Ecuador - Datos destacados

Pueblos indígenas, pobreza y desarrollo humano en América Latina: 1994-2004

Pueblos indígenas 1994-2004 - button

Población indígena
Se estima que en el año 2001, 9,2% de la población pertenecía a un hogar en el que al menos uno de los integrantes de la familia se autoidentifica como indígena o habla una lengua indígena. La familia indígena promedio tiene 4,8 miembros comparada con 4,2 en los hogares no indígenas. La edad promedio de la población indígena es de 25,5 años, mientras que la de la población no indígena es de 27,6 años.

Pobreza
En Ecuador la pobreza afecta en mayor parte a las zonas rurales y a los hogares indígenas. En 1998, la población indígena se encontraba entre los grupos más pobres de la sociedad ecuatoriana con una tasa de pobreza de 87% para todo el grupo étnico y de 96% para aquellos en las sierras rurales, comparado con 61% para la población no indígena. La extrema pobreza se encuentra en el rango de 56% para los indígenas y 71% para los indígenas en las sierras rurales, lo cual se compara con el 25% de la población no indígena. (Capítulo 4: Cuadro 2).

Diferencias salariales
Los ingresos laborales promedio entre la población indígena alcanzan sólo el 55% de los ingresos de trabajadores no indígenas. Tanto para los hombres como para las mujeres, se estima que 74% de la brecha salarial se debe a diferencias en activos, mayoritariamente en educación (los trabajadores indígenas tienen en promedio 4,1 años menos de escolaridad) y en inserción laboral, ya que los trabajadores indígenas se concentran en los sectores agrícola e informal. El 26% remanente de la brecha puede ser atribuido a la discriminación en el mercado laboral.

Educación
La población indígena entre 30 y 34 años cuenta, en promedio, con sólo 6,9 años de educación formal, mientras que la población no indígena cuenta con 9,6 años. Cerca del 24% de la población indígena ni siquiera reporta educación formal, comparado con el 5% de la población no indígena. Entre los niños no indígenas, 18% presenta una distorsión edad-curso en el primer grado de escuela primaria comparado con un 20% entre los niños indígenas. Esta diferencia de 2% crece a 7% en el sexto grado. Estos resultados sugieren que pueden existir diferencias importantes en la calidad de la educación entre establecimientos a los cuales los niños indígenas y no indígenas asisten. También puede sugerir diferencias en resultados relacionados a otros factores tales como la lengua utilizada en la enseñanza de los cursos. (Capítulo 4: Figura 9 y Cuadro 21).

Trabajo infantil
En el 2001 sólo 57% de los niños indígenas entre 5 y 18 años asistieron a la escuela y no trabajaron, lo cual se compara con 73% de los niños no indígenas. Es más, 28% de los niños indígenas se encontraban trabajando y uno de cada tres ni siquiera asistió a clases. El trabajo infantil afecta de manera desproporcionada a la población indígena, reduciendo la formación de capital humano y contribuyendo a la transmisión intergeneracional de la pobreza. Mientras el trabajo infantil es más común entre la población infantil masculina, las mujeres también dejan la escuela para ayudar en las labores domésticas. Los ingresos provenientes del trabajo infantil contribuyen en un 11,6% al ingreso de las familias indígenas y en un 10,5% al de las no indígenas.

Salud
La proporción de partos asistidos por proveedores profesionales de salud es mucho menor entre las madres indígenas (33%) que entre las no indígenas (82%). Cerca de un 36% de las madres indígenas reporta no haber tenido un chequeo prenatal durante su último embarazo, lo cual se compara con un 12% entre las madres no indígenas. La probabilidad de que las mujeres indígenas utilicen métodos anticonceptivos es 15% menor que la de las mujeres no indígenas. La tasa de mortalidad infantil de recién nacidos es de 10,5% para las madres indígenas y de 5,1% para las madres no indígenas. (Capítulo 4: Cuadro 34).

La desnutrición crónica afecta desproporcionadamente a un gran número de niños indígenas menores de 5 años (59%) en comparación a los niños no indígenas (26%). Adicionalmente, las familias indígenas dependen en mayor grado de los servicios de salud otorgados por los centros o subcentros de salud pública y además tienen menores tasas de cobertura de salud en comparación a las tasas presentadas por las familias no indígenas. (Capítulo 4: Cuadro 36).




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/D0JD6D8U40