Enfoques e iniciativas de desarrollo del Banco Mundial

Disponible en: Français, العربية, English
CDF ImageMGDs logo bigHIPC logo big






 


A lo largo de su historia, el Banco mundial ha financiado iniciativas a favor del desarrollo en varias decenas de áreas temáticas, como educación, transporte y desarrollo rural. Más recientemente, ha trabajado en áreas como protección ambiental, esfuerzos anticorrupción y juventud. Vea la lista completa de las áreas temáticas del Banco en la página de  Temas del Desarrollo.

 

En los últimos años, el Banco ha adoptado nuevas políticas y programas orientados a propiciar un enfoque más holístico, participatorio y basado en los resultados en pos del desarrollo y la lucha contra la pobreza. Este enfoque incorpora la idea de que el desarrollo debe ser integrador, global y de propiedad del país en cuestión, de modo que sea eficaz y sostenible a largo plazo.

 

Muchos de estos nuevos enfoques e iniciativas surgieron de las lecciones aprendidas a través de experiencias comunitarias exitosas de la sociedad civil y fueron aprobados luego de consultas con las OSC. Estas iniciativas comprenden marcos conceptuales, objetivos mundiales de reducción de la pobreza, nuevos planes de lucha contra la pobreza de propiedad de un país, iniciativas de alivio de la deuda y nuevos enfoques conducentes a promover esfuerzos de desarrollo que sean más participatorios, integradores, transparentes y orientados a los resultados.

Estrategia para el Grupo del Banco Mundial en materia de buen gobierno y lucha contra la corrupción

Marco Integral de Desarrollo (MID)

Objetivos de desarrollo del milenio (ODM)

Documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP)

Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (Iniciativa PPME)

Desarrollo impulsado por la comunidad

Institucionalización del tema de género

Potenciación de las voces de los pobres

Gobernabilidad y reforma del sector público

Participación y compromiso cívico

 

 


 

Estrategia para el Grupo del Banco Mundial en materia de buen gobierno y lucha contra la corrupción
Dado que los problemas relacionados con la corrupción son de larga data y que se ha avanzado poco en la erradicación de sus causas, en la actualidad el Banco está fortaleciendo y ampliando su labor en materia de buen gobierno y lucha contra la corrupción. El 20 de marzo de 2007, el Directorio Ejecutivo aprobó por unanimidad una nueva estrategia sobre buen gobierno y lucha contra la corrupción para el Grupo del Banco Mundial i. El documento de la estrategia (que se presentó por primera vez ante el Comité para el Desarrollo durante las Reuniones Anuales del Banco de 2006 en Singapur) fue revisado recientemente a fin de contemplar las principales conclusiones extraídas de las consultas a diversas partes interesadas que el Banco llevó a cabo entre noviembre de 2006 y enero de 2007. En ellas participaron más de 3.200 representantes de gobiernos, la sociedad civil, organismos donantes, empresas, parlamentos y otras partes interesadas a través de 47 consultas nacionales, cuatro reuniones con asistentes de todo el mundo y comentarios publicados en el sitio web del Banco.

 

Marco Integral de Desarrollo (MID)

 

En 1999, el Banco Mundial presentó un nuevo marco denominado el  Marco Integral de Desarrollo (MID) i, el cual impulsa un enfoque más integrador y multidimensional del desarrollo a nivel de cada país. Entre otras cosas, propicia la reducción más eficaz y sostenible de la pobreza y en su trabajo aplica cuatro principios fundamentales, relacionados entre sí: programa de desarrollo holístico y de largo plazo; autoría del país de amplia base; coordinación entre donantes; y rendición de cuentas por los resultados del desarrollo. El MID permite a cada país tomar control de su proceso de desarrollo de manera tal de reflejar un consenso nacional sobre el tema, más allá del gobierno. Gracias a este enfoque, la sociedad civil ha ganado protagonismo en el debate sobre las políticas macroeconómicas aplicadas en los países que forman parte del MID. Por otra parte, el marco ha propiciado avances alentadores en cuanto a comprometer la participación de una amplia gama de asociados externos e internos en la formulación de estrategias de asistencia al país.

 

Objetivos de desarrollo del milenio (ODM)

 

A la luz del enorme desafío que enfrenta la comunidad mundial en términos de erradicar la pobreza –la cual afecta a casi la mitad de la población mundial, es decir aquellos que viven con menos de dos dólares diarios– la comunidad internacional adoptó en el año 2000 metas específicas de lucha contra la pobreza, las cuales se hicieron conocidas como los objetivos de desarrollo del milenio. Se trata de ocho objetivos orientados a erradicar la pobreza y que abordan desde servicios sociales e igualdad entre los géneros hasta sostenibilidad ambiental. El objetivo general de los ODM es reducir la pobreza a la mitad en todo el mundo antes de 2015.

 

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 2: Lograr la educación primaria universal

Objetivo 3: Promover la equidad de género y la autonomía de la mujer

Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil

Objetivo 5: Mejorar la salud materna

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades

Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad ambiental

Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo

 

Arriba

 

Alivio de la deuda

 

En 1996, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional lanzaron la  Iniciativa de reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (Iniciativa PPME) i   con el fin de abordar las dificultades causadas por el alto endeudamiento de países de ingreso bajo. Luego, la iniciativa fue ampliada en 1998 gracias a las redes internacionales de la sociedad civil –como Jubileo 2000– que ayudaron a crear el escenario político necesario para ampliarla toda vez que demostraron cómo el endeudamiento debilita los esfuerzos de lucha contra la pobreza que hacen los países en desarrollo. La Iniciativa para los PPME es el primer programa integral orientado a reducir la deuda externa de los países pobres más endeudados del mundo y constituye un avance importante en cuanto a ubicar el alivio de la carga de la deuda en el marco general de la reducción de la pobreza. Hasta abril de 2003, los países beneficiados por esta iniciativa habían logrado un alivio total de US$41.000 millones desde que comenzó su aplicación y gran parte del ahorro se destinó a programas de educación y salud.

 

Documentos de estrategia de reducción de la pobreza (DELP)

 

La iniciativa más reciente orientada a aplicar el enfoque holístico del MID al desarrollo son los  Documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) i. Esta iniciativa fue lanzada en 1999 por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el propósito de animar a los gobiernos a desarrollar sus propios programas integrales destinados a promover el crecimiento económico y luchar contra la pobreza, en un marco de consulta general a las partes interesadas y de coordinación entre los donantes. Se espera que estos documentos sirvan de base para todos los programas de financiamiento ofrecidos por el Banco Mundial y el FMI, así como también para el alivio de la deuda en los países de ingreso bajo. Asimismo, cada vez más países de ingreso medio están adoptando un enfoque similar a los DELP en la formulación de sus propias estrategias de desarrollo.

 

Desarrollo impulsado por la comunidad

 

Otro enfoque que el Banco Mundial ha adoptado para abordar la lucha contra la pobreza es el  Desarrollo impulsado por la comunidad i. Este enfoque busca dar participación y potenciar a grupos comunitarios de modo que puedan controlar el proceso de decisión y los recursos que influyen directamente en su vida. Estos programas son muy variados y comprenden: control directo de la comunidad sobre recursos y decisiones de inversión; gestión de recursos por parte de gobiernos locales u otros actores (como organizaciones no gubernamentales, empresas privadas) con instancias de toma participatoria de decisiones y mecanismos de supervisión ciudadana; y actividades orientadas a fortalecer el entorno favorable para la participación de la sociedad civil (por ejemplo, políticas de sector publico y reforma institucional, planificación presupuestaria participatoria, descentralización). Aproximadamente el 10% de la cartera del Banco Mundial está formada por programas diseñados según el marco de desarrollo impulsado por la comunidad, con fondos que ascienden a US$2.000 millones cada año. Un ejemplo de ello son los Fondos Sociales, que ofrecen financiamiento (usualmente donaciones) a grupos comunitarios con el fin de reconstruir comunidades devastadas por la guerra, proporcionar servicios sociales y llevar adelante esfuerzos de desarrollo comunitario.

 

Arriba

 

Institucionalización del tema de género

 

Abundan pruebas y experiencias que relacionan la presencia de temas de género en políticas y proyectos con resultados de desarrollo más equitativos, eficaces y sostenibles. El Banco Mundial ha progresado constantemente en la institucionalización de este tema en sus políticas, programas de investigación y financiamiento. En 1994, el Banco Mundial adoptó una  Política Operacional i sobre las dimensiones de género en el desarrollo (OP 4.20) y desde entonces, ha proporcionado US$5.300 millones para programas de educación de niñas en todo el mundo. En 2001, el Banco Mundial publicó su nueva estrategia de institucionalización de género, llamada Hacia la integración de sexos en el desarrollo económico – mediante la igualdad de derechos, recursos y participación.

 

Potenciar la voz de los pobres

 

En un esfuerzo sin precedentes por entender la pobreza por boca de los mismos pobres en lugar de presentar la perspectiva de los típicos especialistas, el Banco Mundial recopiló las visiones de más 60.000 mujeres y hombres pobres de 60 países. La serie de tres partes que resultó de este trabajo, llamada  Voces de los Pobres i, relata las luchas y aspiraciones de las personas pobres en pos de conseguir una existencia digna. Este estudio proporcionó información directa y de base y fue incluida en el  Informe sobre el desarrollo mundial 2000: Lucha contra la pobreza, en el cual se analizaron en profundidad las causas y las consecuencias de la pobreza en el mundo.

 

Gobernabilidad y reforma del sector público

 

El Banco Mundial reconoce que la buena gobernabilidad y la solidez de las instituciones públicas constituyen la base para lograr desarrollo sostenible y erradicar la pobreza. Por ello, la institución siempre le ha otorgado prioridad a la  reforma institucional del sector público i, respetando el imperio de la ley, y a la lucha contra la corrupción en sus programas de asistencia. Hay pruebas contundentes de que el incumplimiento de la ley genera degradación ambiental, corrupción, lavado de dinero y otros problemas que aquejan a muchas personas y economías del mundo. Desde fines del decenio de 1990, el Banco Mundial ha apoyado constantemente los esfuerzos de  reforma jurídica y judicial i, tales como evaluaciones del sector judicial y préstamos orientados a la modernización de los tribunales, capacitación de jueces y funcionarios jurídicos y educación jurídica. Con respecto a la  corrupción i, el Banco Mundial desempeña un activo papel en este sentido a través de su respaldo a más de 600 programas e  iniciativas de gobierno i  que luchan contra este flagelo.

 

Participación y compromiso cívico

 

La  participación y el compromiso cívico i  han estado al centro del enfoque integral del Banco Mundial en pos del desarrollo, en vista de las crecientes pruebas que demuestran que los países con sociedades civiles activas son más propensos a construir patrones de desarrollo más equitativos y sostenibles. El entorno favorable para el compromiso cívico se entiende como un conjunto de condiciones interrelacionadas (jurídicas, fiscales, informativas, políticas y culturales) que fomentan el crecimiento de la sociedad civil y fortalecen su capacidad de participar en los diálogos sobre políticas públicas y la ejecución de los programas. El Banco Mundial respalda a los gobiernos que desean institucionalizar mecanismos de transparencia y responsabilidad destinados a mejorar la prestación de servicios públicos y hacer que el gasto social sea más eficaz en función de los costos. Tales actividades de respaldo comprenden: ayudar a los gobiernos a fortalecer su marco jurídico, normativo, político e institucional; proveer capacitación tanto al gobierno como a las OSC en definición participatoria de presupuestos, tarjetas de puntaje ciudadanas y enfoques de evaluación de programas sociales; y vincular los esfuerzos de responsabilidad social a los DELP y otros procesos de lucha contra la pobreza vigentes a nivel nacional y local.

 

Arriba

i = inglés

 

 

Actualizado en marzo de 2007




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/2MTPZXF7G0