producción descentralizada a partir de abundantes recursos en biomasa es una alternativa viable para elevar el nivel de vida de los más pobres de las zonas rurales de India, explica Sharan.

 DESI Power en India
Pobladores se reúnen con la administración de DESI Power en Baharbari. El proyecto disfruta de una sólida integración con la comunidad local.

Además de construir la planta y dar empleo a los pobladores, DESI Power creó un grupo de autoayuda que trabaja con unas 100 personas. Una de sus miembros, Sharmila Kumari, trabaja en la sección de procesamiento de trigo. Debido a una discapacidad de nacimiento, no pudo asistir a la escuela ni dejar su casa hasta que se instaló el proyecto.

“Antes la gente se burlaba de mí, me ponían todo tipo de nombres”, explica. “Ahora tengo mi propio empleo y por primera vez en mi vida la gente del pueblo me llama por mi nombre”.

El éxito que el proyecto ha tenido desde sus inicios ha llamado la atención de las comunidades vecinas. Por medio de alianzas con empresarios locales, DESI Power ha comenzado a replicar el proyecto en dos pueblos vecinos: Gaviari y Vebhra.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/IP3EKENM70