Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Reseña regional: Europa y Asia central

La mayoría de los países de Europa oriental y Asia central (ECA, por sus siglas en inglés) han recuperado las pérdidas en la producción sufridas durante la crisis económica mundial de 2008-09. No obstante, el índice de crecimiento es claramente inferior a las tendencias anteriores a la crisis en la mayor parte de la región. Se espera que esta región alcance un índice de crecimiento real récord de 4,7% en 2011, probablemente el más bajo entre las regiones en desarrollo.

ECA Regional Brief image 2011.gifAsimismo, el problema de la creciente deuda soberana de Europa occidental representa un reto para la sostenibilidad de esta recuperación, que ya es relativamente leve. La región de ECA depende particularmente de Europa occidental como mercado exportador y como receptor de migración. Por lo tanto, un crecimiento más lento en Occidente tendrá sus consecuencias negativas. Los fuertes vínculos financieros de la región con Europa occidental, que fueron una fuente de crecimiento durante los años de auge y se mantuvieron estables durante la crisis en Europa central y oriental, son una fuente de vulnerabilidad.

Rumbo estratégico del Banco Mundial en ECA

Mientras los países de esta región buscan maneras de solidificar y acelerar su recuperación en medio de una volatilidad mundial cada vez mayor y se preparan para un crecimiento sostenible a largo plazo, los programas del Banco Mundial en la región se centran en tres orientaciones estratégicas:

I. Aumentar la competitividad

Los países de ECA necesitan aumentar la competitividad, mejorar la productividad y fortalecer la integración regional. En comparación con el período previo a 2008, habrá menor liquidez mundial y mayor aversión al riesgo. Los Gobiernos de toda la región se enfrentarán al reto de crear el entorno necesario para una economía más diversificada y competitiva.

Una reciente encuesta del Banco realizada entre 10.000 empresas de la región resaltó que la falta de infraestructura y de las aptitudes necesarias son los principales obstáculos para el crecimiento. Las áreas que deben mejorarse son el clima de inversión y la gestión de gobierno, las aptitudes necesarias, una intermediación financiera eficiente, infraestructura de energía y transporte, la composición y eficiencia del gasto público y la movilización de ingresos. La institución continúa trabajando con los países clientes para identificar las prioridades de sus políticas, desarrollar planes de recuperación, mejorar el entorno para la inversión y diversificar las exportaciones.
ECA-regional-IB2011-v2.gif
El Banco Mundial apoya:

  • El desarrollo del sector privado y la diversificación de las exportaciones: Realización de estudios analíticos sobre la informalidad en Turquía y del crecimiento y la competitividad en Polonia, y de la carga reglamentaria en Europa oriental y Asia central según la cuarta ronda de Encuestas sobre las condiciones para los negocios y el rendimiento de las empresas que incluye a más de 10.000 empresas en 29 países de la región. Estos estudios orientan a los países sobre los pasos que deben darse en la formulación de políticas para alcanzar estos objetivos.


  • El desarrollo del sector financiero: Mediante operaciones en la región realizadas este año, el Banco ayudó a estabilizar el sector financiero en Georgia y Serbia e incrementó el acceso a las finanzas de las pequeñas y medianas empresas en Armenia y Turquía.

  • La reforma del sector público y de la gestión fiscal: La institución apoya las reformas reglamentarias y el fortalecimiento de la gestión financiera pública en Polonia y Croacia.

  • Energía y transporte: El Banco ha participado en la realización de mejoras a la infraestructura a través del financiamiento de rutas en Belarús, Kazajstán, la República Kirguisa y el Cáucaso Meridional, y en la mejora de la provisión de servicios de infraestructura mediante reformas del sector público a fin de mejorar la gestión de gobierno y la provisión de transporte y energía, por ejemplo, con los informes funcionales de estos sectores en Rumania.

II. Apoyo de las reformas del sector social y ajustes fiscales

Debido a la crisis, las redes de protección social (las transferencias monetarias condicionadas, las pensiones sociales y los programas destinados a erradicar la pobreza) corrían el riesgo de sufrir reducciones por la disminución de los ingresos del Gobierno, aunque eran precisamente esos programas los que necesitaban mayor apoyo para proteger a los pobres y a los más vulnerables. Más allá de la crisis inmediata, el aumento del empleo y el acceso a servicios públicos de calidad en salud y educación también siguen siendo áreas clave para el apoyo del crecimiento inclusivo. Asimismo, el gasto social en ciertos países de Europa y Asia central sigue siendo ineficiente.

Los Gobiernos necesitan tomar más medidas para proteger a los pobres mediante la mejora de las transferencias monetarias condicionadas, las pensiones sociales y los programas destinados a erradicar la pobreza. Los efectos persistentes de la crisis, así como las fuerzas demográficas, económicas y políticas a más largo plazo, requieren políticas que brinden un acceso equitativo a los servicios y al crecimiento incluyente. La reforma del gasto social, que se ha retrasado en muchos países de la región, es ahora más urgente.

El Banco Mundial apoya:

  • Prestación de servicios sociales: Mejoras de las finanzas de los Gobiernos en más de una docena de países de la región. Estos préstamos ayudaron a proteger los gastos de los programas de asistencia social en Albania, Letonia y Rumania y de los servicios públicos vitales, como la calidad de la educación en Kazajstán y Rusia y la asistencia sanitaria en Armenia, Bosnia y Herzegovina, Tayikistán y Uzbekistán.

  • Protección social y generación de empleo: Mejora de las redes de protección y seguridad social a través de préstamos de inversión basados en resultados a la República de Moldova y de donaciones del Programa de Respuesta Social Rápida y de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) a Tayikistán, financiamiento adicional para la protección sanitaria y social en la República Kirguisa, un proyecto de mejora del sistema de salud en Uzbekistán y reformas a las pensiones en Rumania y otros países de la región. El Banco también preparó varios informes, entre ellos, el estudio del desempeño de los sistemas de pensión y uno sobre las respuestas de los hogares y del Gobierno a la recesión. También publicó informes sobre los programas de asistencia social en los Balcanes occidentales, la participación laboral de las mujeres en Turquía y las políticas de asistencia a largo plazo para los adultos mayores en los nuevos Estados miembros de la Unión Europea (UE) y Croacia.

III. Mitigar y adaptarse al cambio climático

El legado persistente de la mala gestión ambiental y de la producción que requiere gran cantidad de energía en Europa y Asia central no ha dejado a la región bien preparada para adaptarse al efecto negativo del cambio climático. Tiene la producción con mayor uso de energía del mundo, aunque ha disminuido. Según el informe Adapting to Climate Change in Europe and Central Asia (Adaptación al cambio climático en Europa y Asia central), publicado por el Banco Mundial en 2009, el impacto del cambio climático será más significativo de lo que se esperaba debido a la herencia de una mala gestión ambiental y el deterioro de gran parte de la infraestructura de la región, que han dejado a los países muy mal preparados para la adaptación a dicho fenómeno.

Muchos países sufren inundaciones y sequías inusualmente graves y la cantidad de sucesos extremos (sequías, inundaciones, olas de calor, vendavales e incendios forestales) probablemente aumentará en las próximas décadas. La energía utilizada y la huella de carbono del producto interno bruto (PIB) son altas. Además de medidas de adaptación y mitigación económicamente sólidas, en la región existen enormes oportunidades de aumentar el ahorro de energía, que reduce la huella de carbono y es positiva para el crecimiento.

El Banco Mundial apoya la:

  • Mitigación: Esfuerzos por mitigar las emisiones de carbono, crear una base de conocimientos sobre el cambio climático en los países y evaluar las consecuencias y los enfoques de adaptación. Financia proyectos de ahorro de energía en Belarús, Polonia y Turquía, así como políticas de desarrollo en Polonia. Además, el Banco ha estado trabajando con países de la región para desarrollar sus estrategias nacionales de ahorro de energía, por ejemplo, con el informe Transition to a Low-Emissions Economy in Poland (Transición a una economía con bajo nivel de emisiones en Polonia). También se están preparando estrategias nacionales de ahorro energético en Rusia y en la ex República Yugoslava de Macedonia.

  • Adaptación: El Banco está trabajando para fortalecer la capacidad de adaptación al clima de su cartera de inversiones. Continuó con sus proyectos piloto sobre la vulnerabilidad de los sistemas de energía, la agricultura y el agua. Asimismo inició proyectos sobre las ciudades sostenibles y el desarrollo social, y expandió sus programas de conocimiento y aprendizaje a un grupo amplio de personal del Banco y algunos clientes de la región.

Asistencia del Banco Mundial hasta la fecha

El apoyo de la institución alcanzó los US$6.100 millones este ejercicio, incluidos US$5.500 millones del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y US$650 millones de la AIF. Turquía (US$1.400 millones), Rumania (US$1.100 millones) y Polonia (US$1.100 millones) fueron los mayores prestatarios. Los sectores que recibieron la mayor cantidad de fondos fueron energía y minería (US$1.900 millones); administración pública, legislación y justicia (US$1.700 millones), y los servicios sanitarios y sociales (US$1.200 millones).

Trabajar con asociados 

Durante este ejercicio, el Banco fortaleció su asociación con la Unión Europea (UE), al financiar conjuntamente paquetes de reformas internacionales, ofrecer servicios de asesoría a los Estados miembros sobre cuestiones de la UE y a potenciales países candidatos sobre temas relativos a la adhesión y al expandir su trabajo en materias energéticas regionales. Para intensificar su compromiso, el Banco creó una estrategia para su asociación con la Unión Europea y otras instituciones con base en Europa (STEP-EU).

Se asoció con el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para trazar el plan de acción conjunta de las instituciones financieras internacionales, con el fin de apoyar los sistemas bancarios y las economías de Europa central y oriental en respuesta a la crisis económica. Trabajó con Rusia como donante emergente, al asociarse en la respuesta a la crisis de los alimentos en Tayikistán y la República Kirguisa, a través del Programa de Respuesta Social Rápida a la Crisis de los Alimentos en Tayikistán y la gestión de las finanzas públicas de la región. También colaboró con el fondo anticrisis de la Comunidad Económica de Eurasia (EurAsEc) para ofrecer financiamiento paralelo a países de bajos recursos de Europa y Asia central.

Integración y cooperación regional 

El país promedio de la región cuenta con menos de 6 millones de habitantes. Dado el tamaño relativamente pequeño de algunas naciones y el alto nivel de integración económica de la región, es esencial una mayor cooperación (en el agua y la energía, el transporte, el comercio, las finanzas empresariales y la inclusión social). El Banco apoyó a la Comunidad de la Energía del Sudeste de Europa al establecer un marco regulatorio común para los mercados energéticos y ayudó a crear soluciones de transporte regional para cumplir con los requisitos de la UE en este ámbito.

Inició un completo programa de fomento del agua y la energía en Asia central para ayudar a los países de esa región a gestionar sus recursos hídricos y energéticos, fortalecer las instituciones regionales y estimular las inversiones. Se estableció un fondo fiduciario de múltiples donantes con la ayuda del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido y el Gobierno de Suiza y se están llevando a cabo debates con otros donantes. El Banco también trabajó con la Comisión Europea en la incorporación del pueblo romaní y ofreció apoyo a través del Fondo de Educación para los Romaníes y la Década de Inclusión Romaní.

Trabajo analítico para informar la ayuda financiera

El trabajo analítico nacional y regional da a conocer la ayuda financiera del Banco en la región, incluyendo los informes económicos regulares de Rusia, el EU10, Kazajstán y la República de Moldova.

Contacto:
Kristyn Schrader
Kschrader@worldbank.org

Actualizado enseptiembre de 2011