Gobiernos subnacionales

Available in: English

Desde los inicios de la teor铆a econ贸mica, los grandes debates se han centrado en temas como los tipos de gobierno, qu茅 funciones deben cumplir y qu茅 tama帽o deben tener. Tradicionalmente, las discusiones se han dado en el contexto de las finanzas p煤blicas con 茅nfasis en la funci贸n del Estado y su dimensi贸n. La estructura del Estado se consideraba como fija, pero evolucion贸 con el tiempo debido al desarrollo pol铆tico y cultural y otros factores externos. La dualidad entre federalismo y centralismo era m谩s bien una cuesti贸n de principios que de razonamiento. No obstante, hoy en d铆a se entiende la descentralizaci贸n como una herramienta econ贸mica que permite optimizar la eficiencia del Gobierno. Al transferir las decisiones sobre gastos e ingresos a los niveles administrativos inferiores y si estos aplican un enfoque participativo al proceso, se obtiene una mejor distribuci贸n de los recursos. No obstante, la descentralizaci贸n no es la panacea y s铆 presenta algunas desventajas. En algunos casos, como el de los servicios rutinarios y basados en redes, la descentralizaci贸n no siempre es eficiente. En estas circunstancias puede resultar en que el Gobierno central pierda las econom铆as de escala y el control de los recursos financieros limitados. Las deficiencias en capacidad t茅cnica o administrativa a nivel local pueden resultar en la p茅rdida de eficacia en la prestaci贸n de servicios en algunas 谩reas del pa铆s. Adem谩s, es posible que se transfieran responsabilidades administrativas sin proporcionar los recursos financieros adecuados, lo que puede resultar en una distribuci贸n desigual o que obstaculice la prestaci贸n de servicios. De igual manera, la descentralizaci贸n en ocasiones puede complicar la coordinaci贸n de las pol铆ticas nacionales e incluso facilitar que las funciones administrativas queden en manos de las elites locales. Por 煤ltimo, la desconfianza entre el sector p煤blico y el privado puede entorpecer la cooperaci贸n a nivel local. Por lo tanto, para sacar pleno provecho de las medidas de descentralizaci贸n es necesario alcanzar un equilibrio entre los aspectos econ贸micos, pol铆ticos, culturales y sociales que influyen en ella.

驴Qu茅 hace el Banco Mundial en esta 谩rea?

El Banco Mundial apoya la descentralizaci贸n porque considera que 茅sta fortalece la democracia, promueve la transparencia y genera ganancias en eficiencia y competitividad. La instituci贸n tambi茅n ha prestado especial atenci贸n a la hora de respaldar la sostenibilidad financiera en la transici贸n hacia la gesti贸n p煤blica descentralizada, ya que considera que es un proceso complejo, de mediano a largo plazo que exige la aplicaci贸n conjunta de reformas legales y constitucionales y que adem谩s afecta a todos los sectores ministeriales. La descentralizaci贸n implica a un gran n煤mero de partes interesadas y conlleva necesariamente la modificaci贸n del nivel central o federal y el fortalecimiento de la capacidad de los gobiernos subnacionales. En este proceso, usualmente queda en evidencia la necesidad de una reforma general del sector p煤blico. Adem谩s, es conveniente, si bien un poco arriesgado, introducir en este punto la modernizaci贸n del Estado. El Banco Mundial redobla su apoyo a las estrategias de descentralizaci贸n con componentes de gesti贸n y comunicaciones orientados a facilitar la transferencia de recursos y responsabilidades a los niveles inferiores de gobierno. De igual manera, el fortalecimiento de la capacidad forma parte esencial de las labores de descentralizaci贸n que apoya la instituci贸n.

Los pa铆ses de ALC llevan ya 20 a帽os aplicando pol铆ticas de descentralizaci贸n, por lo que en la actualidad la regi贸n presenta un mosaico de modelos y enfoques. La mayor铆a de ellos ha decidido descentralizarse en el marco de un giro m谩s profundo hacia el fortalecimiento de la democracia. Una vez que un pa铆s ha optado por la descentralizaci贸n puede comenzar a estudiar la manera en que puede concretar los beneficios que te贸ricamente 茅sta presenta, como por ejemplo, una mayor respuesta del Gobierno a las exigencias de los ciudadanos, eficiencia en distribuci贸n y producci贸n de recursos, transparencia, mayor participaci贸n de la sociedad civil y movilizaci贸n adicional de recursos p煤blicos y privados. En general, el primer beneficio de una descentralizaci贸n exitosa es el mejoramiento en la prestaci贸n de servicios. En la regi贸n abundan los casos de buenas pr谩cticas en la prestaci贸n de servicios a nivel subnacional y en la coordinaci贸n intergubernamental. No obstante, en algunos casos la transici贸n ha presentado menoscabos como la creaci贸n de desequilibrios fiscales, distribuci贸n desigual de recursos, mayor presi贸n fiscal, resistencia de las partes involucradas y sobreendeudamiento de los gobiernos subnacionales. En la actualidad se est谩n aplicando normas estandarizadas de contabilidad, elaboraci贸n de presupuestos y presentaci贸n de informes en conjunto con la reforma a la legislaci贸n sobre responsabilidad fiscal, y la introducci贸n del gobierno electr贸nico y de sistemas integrados de gesti贸n financiera.

El respaldo del Banco Mundial a las tareas de descentralizaci贸n consiste frecuentemente en:

  • Pr茅stamos program谩ticos para procesos de reforma de pol铆ticas que se extienden por tres a帽os o m谩s;
  • Pr茅stamos de asistencia t茅cnica para el fortalecimiento de la capacidad y la introducci贸n de buenas pr谩cticas internacionales en el sistema local;
  • Trabajos en los diversos sectores para preparar los complejos procesos de descentralizaci贸n, como la reforma a las transferencias intergubernamentales o la reforma presupuestaria para la supervisi贸n y evaluaci贸n coordinadas del gasto p煤blico, y
  • Desaf铆os futuros.

Desarrollo de los gobiernos subnacionales en Am茅rica Latina
El proceso de descentralizaci贸n en la regi贸n est谩 en la etapa final de aplicaci贸n de reformas de primera generaci贸n, es decir, medidas que promueven la eficacia y el control financiero. No obstante, muchos gobiernos subnacionales todav铆a deben demostrar que tienen la voluntad y capacidad para aplicar modificaciones adicionales, por ejemplo, en la recaudaci贸n tributaria o los cobros por servicios p煤blicos. Las reformas de segunda y tercera generaci贸n abordan los ajustes necesarios que se deben aplicar en el Gobierno central a la formulaci贸n, planificaci贸n y evaluaci贸n de pol铆ticas mientras se consolida la capacidad de gesti贸n de los gobiernos subnacionales. Por otra parte, el ritmo del proceso debe ajustarse conforme a la desigualdad en dichas capacidades. En esta transici贸n, el principio de subsidiaridad puede jugar un rol m谩s predominante en los Gobiernos nacionales y regionales del Estado descentralizado. En cualquier caso, las reformas de segunda y tercera generaci贸n seguramente descansar谩n sobre la base de solidez fiscal que logren las reformas de primera generaci贸n. Debido a ello, el proceso de reforma se inclinar谩 con m谩s seguridad hacia asuntos de administraci贸n p煤blica, como por ejemplo, la calidad del gasto p煤blico, la necesidad de una mayor transparencia en la rendici贸n de cuentas y la presentaci贸n de informes y la mejor utilizaci贸n de los sistemas integrados de gesti贸n financiera y el gobierno electr贸nico.

Por esta raz贸n, el trabajo del Banco Mundial en la regi贸n busca no profundizar m谩s la descentralizaci贸n sino fortalecer los gobiernos subnacionales.

temas
bulletMejorar el desempe帽o del sector p煤blico
bulletBuena gesti贸n de gobierno y anticorrupci贸n
bulletReforma a la administraci贸n p煤blica
bulletGobiernos subnacionales
bulletModernizaci贸n del sistema judicial
bulletFinanzas p煤blicas
bulletGobierno electr贸nico
bulletSupervisi贸n y evaluaci贸n

 




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/UU0JPM8BQ0