Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Reseña regional: Asia oriental y el Pacífico

Disponible en: Français, العربية, English

Actualización económica

Asia oriental y el Pacífico (EAP) continúa siendo el motor del crecimiento mundial a pesar de las condiciones externas difíciles. Las economías en desarrollo de la región crecieron un 7,2 % en 2013.

La proporción de personas que vive en la pobreza en la región ha disminuido en forma constante. Actualmente, se estima que menos del 10 % de la población en EAP sobrevive con US$1,25 al día. Sin embargo, se requieren muchos más esfuerzos para conseguir la prosperidad compartida ya que cerca de 500 millones de personas viven con US$2 al día. La región está conformada por países tan diferentes como China, la segunda economía mundial, y las Islas del Pacífico, unos de los más pequeños y remotos del mundo. De todas las regiones, Asia oriental y el Pacífico tiene la segunda cantidad más alta de Estados frágiles y afectados por conflictos. Además, es la más afectada por desastres naturales en el mundo, registrando el 61 % de las pérdidas totales en los últimos 20 años. Un ejemplo reciente fue el tifón Haiyan (Yolanda) en Filipinas.

En el corto plazo, los países en desarrollo de la región han atravesado satisfactoriamente la crisis económica mundial y han mantenido un alto crecimiento. En el mediano plazo, uno de los retos más importantes para EAP es asegurar un crecimiento sostenible e inclusivo, para lo que se requerirán más y mejores inversiones en infraestructura y en habilidades de una fuerza laboral que aumenta rápidamente.

La gestión de los efectos del cambio climático y el riesgo de desastres; la rápida urbanización; el mejoramiento del buen gobierno y de las instituciones, y el fomento del crecimiento impulsado por el sector privado para crear puestos de trabajo son todas medidas cruciales para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida. Los países también necesitan estar preparados para enfrentar condiciones de volatilidad y crisis mediante la expansión de las redes de protección social que prestan ayuda a los pobres y los grupos vulnerables.

Estrategia

Las prioridades estratégicas del Grupo del Banco Mundial (GBM) para el desarrollo de la región de Asia oriental y el Pacífico son:

  • Reducción de la pobreza y prosperidad compartida.
  • Mitigación del riesgo de desastres y del cambio climático.
  • Infraestructura y urbanización.
  • Creación de puestos de trabajo impulsada por el sector privado.
  • Buen gobierno e instituciones sólidas.

La diversidad de la región requiere una combinación de soluciones específicas para poder enfrentar los retos de cada país y ampliar las oportunidades.

La región está aumentando la colaboración entre el Banco, la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) mediante la búsqueda de estrategias de negocios conjuntas con el Grupo del Banco Mundial en seis países: en Indonesia para desarrollar el sector financiero; en Mongolia para mejorar la subsistencia a través de la agricultura; en el Pacífico para aumentar el empoderamiento de las mujeres; en Filipinas para mejorar la industria agropecuaria de Bangsamoro, una zona que fue afectada por conflictos; en Viet Nam para promover la eficiencia y el valor agregado en la agricultura, y en Myanmar para ampliar el acceso a la electricidad y a la atención de salud.

Para la región ha sido una prioridad la reanudación de las operaciones del Banco en Myanmar. Después de casi 25 años de falta de presencia en este país, el Directorio Ejecutivo del Grupo del Banco Mundial aprobó una estrategia provisional para Myanmar en noviembre de 2012, en la que reafirmó su apoyo para las reformas del Gobierno tendientes a mejorar las condiciones de vida de la población del país. Esta estrategia hace hincapié en la aceleración del proceso de reducción de la pobreza a través del suministro de ayuda a las instituciones encargadas de la reforma, para que presten mejores servicios a la población en este crucial período de transición. En consonancia con esta estrategia, el Banco respalda un proyecto nacional de desarrollo impulsado por la comunidad, de US$80 millones, destinado a ayudar a lograr el objetivo de desarrollo “centrado en las personas" del Gobierno y un proyecto de energía eléctrica de US$140 millones para afrontar las necesidades urgentes en materia de suministro de electricidad. En enero de 2014, el Grupo del Banco Mundial anunció un programa de desarrollo plurianual por un monto de US$2000 millones, con el fin de respaldar los planes gubernamentales encaminados a proporcionar a los ciudadanos un sistema universal de cuidado de la salud y ayudar a todos los habitantes de Myanmar a obtener acceso a la electricidad a más tardar en 2030. El Banco también está ayudando al Gobierno a mejorar su gestión económica y a crear un ambiente propicio para el crecimiento y la generación de empleo mediante la entrega de asesoramiento sobre políticas y asistencia técnica. Actualmente, se encuentran en marcha las consultas sobre el próximo marco de alianza con el país.

La estrategia de la región también se centra en los países frágiles y afectados por conflictos y en la gestión del riesgo de desastres. Para abordar la situación de fragilidad en las Islas del Pacífico, el Banco está fomentando la buena gestión económica; impulsando la integración regional y mundial mediante apoyo a las obras en aeropuertos, a las telecomunicaciones y la industria pesquera; fortaleciendo la resiliencia frente a los desastres naturales y crisis económicas, y promoviendo la potenciación económica de las mujeres. El Grupo del Banco Mundial ha provisto casi US$1000 millones para las tareas de reconstrucción en Filipinas, tras el paso del tifón Haiyan.

El Banco aprobó US$6200 millones para 47 proyectos en Asia oriental y el Pacífico en el ejercicio de 2013. La asistencia incluyó US$3600 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y US$2600 millones en compromisos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), incluidos US$125 millones en donaciones. Los sectores que recibieron mayores recursos fueron: administración pública, derecho y justicia (US$1400 millones); transporte (US$1100 millones), y recursos hídricos, servicios de saneamiento y protección contra inundaciones (US$1000 millones).

Resultados

A continuación, algunos resultados destacados.

Salud

El Proyecto de Control de la Tuberculosis en China (i) fue la mayor iniciativa de este tipo financiada por el Banco Mundial en el mundo, llegando a 668 millones de personas en 16 provincias. En el marco de este proyecto, se inscribieron y recibieron tratamiento cerca de 1,6 millones de pacientes nuevos. Más de 1,5 millones de estos completaron las terapias (94,2 %) y cerca de 1,5 millones enfermos recuperaron su estado de salud (93,8 %).

Energía

El Proyecto de Acceso a Electricidad en Zonas Rurales y Energía Renovable (REAP, por sus siglas en inglés) ayudó al Gobierno de Mongolia a completar su Programa Nacional de Electrificación Solar en 100 000 gers (yurtas o tiendas de campaña), permitiendo dar acceso a la electricidad a medio millón de pastores nómadas a través de sistemas residenciales de energía solar portátiles.

En la República Democrática Popular Lao, el Banco y IFC respaldaron el Proyecto de Electrificación Rural con inversiones, asistencia sobre políticas y creación de capacidades para ayudar a la empresa de energía del país a extender la red eléctrica a las viviendas rurales, las cuales representan casi el 70 % de la población total, y además promover la energía renovable fuera de la red en todo el país. El acceso a la electricidad aumentó de un 15 % de las viviendas en 1995 a un 80 %.

En Viet Nam, más de 2,7 millones de personas en algunas de las zonas más pobres obtuvieron acceso a la electricidad, al conectarse 555 327 viviendas a la red nacional gracias al Segundo Proyecto de Electrificación Rural.

Suministro de agua y saneamiento

Varias intervenciones del Banco en Filipinas, implementadas por Manila Water Company, Inc., han contribuido a un aumento drástico en el servicio de agua potable las 24 horas del día de un 26 % en 1997 a un 99 % en 2009. El número de personas que cuenta con agua potable se duplicó de 3,1 millones en 1997 a 6,1 millones en 2009, en tanto que las tasas de mortalidad por enfermedades causadas por la exposición a aguas contaminadas se redujeron en un 20 %.

Educación

El Proyecto de Educación Rural y Desarrollo (READ, por sus siglas en inglés) ha ayudado a que se creen bibliotecas en los salones de clase de las 383 escuelas primarias rurales en Mongolia, que hasta 2006 casi no tenían libros. El proyecto también ayudó a que 200 nuevos títulos de libros infantiles pudieran ofrecerse en el mercado local, distribuyó más de 676 000 volúmenes en las aulas y convirtió a los estudiantes de primero a quinto grado en autores de libros y lectores habituales.

Transporte

Gracias al Proyecto de Mantenimiento y Rehabilitación Vial , se mantuvieron y restauraron más de 1300 kilómetros de caminos en Papua Nueva Guinea. Además del trabajo de rehabilitación y conservación de las rutas y puentes nacionales y provinciales, estas actualizaciones han mejorado el acceso a los mercados y proveedores, y el acceso de las familias a las escuelas y los establecimientos de salud.

Tecnologías de la información y las comunicaciones

Durante los últimos siete años, más de 2 millones de personas en Papua Nueva Guinea y las Islas del Pacífico pudieron acceder a teléfonos móviles gracias a que el Banco Mundial facilitó una mayor cantidad de opciones de proveedores. En países como Vanuatu, ocho de cada 10 personas ahora están suscritas a un servicio de telefonía móvil (un aumento del 70 % desde 2007), y los precios de las llamadas han bajado considerablemente.

Reconstrucción posterior a un desastre

Han pasado ocho años desde que un arrasador tsunami asoló las provincias de Aceh y Nias en Indonesia. El Fondo de Múltiples Donantes , que reunió un total de US$655 millones en donaciones de 15 donantes, cerró en diciembre de 2012. Gracias a este fondo, administrado por el Banco, se reconstruyeron o rehabilitaron unas 20 000 casas, más de 3000 kilómetros de caminos rurales, cerca de 10 000 proyectos locales de infraestructura, más de 1200 edificios públicos, y cinco puertos nacionales e internacionales. Las enseñanzas extraídas de este programa han sido un aporte en el Plan de Recuperación y Reconstrucción tras el paso del tifón Haiyan en Filipinas.

Asociados

La cooperación con los países y las instituciones bilaterales y multilaterales además de la colaboración dentro del Grupo del Banco son fundamentales para la labor que se realiza en la región. El Banco está trabajando con la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN, por sus siglas en inglés), el Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC), el Foro de las Islas del Pacífico, el Banco Asiático de Desarrollo, el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional (AusAID), la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA, por sus siglas en inglés) y muchos otros asociados para ampliar los impactos en el desarrollo. El conocimiento tiene un rol cada vez más importante en las alianzas del Banco con los clientes. Por ejemplo, en 2012, el Banco y China lanzaron un centro de conocimiento que se enfoca en el transporte urbano y, el 25 de marzo de 2014, se publicó un importante informe conjunto sobre urbanización.

Última actualización: 25 de marzo de 2014.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/JBGWSKNBB0