Perspectivas para la Economía Mundial

Nuestra publicación sobre el mercado mundial de productos básicos (Global Commodity Markets) que acompaña al informe Perspectivas para la economía mundial 2010i, examina los principales mercados de productos básicos y proporciona un análisis y previsiones sobre la evolución de los precios.

Resumen de perspectivas
La fase aguda de la crisis financiera ha pasado y la recuperación de la economía mundial está en curso. No obstante, la reactivación sigue siendo frágil y se prevé una desaceleración en el segundo semestre de 2010, cuando se debilitará el impacto de las medidas fiscales y monetarias sobre el crecimiento y el actual ciclo de inventarios continúe su curso. Aunque el escenario base anuncia un crecimiento global de 2.7 por ciento en 2010 y de 3.2 por ciento en 2011, luego de una caída de 2.2 por ciento en 2009, para 2011 no puede descartarse una sensible desaceleración del crecimiento ni un eventual fortalecimiento de la recuperación. Más...

Resumen de las perspectivas mundiales
Cuadro que resume el pronóstico.  Información más detallada está disponible aquí.

Mercados financieros
Los mercados financieros se han estabilizado y están recuperándose, pero siguen debilitados. La liquidez interbancaria, medida por la diferencia entre las tasas de interés que los bancos se cobran entre sí y lo que pagan a los bancos centrales, ha disminuido de un pico sin precedentes de 366 puntos base en los mercados de dólares estadounidenses a menos de 15 puntos base, un nivel cercano a su rango “normal” anterior a la crisis. Las monedas de todo el mundo, que se depreciaron en relación con el dólar estadounidense inmediatamente después de la contingencia, han recuperado sus niveles previos, y los flujos de capitales internacionales a los países en desarrollo se han reestablecido, aunque con costos mucho más elevados. De cualquier forma, los mercados bancarios internacionales siguen cerrados para los gobiernos y las empresas del sector privado de los países en desarrollo. Más...

Crecimiento global
Aunque se prevé que el crecimiento global vuelva a terreno positivo en 2010, el ritmo de la recuperación será lento y estará sujeto a la incertidumbre. Se prevé que la producción mundial se contraerá 2.2 por ciento en 2009, pero en 2010 mostrará un crecimiento positivo de 2.7 y 3.2 por ciento en 2011. El principal obstáculo para el crecimiento global provendrá de los países de altos ingresos, donde se prevé una contracción económica de 3.2 por ciento en 2009. Las perspectivas para los países en desarrollo son de una recuperación relativamente sólida en 2010, con un crecimiento conjunto de 5.1 por ciento. La producción podría fortalecerse aún más en 2011, aunque, en conjunto, el agregado de los países en desarrollo alcanzaría un modesto 5.1 por ciento, en tanto que el crecimiento de los países en desarrollo, sin contar China, India y las naciones emergentes de Europa y Asia Central, sería de 4.2 por ciento. Más...

Perspectivas regionales en síntesis
• Asia oriental y el Pacífico
Las economías de Asia oriental resultaron más afectadas por los efectos reales de la desaceleración económica global que por las perturbaciones financieras previas a la crisis. La severa reducción de la demanda global de bienes de consumo duraderos y bienes de capital observada al comienzo de la crisis desencadenó una severa contracción de la producción y las exportaciones de bienes manufacturados a escalas regional y mundial.
• Europa y Asia Central
Más que otras regiones, las naciones en desarrollo de Europa y Asia central fueron las más afectadas por la crisis financiera global. Vulnerabilidades preexistentes, entre ellas grandes déficits en cuenta corriente, excesiva dependencia del capital extranjero para financiar el consumo interno y considerables desequilibrios fiscales en varios países expusieron a la región a un ajuste particularmente severo cuando la crisis modificó las perspectivas internacionales.
• América Latina y el Caribe
Gracias a sus sólidas bases macroeconómicas, la región América Latina y el Caribe ha sido capaz de sortear los choques externos mejor que otras regiones, lo que se reflejó en los diferenciales de riesgo, que retrocedieron a niveles cercanos a los que mostraban antes de la crisis a medida que se restablecía la confianza de los inversionistas. Como en el resto del mundo, tanto los volúmenes de producción industrial como los de comercio internacional se desplomaron ante la brusca contracción de la demanda global.
• Oriente Medio y Norte de África
Los intempestivos cambios del entorno internacional tuvieron consecuencias adversas para las naciones en desarrollo de la región de Oriente Medio y Norte de África (OMNA), aunque el impacto ha sido diferente en los países importadores y exportadores de petróleo. La recuperación se ha tambaleado debido a las incertidumbres sobre las condiciones financieras de varias economías del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). En tanto, la tasa de crecimiento de las naciones exportadoras de petróleo cayó a la mitad, de 2.9 por ciento en 2008 a 1.6 por ciento en 2009.
• Asia meridional
Asia meridional parece haberse librado de los peores efectos de la crisis. El crecimiento del PIB en la región se mantuvo constante, en alrededor de 5.7 por ciento en 2009. Sin embargo, algunos países enfrentaron graves retos para financiar grandes déficits en cuenta corriente.
• África al Sur del Sahara
La tasa de crecimiento en el África al Sur del Sahara mostró una marcada desaceleración y descendió por debajo de 1 por ciento luego de haber registrado un promedio superior a 5 por ciento en los cinco años anteriores, debido en gran medida al colapso del comercio mundial. Al comienzo de la crisis global, los flujos de capital se revirtieron y el impacto fue más grave en países como Sudáfrica, que están más integrados a los mercados financieros globales. Posteriormente, con el colapso del comercio, el impacto se extendió a todos los exportadores de productos petroleros. La región también resultó perjudicada por una reducción del volumen del turismo, la caída de las remesas y menores niveles de ayuda gubernamental para el desarrollo. Más...

Mercados de productos básicos
Aunque los precios de los productos básicos empezaron a desplomarse antes de que comenzara la fase más grave de la crisis financiera, tanto la contracción financiera asociada con la emergencia como el impresionante retroceso de la actividad económica que ésta provocó dieron lugar a un desplome mundial de la demanda. Las caídas en los indicadores del sector energético y del no energético coincidieron en forma aproximada con las caídas de la actividad económica global (en particular en China y Asia oriental), y con el repunte de varios indicadores financieros como el precio del dólar y la aversión global al riesgo (lo que incrementó el costo real y la incertidumbre vinculados con las actividades de operación de acarreo de productos básicos aun cuando las tasas de interés de los bancos centrales se encontraban en niveles mínimos históricos). Los precios de los energéticos y los metales en dólares empezaron a recuperarse en marzo de 2009, debido en parte a la fuerte demanda de importaciones de China, en tanto que los productos agrícolas empezaron a repuntar en el segundo trimestre. Más...

Inflación
Mientras en 2008 el súbito aumento de los precios de los alimentos y los combustibles ocasionó una rápida escalada de la inflación general tanto en los países de ingreso alto como en las naciones en desarrollo, la caída de los precios de los productos básicos durante este año y la desaceleración sin precedentes de la economía global han provocado un marcado descenso de la tasa de inflación general. Por ejemplo, la inflación en los países de ingreso bajo alcanzó un máximo de 15.4 por ciento a mediados de 2008, pero a julio de 2009 había descendido a 3.4 por ciento, por debajo de los niveles observados antes del aumento de los alimentos y los combustibles. Sin embargo, la inflación alimentaria en los países en desarrollo no está bajando tan rápidamente como la inflación general. Más...

Comercio mundial
Junto con la producción industrial, el comercio mundial fue el componente de la economía real más gravemente afectado por la crisis. El valor del comercio mundial se desplomó 31 por ciento entre agosto de 2008 y marzo de 2009, cuando alcanzó su nivel más bajo. En términos de volumen, el declive fue menos pronunciado si no se toman en cuenta la caída de precios de los productos básicos ni las variaciones de tipo de cambio; aun así, para marzo de 2009 el volumen del comercio mundial era 21 por ciento menor. A partir de entonces se ha recuperado y en meses recientes ha estado creciendo a una tasa anualizada de 11 por ciento.

En términos generales, la crisis ha propiciado una reducción de los desequilibrios globales debido a la caída generalizada del volumen de comercio (dado cierto porcentaje de desequilibrio entre importaciones y exportaciones, un comercio más débil reduce el desequilibrio global), así como la caída de los precios del petróleo y una disminución de las asimetrías de China y Estados Unidos. Se calcula que, en conjunto, el valor global de los saldos en cuenta corriente (la suma de todos los superávits más el valor absoluto de todos los déficits) ha disminuido de un máximo de 5.9 por ciento del PIB mundial en 2008 a cerca de 3.9 por ciento en 2009. Más...

Riesgos e incertidumbres
Una gran cantidad de dudas oscurecen el panorama para el segundo semestre de 2010 y los años siguientes. El decreciente impacto de los estímulos fiscales sobre el crecimiento, la proximidad del fin del ciclo de inventarios, la incertidumbre sobre la participación del sector privado para apuntalar la recuperación y la posibilidad de una segunda oleada de quiebras bancarias —ya sea en los países desarrollados o en desarrollo— podrían conducir a una nueva recesión.

Por otro lado, la política monetaria expansiva observada en los países de alto ingreso permite esperar una enérgica respuesta del sector privado conforme el ahorro de los hogares descienda más rápidamente y la inversión reaccione de manera vigorosa a la reducción de tasas de interés y el fortalecimiento de la confianza. Más...

Perspectivas sobre la pobreza
La experiencia obtenida en crisis anteriores indica que recesiones como la actual son un serio obstáculo para eliminar la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Diversas estimaciones señalan que la recesión provocará este año que alrededor de cinco millones de niños más en el África al Sur del Sahara sufran desnutrición grave, lo que podría mermar de manera permanente sus capacidades cognitivas y de ingreso a largo plazo, y también causaría entre 30,000 y 50,000 muertes adicionales. Más...

Políticas económicas
Ante las expectativas de crecimiento lento y sus efectos en la economía real a mediano plazo, las políticas económicas deben concentrarse en estrategias que promuevan el rápido crecimiento de la productividad. Para los países de ingresos bajos, esto implica atender de manera simultánea temas estructurales como la calidad de las instituciones, la reforma regulatoria y una mayor apertura, todos ellos factores críticos para producir un crecimiento productivo más rápido. Más...

Perspectivas regionales
En esta sección se ofrece un análisis más detallado de los acontecimientos recientes, los temas del panorama actual y las proyecciones y riesgos hasta 2010 para los países de ingreso bajo y mediano y las regiones donde trabaja el Banco Mundial. Más...




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/ELOMPMYIG0

Publicado el 21 de enero de 2010
Imprimir Capítulo 1


Chinese * English * Français


Enlaces relacionados
Artículo | Comunicado| Sinopsis


Perspectivas económicas mundiales 2010: Crisis, finanzas y crecimiento
Global Economic Prospects Descargar

En inglés

Ordene la publicación
Previsión resumida, 2009-2011

Variación porcentual anual, a menos que se indique lo contrario.

Fuente: Banco Mundial.