La epidemia del VIH sigue siendo la causa principal de muerte prematura en África

Disponible en: Français, 中文, English, العربية

14 de mayo de 2008 — En un futuro previsible, la epidemia de VIH/SIDA seguirá siendo un desafío enorme y sin precedentes a nivel económico, social y humano para África al sur del Sahara, según una nueva Estrategia de lucha contra el VIH/SIDA publicada por el Grupo del Banco Mundial el 14 de mayo. Además, los países de África deben perseverar en sus esfuerzos por disminuir y revertir la tasa de nuevas infecciones de VIH.

Según el nuevo informe — Plan de acción del Banco Mundial contra el VIH/SIDA en la región de África en 2007-2011 i —, la región sigue siendo el principal epicentro de la enfermedad en el mundo. Por cada persona africana que inicia la terapia antirretroviral (ART, por sus siglas en inglés), otras cuatro a seis se contagian con el virus, a pesar de que las cifras indican que la prevalencia ha disminuido en países como Kenya y zonas de Botswana, Côte d'Ivoire, Malawi y Zimbabwe1.
Virus VIH atacando a una célula

Prevenir nuevas infecciones de VIH es clave para revertir la epidemia en África.

Cerca de 22,5 millones de africanos son portadores de VIH y el SIDA sigue siendo la principal causa de muerte en el continente, principalmente en los jóvenes en etapa productiva y las mujeres. Como resultado, algunas empresas del sector privado de África meridional reclutan dos trabajadores para cada trabajo para anticiparse a la pérdida de integrantes de su equipo como consecuencia de la enfermedad.

Cómo luchar

Además de exponer sus planes permanentes de ayuda a los países de África en su lucha contra la epidemia, la nueva estrategia del Banco Mundial informa que más de 60% de las personas que viven con VIH en África son mujeres y que las mujeres jóvenes tienen seis veces más probabilidades de tener el virus que los hombres jóvenes. Como resultado de esta epidemia, se calcula que cerca de 11,4 millones de niños y jóvenes menores de 18 años han perdido al menos a uno de sus padres.

“Al ser el SIDA la mayor causa individual de muerte prematura en África, no podemos hablar acerca de un desarrollo mejor y duradero si no nos comprometemos a mantener la lucha contra la enfermedad en el largo plazo”, dice Elizabeth Lule, gerente de la campaña del Banco Mundial contra el SIDA en África (ACTAfrica) i, quien realizó amplias consultas con países africanos, personas que viven con VIH, agencias asociadas a la ONU, ONG, empresas privadas y otros en el proceso de formular la nueva estrategia.

Próximos pasos de aquí al año 2011

Desde el año 2000, el Banco ha movilizado más de US$1.500 millones para más de 30 países de África al sur del Sahara a fin de luchar contra la epidemia.

Con la estrategia de su “Plan de acción”, el Banco señala que está dejando atrás su rol inicial de “respuesta de emergencia” como principal proveedor de financiamiento del mundo de programas de lucha contra el VIH/SIDA, para emprender una nueva misión que consta de cuatro nuevos objetivos estratégicos:

  • Asesorar a los países a nivel mundial acerca de la mejor forma de enfrentar la complejidad de la agenda internacional;
  • Ayudar a los países a nivel nacional a crear una respuesta de desarrollo sostenible en el largo plazo contra el VIH/SIDA;
  • Fortalecer la capacidad de seguimiento y evaluación de los países para monitorear la eficiencia, eficacia y transparencia de su respuesta ante el VIH/SIDA, y
  • Crear sistemas fiduciarios y de salud más robustos.

Combinación de servicios

Combinar los servicios de lucha contra el VIH/SIDA con aquellos relacionados con la salud reproductiva y materna, nutrición y otras enfermedades como paludismo y tuberculosis, solucionaría una falencia de larga data que hasta la fecha afecta a numerosos programas nacionales de lucha contra el VIH/SIDA.

Hospital Kabutare

Drogas antirretrovirales permiten que esta pareja en el hospital Kabutare, Rwanda, pueda permanecer viva y criar a su hijo.

La “feminización” de la epidemia y su relación con la salud sexual y reproductiva, junto con la frecuencia de las coinfecciones con tuberculosis —y el progresivo aumento de la resistencia a las drogas contra la tuberculosis— y otras enfermedades oportunistas, amplían la relevancia de otorgar a las personas servicios de salud integrados.

Compromiso

Específicamente, el Banco se compromete a otorgar financiamiento de al menos US$250 millones al año para iniciativas relacionadas con la lucha contra el VIH/SIDA sobre la base de la demanda de los países y establecer un fondo de incentivos en forma de donaciones de US$5 millones al año para promover la formación de capacidades, el análisis y los componentes de proyectos de lucha contra el VIH/SIDA en sectores clave como salud, educación, transporte y gestión del sector público.

“Luego de 25 años, ya es tiempo de aplicar las lecciones aprendidas en base a la experiencia y aumentar progresivamente aquello que funciona bien”, dijo Peter Piot, director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA). "Con este Plan de acción, el Banco Mundial reafirma su compromiso de largo plazo de ayudar a los países asociados a obtener... acceso universal... a la prevención, tratamiento, atención y apoyo del VIH a través de la integración del SIDA a sus programas nacionales de desarrollo y al mismo tiempo aumentar progresivamente... las respuestas y fortalecer los sistemas nacionales".

1ONUSIDA recientemente ha actualizado este dato, basado en revisión de los números este año. La cifra más actual para África es de cinco nuevas infecciones por cada dos personas que inician la terapia ART.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/3QYTN03IG0