Acerca del informe

Ninguna época ha sido más propicia para invertir en los jóvenes de los países en desarrollo. Mil trescientos millones de personas tienen entre 12 y 24 años de edad y constituyen el segmento de jóvenes más numeroso de la historia.

En promedio, han adquirido mejor educación y son más sanos que las generaciones que los precedieron. Representan una base potencialmente más sólida, sobre la que es posible construir, en un mundo que se contenta cada vez menos con aptitudes básicas.

Los jóvenes de hoy constituyen la próxima generación de trabajadores, empresarios, padres, ciudadanos activos y líderes. El descenso de las tasas de natalidad hace que el número de sus dependientes sea relativamente menor. Los países tienen que aprovechar esta ventana de oportunidad de invertir en el futuro antes de que el envejecimiento de las sociedades la cierre.

En Informe sobre el desarrollo mundial, 2007: El desarrollo y la próxima generación se analizan prioridades de acción gubernamental en cinco transiciones juveniles que dan forma al capital humano de los jóvenes: aprender, trabajar, mantenerse sanos, formar familias y ejercer sus derechos cívicos.

Dentro de esas transiciones, las prioridades de inversión varían de un país a otro. En el Informe se destacan tres lentes que ayudan a evaluar prioridades: oportunidades más amplias, capacidades más sólidas y segundas oportunidades.

Brindar oportunidades más amplias implica centrar la atención en una educación cualitativamente (y no sólo cuantitativamente) más elevada, una transición más suave hacia el trabajo y la creación de una plataforma de participación cívica de los jóvenes.

Brindar capacidades más sólidas supone lograr que los jóvenes tengan presentes las consecuencias de sus actos, en especial las que han de afectarlos en una etapa ulterior de su vida; dotarlos de mejores aptitudes para la adopción de decisiones, y proporcionarles incentivos apropiados.

Crear segundas oportunidades supone ayudar a los jóvenes a superar los efectos de la pérdida de oportunidades a través de educación correctiva, nueva capacitación, tratamiento y rehabilitación.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/JJ53I19I30