Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Microfinanciamiento

Disponible en: Français, English, العربية, 中文, русский
Microfinanciamiento
-- Enlaces relacionados --
microfinance-pic

La AIF en acción: Microfinanciamiento y desarrollo del sector privado

microfinance-pic

Proyectos sobre financiamiento para microempresas y PYME

microfinance-pic

Documentos e informes sobre microfinanciamiento

microfinance-pic

Noticias sobre el sector financiero

Panorama general: 

  • Alrededor de 2.700 millones de personas no tienen acceso a servicios financieros formales.

  • En consecuencia, los pobres deben conformarse con medios informales que suelen ser más caros y menos confiables que las cuentas de ahorro y crédito, seguros y pagos.

  • El acceso a sistemas financieros formales facilita el progreso de las familias y de la economía en general. Las microempresas son, en conjunto, la principal fuente de empleo en muchos países de ingreso bajo. Sin embargo, con frecuencia su crecimiento se ve obstaculizado por la falta de acceso a fuentes formales que permitirían invertir en capital fijo, mejorar su volumen de negocios y dar empleo a más personas.

  • De esa manera, mejorar el acceso al financiamiento tiene un impacto positivo en tres niveles:
  • En primer lugar, ayuda al bienestar de las familias permitiéndoles construir una base de activos, gestionar riesgos y normalizar el consumo. Abundantes pruebas demuestran que cuando los servicios adecuados coinciden con las necesidades de los clientes más pobres, aumenta el ingreso del hogar y mejoran los resultados de salud y educación, ya que los niños van más días a la escuela y las familias comen con mayor regularidad. Un estudio realizado en Kenya muestra que el acceso de las vendedoras del mercado a una cuenta de ahorro les permite incrementar el inventario y, por ende, los ingresos. Otro análisis realizado en Ghana aporta pruebas a favor de que los seguros agrícolas ayudan a los agricultores a dejar atrás los cultivos de subsistencia y a utilizar más fertilizantes y más tierras, lo que se traduce en mayores ingresos y, finalmente, en más comidas diarias para la familia.

  • Un sistema mejorado de servicios financieros juega un rol crucial en el perfeccionamiento de la eficiencia y en la reducción de los costos de otras intervenciones de políticas públicas. Por ejemplo, el programa Bolsa Familia de Brasil decidió comenzar a utilizar una tarjeta electrónica para pagar los beneficios. Como resultado, el costo de las transacciones bajó de 14,7% a 2,1%, equivalente a un ahorro de 12,7% en un fondo de miles de millones de dólares.

  • A nivel macroeconómico, los estudios también respaldan que los sistemas financieros fortalecen el crecimiento y reducen la desigualdad. Por esta razón, el Grupo de los 20 (G-20) considera la inclusión financiera entre sus prioridades y para ello, creó la Asociación Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI, por sus siglas en inglés) y se comprometió con los Principios de la inclusión financiera innovadora, cuyo objetivo es actuar como una base de acción para mejorar el acceso a estos servicios en el mundo entero.

  • El Grupo del Banco Mundial respalda activamente el plan de trabajo de GPFI en materia de financiamiento a las pequeñas y medianas empresas (pymes), el acceso de la mujer a recursos, los fondos agrícolas, los órganos que establecen las normas de referencia y los datos. También cuenta con la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) y el Grupo Consultivo de Ayuda a la Población más Pobre (CGAP, por sus siglas en inglés) como asociado en la implementación y el apoyo especializado del Banco Mundial. México ya ha solicitado la asesoría y recomendaciones del Grupo para convertir, posiblemente, la inclusión social en el tema de su presidencia del G-20 en 2012. De igual manera, el recién estrenado Grupo de Expertos de Inclusión Financiera del Banco Mundial ha comenzado a coordinar un diálogo con el CGAP, IFC y el Grupo de Alianzas y Políticas Internacionales del Banco Mundial.

  • En las últimas décadas, han surgido diversos tipos de proveedores para los pobres, los que ofrecen nuevas oportunidades: organizaciones no gubernamentales (ONG); instituciones de desarrollo comunitarias como grupos de autoayuda y cooperativas de ahorro y crédito; bancos comerciales y estatales; empresas de seguros y emisores de tarjetas de crédito; servicios de telecomunicaciones y remesas; oficinas de correo, y otros puntos de venta.

  • La banca móvil, servicios financieros de pagos y ahorros a corto plazo que se prestan a través de teléfonos móviles, es un medio particularmente promisorio para reducir los costos. Estos servicios mejoran incluso más la conveniencia y la seguridad de las operaciones financieras y permite llegar mejor a aquellas personas que viven en zonas alejadas.

El Grupo del Banco Mundial está resuelto a apoyar a mercados financieros locales y equitativos y a crear un sector microfinanciero sólido en los mercados en desarrollo. Las diversas instituciones que lo componen desempeñan funciones complementarias para alcanzar el objetivo de proveer acceso universal al financiamiento.

  • El Banco Mundial: El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) financian proyectos dirigidos a los más pobres, asisten a los Gobiernos en la prestación de ayuda financiera a los hogares menos favorecidos y a las microempresas y pymes. Además, brindan su apoyo en la forma de asesoría para la formulación de políticas, de reformas legales y regulatorias, desarrollo institucional y financiamiento. En junio de 2011, el BIRF y la AIF tenían una cartera que suma US$4.900 millones en respaldo al financiamiento de microempresas y pymes, y sus compromisos ascienden a US$6.100 millones. Este apoyo, que se materializa en más de 70 proyectos activos en 45 países distintos, además de otras iniciativas regionales, permite a las instituciones financieras ofrecer a hogares pobres y empresas pequeñas servicios de gestión de necesidades financieras, operación del negocio y creación de activos.

  • IFC es el principal inversionista en microfinanciamiento del Grupo del Banco Mundial y es una de las entidades multilaterales más importantes en términos de llegada a las instituciones de microfinanciamiento. IFC trabaja con 110 organizaciones en más de 50 países. Al mes de junio de 2011, sus clientes tenían una cartera de casi 8 millones de micropréstamos, por un valor de casi US$12.600 millones.

  • El CGAP, por su parte, es un centro internacional de estudios y políticas dedicado a promover el acceso de los más pobres del mundo a servicios financieros. Esta asociación de múltiples donantes tiene su sede en el Banco Mundial y recibe el apoyo de más de 30 organismos de desarrollo y fundaciones privadas que comparten la misión de reducir la pobreza. El CGAP promueve normas, fondos, desarrolla medidas innovadoras y comparte conocimientos y recomendaciones. También ofrece servicios de asesoría a Gobiernos, proveedores de servicios financieros, donantes e inversionistas. En respuesta a las crisis más recientes, el CGAP lanzó Andhra Pradesh 2010: Implicancias mundiales de la crisis en el microfinanciamiento en India y contactó a diversos actores por medio de una serie, publicada en línea, sobre Andhra Pradesh y la Ley de microfinanciamiento de India.

La labor del Banco Mundial en microfinanciamiento

El Grupo del Banco Mundial es un inversionista, asesor, innovador e investigador fundamental en temas relacionados con la inclusión financiera de los pobres.

BIRF/AIF

El BIRF y la AIF financian préstamos para el desarrollo de políticas a fin de respaldar los cambios regulatorios que promuevan el acceso de los más pobres y de la pequeña empresa. Además, brindan asistencia técnica para fortalecer la capacidad de las entidades reguladoras y promueven las finanzas responsables. Ambas instituciones también financian el desarrollo de las estructuras necesarias para promover la inclusión financiera, como son los sistemas de información crediticia y de morosidad. Por último, proporcionan financiamiento a microempresas y pymes o a los hogares más pobres, por medio de instituciones, mayoristas o minoristas, que cuentan con garantías estatales. Asimismo, en ocasiones prestan asistencia técnica para fortalecer las operaciones de instituciones financieras y mejorar de ese modo su eficacia en la expansión del acceso.

  • El apoyo del Banco Mundial para las microempresas y pymes toma diversas formas y llega a una amplia variedad de usuarios finales: por ejemplo, ofrece líneas de crédito de gran envergadura a través del sector financiero formal a las pymes de Turquía y ofrece préstamos de US$100 a hogares pobres de Afganistán a través de ONG.

  • Una iniciativa del Banco en este ámbito puede incluir alguno de los siguientes tipos de operaciones:

  • Préstamos para el desarrollo de políticas o fondos de asistencia técnica en respaldo a la reforma normativa, legal o de políticas públicas conducentes a incrementar el acceso, fortalecer la capacidad de las autoridades para regular a las instituciones que prestan servicios financieros a los hogares más pobres y a las pymes o instaurar instituciones que faciliten el acceso, como son los sistemas de información crediticia y de morosidad.

  • Líneas de crédito o mecanismos de diversificación de riesgos por medio del financiamiento a instituciones financieras mayoristas o minoristas para incrementar el acceso a crédito a microempresas y pymes.

  • Fondos de asistencia técnica para desarrollo institucional de las instituciones financieras a fin de fortalecer su capacidad para ampliar su alcance, crear productos para el mercado de las microempresas y pymes y mejorar las sostenibilidad operacional y/o financiera.

IFC
Se concentra en crear y respaldar a instituciones de microfinanciamiento comercialmente viables que puedan atraer el capital privado necesario para ampliarse y satisfacer la demanda. En ese sentido, IFC juega un papel crucial ya que demuestra la factibilidad del microfinanciamiento comercial y lo promueve como un activo ante los inversionistas institucionales privados. IFC ha estado impulsando el microfinanciamiento comercial desde comienzos de la década de 1990 y hoy en día continúa llevando la delantera en innovaciones en microfinanciamiento, utilizando adelantos en tecnología, productos financieros y políticas para llegar a un mayor número de personas de una manera eficaz en función de los costos. A continuación, algunos ejemplos:

  • Bandhan: IFC ha invertido capital por hasta US$35 millones en Bandhan, la cuarta institución de microfinanciamiento más grande de India. Bandhan opera en 18 estados en las regiones norte y oriental del país, donde se encuentran algunos de los estados más pobres, como Chhattisgarh, Jharkhand y Tripura, donde la densidad poblacional es alta y nivel de penetración de los servicios de microfinanciamiento, bajo. Este proyecto ayudará a promover un crecimiento más equilibrado del microfinanciamiento en India, ya que la mayoría de las instituciones que operan en este ámbito se encuentran en el sur del país. Bandhan centra sus operaciones en microfinanciamiento a mujeres microempresarias en zonas rurales y urbanas. Para ello cuenta con una red de 1.553 sucursales y apunta a tener un impacto significativo en la reducción de la pobreza y la creación de empleos en estas áreas desfavorecidas. La institución actualmente tiene 3 millones de prestatarias, todas mujeres. Se espera que esta cifra aumente a 12 millones en 2016. Además de invertir, IFC trabaja con Bandhan en el fortalecimiento de la eficiencia y sostenibilidad de su gestión y de sus operaciones. Asimismo, IFC ha introducido en el país las prácticas recomendadas en materia de políticas socioambientales, buen gobierno empresarial y gestión de riesgos.

  • FINCA: IFC se ha unido a otros asociados, como el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) y FMO, su par holandés, entre otros, para crear una inversión proveniente de tres fuentes de capital en FINCA Microfinance Holdings (FMH), para el cual IFC contribuyó US$35 millones. Se espera que FMH ayude a FINCA a casi duplicar su base de clientes a 1,5 millones de personas a través de su red de 21 programas en África, América Latina, Eurasia y el gran Oriente Medio, de los cuales 15 se desarrollan en países que cumplen los requisitos para recibir financiamiento de la AIF.La institución ampliará los servicios financieros disponibles en países afectados por el conflicto, como Kosovo y Haití, así como en las zonas rurales y fronterizas de los países donde opera. Más importante aún, más de 70% de los clientes actuales de FINCA son mujeres, un grupo al cual IFC está resuelta a apoyar.Esta inversión ayudará a los clientes a construir una base de activos, mejorar su calidad de vida y crear nuevos empleos.

El Grupo Consultivo de Ayuda a la Población más Pobre (CGAP) 

En la actualidad, la industria del microfinanciamiento reconoce al CGAP como su principal fuente de inclusión financiera, ya que ofrece información crucial por medio de sus reconocidas publicaciones y recursos en línea, como el Portal del microfinanciamiento (www.microfinancegateway.org), el Blog sobre microfinanciamiento del CGAP y el Blog sobre tecnología del CGAP. Los siguientes son algunos de sus proyectos:

  • Uso de nuevas tecnologías, como los teléfonos móviles, para mejorar la eficacia de los servicios y reducir costos. Muchos bancos e instituciones de microfinanciamiento que atienden a la población más pobre cuentan hoy en día con tecnologías como cajeros automáticos, tarjetas de crédito y una banca a la que se accede por teléfono móvil, en la que los clientes pueden ordenar pagos, transferencias y giros de efectivo sin tener que acudir a una sucursal. Gracias al apoyo de la Fundación de Bill y Melinda Gates y el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID, por sus siglas en inglés), el CGAP ha comprometido US$15,4 millones que otorgará a 17 iniciativas en 12 países. Estas actividades se llevan a cabo en conjunto con instituciones de microfinanciamiento, bancos, operadores de redes de telefonía móvil y de sistemas de pago que dirigen sus servicios a millones de personas pobres, sin acceso a servicios bancarios. También exploran nuevas oportunidades, basadas en las nuevas tecnologías, que les permitan ampliar dichos servicios a las familias más pobres de zonas rurales y remotas. Un ejemplo de estos proyectos es el de la Sociedad para la Erradicación de la Pobreza Rural, que se ejecuta en Andhra Pradesh, India, y que busca facilitar que unos 800.000 grupos de ahorro y crédito puedan consultar sus cuentas en tiempo real, así como crear los perfiles crediticios de sus 9 millones de miembros. Otra iniciativa es la que se lleva a cabo en México, en la que se está respaldando a OXXO, la cadena más grande de abarrotes del país, con 7.600 sucursales, para que se convierta en agente integral de seis bancos. Por último, el CGAP también se ha asociado con WIZZIT, el primer banco en poner a disposición de sus clientes una banca móvil en Sudáfrica, para probar el despliegue de servicios similares en las zonas rurales del país. El CGAP, por medio de su experiencia en estos proyectos y sus propias investigaciones, ha contribuido a recabar más conocimientos sobre la banca virtual y cómo esta constituye un mecanismo de bajo costo para llegar a las personas más pobres. El grupo también trabaja con autoridades públicas y les asesora en la formulación de políticas y marcos regulatorios coherentes para que mantengan un equilibrio entre los asuntos de seguridad y una regulación prudente.

  • Llegar a los más pobres: El microfinanciamiento en general no beneficia a las personas más pobres que viven con menos de US$1 al día. Es el caso de las personas en situación de indigencia permanente, que no reciben ingresos de forma regular y que necesitan otro tipo de asistencia, como acceso a alimentos, agua limpia, infraestructura básica, vivienda y a actividades que les permitan generar ingresos. En ese sentido, los programas de redes de protección social, asistencia en alimentos o de empleo garantizado pueden ayudar a satisfacer las necesidades de consumo más inmediatas de las personas más pobres. Sin embargo, el microfinanciamiento puede ayudarles a iniciar actividades lucrativas o a adquirir activos que les permitan salir de la pobreza en el largo plazo. Por esta razón, en 2006 el CGAP y la Fundación Ford lanzaron un programa de “graduación” que propone la ejecución gradual de iniciativas de redes de protección social, medios de subsistencia, servicios financieros y educación financiera para crear así una senda que logre sacar a los más pobres de la pobreza extrema. Este tipo de programa se basa en una metodología aplicada por el BRAC en Bangladesh. De esta manera, el programa de “graduación" del CGAP y la Fundación Ford ya se está ejecutando en 10 proyectos experimentales en ocho países, como Etiopía, Haití, Honduras, India, Pakistán, Perú y República del Yemen, en asociación con organizaciones locales. Las cuatro iniciativas que ya concluyeron lograron sacar de la pobreza a un promedio de 93% de los participantes. Esto quiere decir que han cumplido criterios básicos como seguridad alimentaria, estabilización del ingreso, acceso a atención de salud y planificación del futuro. Los proyectos experimentales se han ejecutado en alianza con proveedores de servicios financieros, ONG y programas sociales gubernamentales. Varios de ellos están actualmente midiendo los efectos del programa en la vida de los beneficiarios, por medio de evaluaciones aleatorias de impacto e investigaciones cualitativas.

Contactos:
Jeanette Thomas (CGAP)
(202) 744-4829
jthomas1@worldbank.org

Douglas Pearce (Banco Mundial, FPD)
(202) 458-4343
dpearce@worldbank.org

John McNally (IFC)
(202) 458-0723
Jmcnally@ifc.org

Actualizado en agosto de 2011




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/U1I49BKFS0