¬ŅCu√°les son los factores que influyen en el alza de precios de los alimentos y sus efectos en la regi√≥n?

El alza de precios de los alimentos constituye un desaf√≠o cada vez mayor para las pol√≠ticas p√ļblicas de los pa√≠ses de ingreso medio y bajo de la regi√≥n. Entre marzo de 2006 y marzo de 2008, el √≠ndice internacional de precios de los alimentos casi se duplic√≥ en t√©rminos nominales, con un aumento de 82%. No obstante, el precio de los alimentos sigue siendo relativamente bajo seg√ļn par√°metros hist√≥ricos: en 2007, el precio del trigo fue inferior en 10% en t√©rminos reales a su promedio durante los a√Īos sesenta y setenta.

Tras la actual inflación en el precio de los alimentos, aparentemente se esconde un cambio fundamental en la oferta y la demanda mundial debido a la mayor producción de biocombustibles, al alza del precio de la energía, al cambio climático y al mayor consumo de alimentos en los mercados emergentes.

Si bien estos factores son estructurales y c√≠clicos, debemos aceptar que los alimentos tendr√°n precios m√°s altos de ahora en adelante. En este contexto, los beneficios de la adopci√≥n de pol√≠ticas sostenibles son muchos, ya que la historia demuestra que m√°s tarde resulta dif√≠cil modificar esquemas mal dise√Īados, como aquellos que normalmente se adoptan en momentos de crisis.

Mientras que la región en su conjunto es un exportador neto de alimentos, la inflación en el precio de los alimentos de todos modos perjudica los ingresos, nutrición y salud de los consumidores pobres. Incluso en países con sistemas agrícolas fuertes, la mayoría de las personas compran sus alimentos y resultan afectadas negativamente por el alza sostenida en su precio. Los más afectados son los pobres, debido a que gastan una mayor proporción de sus ingresos en alimentos. Por lo tanto, la carestía de los alimentos reduce el ingreso real de los más vulnerables, situación que trae graves consecuencias en materia de nutrición y salud. Además, el aumento en el precio de los alimentos y las diferencias en los patrones comerciales pueden conjugarse para generar consecuencias negativas incluso para los países exportadores de alimentos.

El precio de algunos productos alimentarios básicos ha subido más que otros: entre marzo de 2006 y marzo de 2008, el precio internacional del trigo aumentó 152% y el del maíz, 122%, mientras que el precio de la carne de vacuno aumentó sólo 20% y el de las bananas, 24%.

Inicio


Inflación en el precio de los alimentos en la región

 

La inflaci√≥n en el precio de los alimentos ha aumentado en toda la regi√≥n de Am√©rica Latina y el Caribe, situaci√≥n que afecta tanto a los pa√≠ses importadores como exportadores. Los precios de los alimentos registraron una alta inflaci√≥n en todo el mundo durante 2007, y Am√©rica Latina y el Caribe no fue la excepci√≥n. Siete pa√≠ses de la regi√≥n registraron una inflaci√≥n de dos d√≠gitos en este √°mbito (gr√°fico 1). Se trata de un aumento considerable en el precio de los alimentos que llega luego de cinco a√Īos de presiones inflacionarias m√°s o menos atenuadas. La carest√≠a de los alimentos tiene un impacto directo en la inflaci√≥n general registrada en la mayor√≠a de los pa√≠ses, porque el √≠ndice de precios al consumidor pondera fuertemente el costo de los alimentos. Adem√°s, es probable que la carest√≠a de los alimentos impulse indirectamente la inflaci√≥n, ya que aumenta las expectativas inflacionarias y genera inflaci√≥n salarial.

Gráfico 1. Inflación general del índice de precios al consumidor
Cambio porcentual anual

Gráfico 1. Inflación general del índice de precios al consumidor
Haga clic aquí para ver una versión más grande

Fuente: Institutos nacionales de estad√≠sticas, seg√ļn lo informado a la base de datos LABORSTA.

 

 

 

 

 

 


En 2007, los precios de los alimentos aumentaron considerablemente más que la tasa inflacionaria general en la mayoría de los países de la región.
Los precios de los alimentos aumentaron m√°s significativamente en Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Jamaica, Nicaragua, Trinidad y Tobago y Uruguay (gr√°ficos 2 y 3). S√≥lo en Argentina, la Rep√ļblica Dominicana y Hait√≠, la inflaci√≥n general y la de los alimentos fue bastante similar. Los precios internacionales de los alimentos ahora est√°n afectando al precio de los productos alimentarios b√°sicos en Am√©rica Latina, incluso en pa√≠ses donde se consumen m√°s productos nacionales que alimentos importados. Ello podr√≠a ser el resultado de la integraci√≥n de los pa√≠ses de Am√©rica Latina y el Caribe a la econom√≠a mundial, aunque no hay investigaciones que prueben o contradigan esta aseveraci√≥n.

Gráfico 2. Inflación general y de los alimentos en América Central y el Caribe, 2007

 

Gráfico 3. Inflación general y de los alimentos en América del Sur, 2007

Gráfico 2. Inflación general y de los alimentos en América Central y el Caribe, 2007

 

Gráfico 3. Inflación general y de los alimentos en América del Sur, 2007

Nota: Los datos de Belice son de noviembre de 2006.
Fuente: Institutos nacionales de estadísticas.

 

Nota: No incluye datos de Venezuela (inflación general 22,4% e inflación alimentos 31%).
Fuente: Institutos nacionales de estadísticas.


El aumento en el precio de los cereales explica en gran medida el alza abrupta en el precio de productos espec√≠ficos en la regi√≥n, tales como el pan. El precio de los alimentos es m√°s alto en algunos pa√≠ses que en otros . En Hait√≠, la inflaci√≥n general en el precio de los alimentos fue de 6,8% en el a√Īo que finaliz√≥ en septiembre de 2007, pero el precio del pan aument√≥ en 19% durante el mismo per√≠odo. Del mismo modo, en la Rep√ļblica Dominicana el precio de la harina subi√≥ de golpe un 24%.

Inicio


 

¬ŅSe trata de un quiebre estructural?

 

Existe cada vez más consenso respecto de que los precios de los alimentos han aumentado debido a cambios fundamentales en la oferta y la demanda mundiales. La inflación en los precios de los alimentos está motivada por diversas fuerzas: altos precios de la energía, aumento del ingreso, cambio climático y mayor producción de biocombustibles. El ingreso y el consumo per cápita están aumentando en los países en desarrollo y, por este motivo, también se incrementa la demanda. Las políticas en torno a los biocombustibles que se adoptan en los países desarrollados son otro factor crucial que explica el aumento de la demanda. La producción de etanol consumirá el 30% de los cultivos de maíz de Estados Unidos en 2010. Más de 40% del aumento en el consumo mundial de maíz entre 2000 y 2007 se debió al uso de biocombustibles en Estados Unidos.

 

La oferta de alimentos tampoco ha aumentado lo suficiente en momentos en que las reservas de cereales est√°n mermando, al tiempo que disminuye la disponibilidad de tierra y agua para la producci√≥n de alimentos. Los cambios en la oferta y la demanda de alimentos han tra√≠do consigo efectos predecibles en materia de precios y se han visto complicados a√ļn m√°s por el alza en el costo de los recursos no renovables. Por todo lo anterior, la combinaci√≥n de factores que impulsa los precios de los alimentos al alza, ha generado un creciente consenso de que esta inflaci√≥n es un fen√≥meno m√°s bien estructural que c√≠clico.

 

Los precios reales de los alimentos est√°n en un nivel hist√≥rico bajo, pero las alzas han sido inusualmente r√°pidas. El elevado nivel de precios de la actualidad tiene pocos precedentes. S√≥lo a comienzos de los a√Īos setenta se registr√≥ un alza a√ļn m√°s aguda en los precios reales de los cereales, como el trigo y el ma√≠z. La inflaci√≥n en el precio de los alimentos suele venir acompa√Īada del aumento en los precios de la energ√≠a y la merma de la liquidez en el mercado de los cereales, que es la situaci√≥n que tenemos hoy. Las reservas de cereales est√°n en su nivel m√°s bajo de los √ļltimos 30 a√Īos, luego de las magras cosechas de trigo de una serie de grandes productores (cuadro 1). Adem√°s, el aumento en el precio de los combustibles ha subido el costo de los fertilizantes, el transporte y la log√≠stica (recuadro 1). [3]¬† No obstante, hoy tambi√©n hay otros factores en juego. El uso del suelo se ha modificado en respuesta a la creciente demanda de etanol, tendencia que probablemente continuar√° dadas las pol√≠ticas anunciadas en los pa√≠ses en desarrollo.¬†[4]¬† Esto marca una diferencia con mediados de los a√Īos setenta, cuando la Revoluci√≥n Verde ayud√≥ a aliviar la escasez transitoria de cereales en lo que respecta a la oferta..


Total de granos (millones de toneladas)

a. Proyectado.
Cuadro 1. Instant√°nea del mercado mundial de granos

Fuente: Consejo Internacional de Granos.

 

Top


 

Los problemas logísticos aumentan el costo de los alimentos

 

En muchos países de América Latina y el Caribe, los costos logísticos y de transporte inciden más que los aranceles en el precio del intercambio comercial. El Banco Mundial calcula que los costos logísticos representan entre el 16% y el 26% del PIB, y entre el 18% y el 32% del valor de los productos, en comparación con alrededor del 9% del PIB y del valor de los productos en los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). En el caso de productos procesados que provienen de América Central, la carga logística interna incrementa el costo de los productos alimentarios unitarios de mayor valor en 8% y 15% adicionales.

 

A partir del a√Īo 2000, los acuerdos bilaterales y regionales de libre comercio han reducido los aranceles en todo el mundo. Sin embargo, las tarifas del flete mar√≠timo han crecido m√°s del doble. Para productos de gran volumen y valor relativamente bajo, como los cereales y los aceites comestibles, los costos de flete nacional y mar√≠timo pueden aumentar el precio final al consumidor hasta un 30% √≥ 50%.

 

Al analizar las tendencias en los precios del transporte mar√≠timo de cereales desde Am√©rica del Sur, los niveles arancelarios mundiales y los precios del petr√≥leo y de los alimentos, queda claro que el alza m√°s importante en los fletes mar√≠timos ocurri√≥ entre los a√Īos 2000 y 2005, durante el desplazamiento de los buques portacontenedores y graneleros hacia los florecientes mercados asi√°ticos, que agitaron los mercados navieros. Incluso despu√©s de aumentar la oferta de parte de la industria naviera para responder a esta situaci√≥n, que se concret√≥ en 2005, el aumento astron√≥mico de los costos del transporte sigue siendo un factor importante que incide en el alza de precios.

 

Los productos alimentarios que ingresan a un pa√≠s del Caribe o de Am√©rica Central suelen sufrir m√ļltiples demoras, costos directos innecesarios y da√Īos y perjuicios que van en detrimento de los consumidores. De acuerdo al √≠ndice de desempe√Īo log√≠stico del Banco Mundial, el despacho aduanero es particularmente deficiente en el Caribe, donde se suele demorar tres a cinco d√≠as (en comparaci√≥n con apenas un d√≠a en Chile y tres d√≠as en Am√©rica Latina en general). Adem√°s, en varios pa√≠ses de ambas subregiones las importaciones tardan mucho en llegar al consignatario desde el momento de su desembarco, en especial en Costa Rica, Hait√≠, Jamaica y Panam√°.

 

Es obvio que la eficiencia del transporte mar√≠timo se pierde en el muelle. Este factor, agravado por las huelgas portuarias, es responsable de la reciente escasez de alimentos en Hait√≠. Por √ļltimo, el elevado costo promedio del trasporte terrestre en Costa Rica, Hait√≠, Honduras y Nicaragua, se debe a la deficiencia de los corredores de transporte continentales y a los elevados costos portuarios. En Nicaragua, el costo de mover un contenedor de 40 pies o un semi-remolque duplica el promedio regional a pesar del reducido tama√Īo del pa√≠s, mientras que en Hait√≠, los costos de env√≠o nacionales duplican a aqu√©llos de Chile y son superiores en 20% a los de China.

Inicio


¬ŅC√≥mo afecta la inflaci√≥n de los alimentos a los pa√≠ses de Am√©rica Latina y el Caribe?

La región de América Latina y el Caribe es, en general, exportadora neta de alimentos, si bien los países del Caribe son importadores netos de estos productos. La región tiene el superávit más alto de todas las regiones en el intercambio comercial de alimentos (sección izquierda del gráfico 11). Sólo 10 países de la región, esto es, todos los países del Caribe salvo Venezuela, El Salvador y México, son importadores netos de alimentos (sección derecha del gráfico 11).

Gr√°fico 11. Balanza comercial de alimentos

% del PIB

Gr√°fico 11

* Los datos de Oriente Medio y Norte de √Āfrica (MNA, por sus siglas en ingl√©s) se refieren a 2004 y para √Āfrica al Sur del Sahara (SSA, por sus siglas en ingl√©s), El Salvador y Jamaica, a 2003.¬†
Fuente: Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial.

 

Entre los a√Īos 2002 y 2005, aproximadamente la mitad de los pa√≠ses de la regi√≥n se vio afectada por la disminuci√≥n de su balanza comercial de alimentos, en circunstancias en que los √≠ndices agregados de precios de los alimentos se elevaron durante el per√≠odo. Lo anterior apunta a la necesidad de realizar an√°lisis m√°s detallados de los diferentes pa√≠ses, a fin de comprender c√≥mo se ve afectada la balanza en cuenta corriente por las tendencias particulares de los precios de los alimentos. Guatemala sufri√≥ una reducci√≥n de 4% de su balanza comercial de alimentos en t√©rminos del PIB entre 2002 y 2005, mientras que esta balanza mejor√≥ en m√°s de 4% durante el mismo per√≠odo en Nicaragua.

 

Estas diferencias destacan la importancia de los precios de cada uno de los productos b√°sicos. En el per√≠odo se√Īalado, el alza m√°s pronunciada ocurri√≥ en los precios del caf√© (87%) y ayud√≥ m√°s a Nicaragua que a Guatemala debido a que el caf√© representa un porcentaje mayor de la balaza comercial como proporci√≥n del PIB del primero de los pa√≠ses (cuadro 2). Por otra parte, el estancamiento de los precios de los cereales entre 2002 y 2005 benefici√≥ m√°s a Nicaragua que a Guatemala, porque aquel pa√≠s importa m√°s cereales.

 

Cuadro 2. Estructura del comercio de alimentos en Guatemala y Nicaragua

Cuadro 2. Estructura del comercio de alimentos en Guatemala y Nicaragua

 

Honduras, pa√≠s que experiment√≥ un aumento en el super√°vit del comercio de alimentos entre 2002 y 2005, se ve m√°s expuesto a los recientes niveles m√°ximos alcanzados por los precios de los alimentos, porque √©stos representaron el 30% de sus importaciones de alimentos en 2006. Otros pa√≠ses con un porcentaje relativamente elevado de importaciones de alimentos son Colombia (41%), Brasil (40%), Per√ļ (36%) y Bolivia (34%).

 

Gráfico 12. Proporción de los alimentos en el total de las importaciones, 2006
Porcentaje

Gráfico 12. Proporción de los alimentos en el total de las importaciones, 2006

* Los datos se refieren a 2005.
** Los datos se refieren a 2001.
Fuente: COMTRADE, de la ONU.

 

Las inundaciones ocurridas en algunos pa√≠ses de la regi√≥n aumentar√°n la necesidad de importar alimentos y los sustitutos nacionales pueden ser limitados.¬†Los pa√≠ses que sufrieron inundaciones localizadas a fines de 2007 y principios de 2008, como Bolivia, Rep√ļblica Dominicana, Ecuador, Hait√≠ y Nicaragua, se ver√°n afectados por una reducci√≥n adicional en la disponibilidad de productos sustitutos nacionales. En t√©rminos globales, se espera que el coeficiente entre importaciones de alimentos y consumo nacional ser√° de 41% en la regi√≥n. Con 86%, Costa Rica tendr√° el coeficiente m√°s elevado.

 

La influencia del costo de los combustibles en el precio de los alimentos se hará sentir más en los países importadores de combustibles. La energía es un insumo primordial en la producción de fertilizantes y, por este motivo, un alza en este sentido puede tener efectos indirectos considerables en el precio de los alimentos (gráfico 14). En cambio, los países exportadores de combustibles subsidian fuertemente los precios nacionales de los mismos y, de este modo, blindan el precio de los fertilizantes respecto de los altos costos de la energía. Esa es la situación de Bolivia o Ecuador, ambos exportadores netos de combustibles y alimentos, pero importadores de productos refinados derivados del petróleo (gráfico 15).

 

 

Gr√°fico 14. Precios internacionales de fertilizantes y crudo
Términos reales

Gr√°fico 14. Precios internacionales de fertilizantes y crudo

Fuente: Global Economic Monitor del Banco Mundial.

 

 

Gr√°fico 15. Balanza comercial de alimentos y combustibles, 2005
% del PIB

Gr√°fico 15. Balanza comercial de alimentos y combustibles, 2005

Fuente: Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial.

Inicio


 

Las simulaciones de la balanza comercial alimentaria apuntan a cambios importantes en muchos países durante 2008

 

Con el fin de analizar el impacto que representa la carest√≠a de los alimentos para la balanza comercial de los pa√≠ses de la regi√≥n, economistas del Banco Mundial simularon la balanza comercial alimentaria para el a√Īo 2008 usando la cantidad de exportaciones e importaciones individuales de alimentos durante 2006 y los precios de febrero de 2008 (gr√°fico 13).

 

El modelo pretende ilustrar el impacto que tienen las diversas tendencias en los precios, como por ejemplo el precio estable del az√ļcar y el alza del trigo o los cereales. Los resultados sugieren que la balanza comercial alimentaria se ver√° perjudicada durante 2008 en la mayor√≠a de los pa√≠ses de la regi√≥n, incluso en los exportadores netos de alimentos, debido a diferencias en el intercambio comercial relacionado con el rubro.

 

Las simulaciones suponen que no existen cambios en la cantidad de alimentos que se importan y se exportan, aun cuando es probable que consumidores y productores respondan a los cambios en los precios ajustando su demanda. No obstante, el alto precio y la cantidad limitada de productos de reemplazo podrían restringir dicha respuesta.

 

Gr√°fico 13. Balanza comercial alimentaria en 2006 (real) y 2008 (simulada)
% del PIB

Gr√°fico 13

Nota: La simulación implica mantener constantes las cantidades de alimentos que se comercializan en los niveles de 2006 y aplicar los precios de febrero de 2008 para simular las balanzas comerciales alimentarias, que se expresan como porcentaje de la proyección del PIB de 2008.
Fuente: c√°lculos del personal del Banco Mundial basados en datos provenientes de COMTRADE y Global Economic Monitor.

Inicio




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/60SND3T680