Más transparencia en las remesas, gracias a una nueva herramienta

Disponible en: English

Twitter Facebook Delicious

Ciudad de Washington, 2 de febrero de 2012 - Se llama Envía Centroamérica y es la primera herramienta online que permite comparar proveedores, costos y tasas de cambio para hacer remesas a América Central o República Dominicana.

La herramienta ofrece información gratuita de cuánto cuesta enviar dinero desde Estados Unidos a Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Guatemala, Honduras y la República Dominicana.

“De esa manera, ayuda a hacer la mejor elección, la más barata y la que mejor se ajuste a las necesidades del remitente y del receptor de ese dinero”, explican en su página web los creadores de la herramienta.

Felipe Jaramillo, Director de País para Centroamérica del Banco Mundial, explica que las remesas son un componente muy importante en los ingresos de familias pobres de la región.

“Toda herramienta que les dé información a esas familias para tomar mejores decisiones de cómo hacer que este flujo de dinero les llegue más fácilmente, creo que es un muy buen recurso”, dijo Jaramillo. El Banco Mundial apoya también una mayor transparencia en las remesas para que los usuarios conozcan la justificación de los montos que les cobran por enviar dinero.

Video: ¿Cómo ahorrar en el envío de remesas?

¿Cómo funciona?

Una consulta en Envía Centroamérica para enviar US$200 desde Washington DC a El Salvador, muestra precios desde los US$8 hasta US$33, dependiendo de la compañía o el método que se seleccionen para mandar el dinero.

El costo final de la remesa también puede variar en función del país y la ciudad de origen del dinero, así como del país de destino y la cantidad de dinero que se quiere enviar. Para recopilar los datos, los investigadores consultan diariamente las webs de los servicios de envío de dinero, para así tener información actualizada, sobre todo en cuanto a tipo de cambio y comisiones.

"Envía Centro América" es parte del proyecto "El aumento de la transparencia y la protección de los consumidores en los mercados de remesas de Centroamérica". En la iniciativa participan el Banco Mundial, el Centro de Estudios Monetarios de América Latina (CEMLA) y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del Grupo BID. El sitio, además, cuenta con el apoyo del Consejo Centroamericano de Protección al Consumidor (CONCADECO).

Remesas, ¿para qué?

Solo en 2010, los centroamericanos y dominicanos que viven en Estados Unidos enviaron US$14.900 millones a sus países a un costo global de US$700 millones. Las remesas son consideradas un balón de oxígeno para muchas economías latinoamericanas, pues en algunos casos representan el 10% o más del Producto Interno Bruto (PIB).

También son un alivio para millones de familias, que pueden satisfacer desde necesidades básicas hasta prolongar los años de escolarización de sus hijos.

Establecimiento de envío de remesas en Washington DCSin embargo, no parece haber acuerdo sobre la utilidad de las remesas para el desarrollo de las sociedades que las reciben. “Las personas que reciben remesas se vuelven improductivas y dependientes del que envía. Son destinadas a consumo y no a inversión”, opina Sandra González Aragón en el grupo de Facebook del Banco Mundial.

En ese mismo foro, Gian Luiggi Massa opina que las remesas contribuyen al desarrollo de los países que las reciben, “pero no tanto como lo aportado por la mano de obra de migrantes (en muchos casos ilegales) a los países desarrollados”.

“Son paliativos que terminan por ser indicadores engañosos. Apoya la economía, sí; apoya el desarrollo, definitivamente no”, escribió también Ricardo Acosta desde México.

Marco regulatorio

Entre las organizaciones para el desarrollo parece haber consenso en que las remesas a Centroamérica y la República Dominicana tienen efecto positivo en la economía y en las familias receptoras, y han reducido los niveles de pobreza.

Como las remesas y la migración van de la mano, lo que ocurre es que las personas emigran de países que tienen problemas económicos. Al enviar dinero a sus países, estas personas están contribuyendo a reducir la volatilidad de la economía en sus lugares de origen.

A nivel microeconómico, las remesas facilitan que los hogares receptores mejoren sus ahorros, gasten más en bienes durables, inviertan en pequeños negocios y ofrezcan mejores condiciones de salud y educación a sus niños.

Sin embargo, “este impacto positivo no es muy grande y además es muy desigual entre los diferentes países”, escribió en un reciente chat sobre el tema Humberto López, Economista Senior del Banco Mundial. Una preocupación ahora es cómo lograr que esas remesas tengan una influencia más permanente en el desarrollo de los países que las reciben.

Felipe Jaramillo, Director de País para Centroamérica del Banco Mundial apunta a que los países han venido adoptando marcos regulatorios para conducir a que las remesas se usen cada vez más para la inversión, aunque “todavía pueden mejorar un poco”.

 




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/G3XVDDBA40