Informe sobre el Desarrollo Mundial 2007: El desarrollo y la próxima generación

عربي | English  | Français

SINGAPUR, 16 de septiembre de 2006. De acuerdo con un nuevo informe del Banco Mundial, presentado en las Reuniones Anuales del Banco en Singapur, los países en desarrollo que inviertan en mejor educación, atención de la salud y formación laboral para sus habitantes jóvenes de entre 12 y 24 años de edad, cuyo número ha alcanzado un nivel sin precedente, podrían lograr un pujante crecimiento económico y reducir marcadamente la pobreza.

Habida cuenta de que hoy viven en el mundo en desarrollo 1.300 millones de jóvenes -el grupo más extenso en toda la historia-, no ha existido jamás un mejor momento para invertir en los jóvenes, que gozan de mejor salud y han recibido más instrucción que las generaciones anteriores e ingresarán en la fuerza de trabajo con menos dependientes debido a los cambios demográficos. Por el contrario, no aprovechar esta oportunidad de darles una formación más eficaz para desempeñarse laboralmente y para ser ciudadanos activos, podría ocasionar una desilusión generalizada y tensiones sociales.

"El gran número de jóvenes que viven en los países en desarrollo ofrece amplias oportunidades al tiempo que plantea riesgos", afirma François Bourguignon, Primer Vicepresidente y Primer Economista, Economía del Desarrollo, del Banco Mundial.
 
"Las posibilidades son enormes, pues muchos países tendrán una fuerza de trabajo más extensa y calificada y un menor número de dependientes. No obstante, estos jóvenes deberán recibir una preparación adecuada que les permita crear y encontrar buenos empleos".

En el informe se señala que los jóvenes constituyen casi la mitad de las filas de desempleados de todo el mundo y que exclusivamente en la región de Oriente Medio y Norte de África, por ejemplo, deben crearse 100 millones de empleos para el año 2020 a fin de estabilizar su situación en la esfera laboral. Asimismo, las encuestas de jóvenes en Asia oriental y en Europa oriental y Asia central -que se llevaron a cabo como parte de la investigación para el informe- señalan que el acceso al empleo, así como la seguridad física, es su mayor preocupación.

Muchísimos jóvenes -unos 130 millones de entre 15 y 24 años de edad- no saben leer ni escribir. La enseñanza secundaria y la adquisición de aptitudes sólo tienen sentido si se ha completado con éxito la escuela primaria. Y como éste no es el caso, deben redoblarse los esfuerzos en esta esfera. Además, más del 20% de las empresas de países como Argelia, Bangladesh, Brasil, China, Estonia y Zambia declaran que uno de los obstáculos importantes o graves que afectan a sus operaciones consiste en la falta de aptitudes y educación adecuadas de los trabajadores. Para superar esta desventaja se requieren más y mejores inversiones en los jóvenes.

"La mayoría de los países en desarrollo tiene una breve ventana de oportunidad para resolver la situación antes de que su vasta población juvenil llegue a la edad madura, y pierda así su ventaja demográfica. Es más que una política social acertada; es una de las decisiones de fondo que los países en desarrollo podrían tomar para erradicar la pobreza y galvanizar su economía", afirma Manny Jimenez, principal autor del informe y Director de Desarrollo Humano del Departamento de Asia Oriental y el Pacífico del Banco Mundial.

Léase el comunicado completo   

Recursos

Organge arrowPanorama general (.pdf) 
Organge arrowArtículo
Organge arrowComunicado de prensa
Organge arrowAspectos regionales destacados para América Latina y el Caribe (.pdf) 
Organge arrowSitio web del Banco Mundial para los jóvenes: Youthink! 

 

 






Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/P2LRMQNZI0