Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

La cumbre G-8 en Gleneagles y el desarrollo

Disponible en: English, Français, العربية, 中文
Recursos

Recursos del Banco Mundial
 África
 Cambio climático 
Alivio de la deuda 

Objetivos de desarrollo del milenio (ODM)
Los países y los organismos de ayuda acordaron la forma de cumplir con los Objetivos de desarrollo del milenio durante una conferencia de las Naciones Unidas realizada en Monterrey en 2002.

Los países ricos se comprometieron a entregar más ayuda, adoptar medidas para el alivio de la deuda externa y abrir el comercio internacional.

Por otra parte, los países en desarrollo se comprometieron a utilizar la ayuda monetaria de manera eficaz, fortalecer las instituciones públicas y combatir la corrupción.

No obstante, los avances en pos de los objetivos han sido desalentadores.

Cuando quedan sólo 10 años para cumplir las metas de los ODM, la pregunta clave en el programa global de políticas de este año ha sido: "¿Es posible todavía posible alcanzar los Objetivos de desarrollo del milenio?”

Desde comienzos de año, varios informes han abordado esta interrogante y si bien los cálculos varían, todos insisten en que es necesario duplicar la ayuda a los países en desarrollo:

 Invertir en el desarrollo 
  del Proyecto del Milenio de las Naciones Unidas
Acciones para una África fuerte y próspera 
  de la Comisión para África
Un concepto más amplio de la libertad 
  por el Secretario General de la ONU
 Informe de seguimiento mundial 
  del Banco Mundial y el FMI

1 de julio, 2005 - Este año, una serie de informes y reuniones internacionales de alto perfil han centrado la atención del mundo en cuestiones de desarrollo y en la necesidad de agilizar las iniciativas globales para reducir la pobreza.

La sociedad civil también se ha movilizado en torno a este tema a través de una campaña mundial denominada Llamado Mundial a la Acción contra la Pobreza.

Estas distintas instancias formarán una sola entre el 6 y 8 de julio, cuando los líderes de los ocho países industrializados más ricos del mundo se reúnan en Gleneagles, Escocia, para celebrar su cumbre anual.

Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, ha señalado que la próxima cumbre G8 podría marcar un nuevo comienzo en el campo de la asistencia para el desarrollo de los países pobres del mundo, en especial de África.

Cumbre G-8: Primordial para el programa de desarrollo

Los desafíos de desarrollo que enfrenta África al sur del Sahara, el cambio climático y el alivio de la carga de la deuda en los países más pobres del mundo son los temas centrales del programa de la Cumbre G-8.

Los líderes de la cumbre reflexionarán asimismo respecto de los avances del mundo en la tarea de alcanzar los Objetivos de desarrollo del milenio (ODM), una serie de ocho metas que buscan reducir la pobreza extrema a la mitad en el mundo en desarrollo para el año 2015.

Los líderes también evaluarán los recursos disponibles y los nuevos mecanismos que intentan sacar de la pobreza a miles de millones de personas. El mes pasado, los ministros de finanzas de los países que participan en la cumbre G-8 propusieron cancelar las deudas que mantienen los 18 países más pobres del mundo con diversos prestamistas internacionales.

Los resultados de la reunión de dos días en Gleneagles serán observados de cerca por el mundo en desarrollo como una señal del compromiso asumido por el mundo rico en alcanzar los ODM. Por otra parte, se espera que la Cumbre del Mileniode las Naciones Unidas que se realizará en septiembre se sustente en los resultados obtenidos en Gleneagles y establezca así el curso general para el programa de desarrollo a futuro.

Alcanzar los Objetivos de desarrollo del milenio

Según afirma el Informe de seguimiento mundial (Global Monitoring Report), publicación conjunta del Banco Mundial y el FMI, el avance hacia la consecución de los Objetivos de desarrollo del milenio ha sido lento y desigual en las distintas regiones.

La situación es extrema en África, donde muchos países no alcanzarán las metas si mantienen su tasa actual de avance.

La mayoría de los países africanos tendría que duplicar la tasa de crecimiento promedio anual a 7% para poder reducir la pobreza a la mitad de aquí al año 2015. 

Según afirma Zia Qureshi, principal autor del Global Monitoring Report en el Banco, “detrás de los fríos datos sobre los ODM existen personas de carne y hueso y la falta de progreso tiene consecuencias concretas y trágicas para ellas. Cada semana mueren 200.000 niños menores de cinco años por enfermedad y 10.000 mujeres al dar a luz. Sólo en África al sur del Sahara, dos millones de personas morirán este año de SIDA. En el mundo, más de 100 millones de niños de países en desarrollo no asisten a la escuela".

A pesar de estos abrumadores desafíos, Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, afirmó que en su última visita a África al sur del Sahara notó que existe en la región una actitud decidida de "sí, lo podemos lograr".

"Pienso que éste puede ser un momento excepcional en la historia en que África se puede convertir en el continente de la esperanza …." Según Wolfowitz, "he visto personas muy talentosas preparadas para abordar los problemas y desafíos que enfrenta la región, desde agricultores a profesores y líderes de gobierno. El Banco Mundial hará todo lo que esté en sus manos para ayudar a África".

La postura del Banco Mundial

La semana pasada, durante el Diálogo de alto nivel sobre la financiación para el desarrolloefectuado por las Naciones Unidas en Nueva York, Francois Bourguignon, economista principal del Banco Mundial, recibió con agrado la propuesta de la cumbre G-8 respecto de cancelar la deuda de los países más pobres y el acuerdo de cubrir totalmente los costos del alivio de la carga de la deuda.

Bourguignon destacó además la necesidad de entregar fondos adicionales para el desarrollo e interpeló a la comunidad internacional para que aumente de manera significativa el apoyo financiero a aquellos países que cuentan con estrategias de desarrollo detalladas y sólidas.

Bourguignon afirma que “son varios los países que cumplen con estos criterios, tienen grandes necesidades de inversión en infraestructura y desarrollo humano y ya muestran resultados concretos”.

“El Banco ha asumido el compromiso de trabajar con la comunidad internacional para mejorar la calidad de la ayuda, generar una estrecha sincronización entre los flujos de Asistencia oficial para el desarrollo y las estrategias de los países, armonizar los procedimientos y mejorar la estabilidad y previsibilidad de los flujos”.

Además de pedir más ayuda, el Banco Mundial subraya que el desarrollo debe basarse en los siguientes cuatro principios: 

  • Los países deben diseñar sus propias estrategias de desarrollo y estar a cargo de su aplicación;
  • El sector privado debe tomar la iniciativa en el crecimiento económico;
  • Los países beneficiarios deben mejorar la entrega de los servicios sociales básicos, tales como salud, educación y abastecimiento de agua y saneamiento;
  • Todos los países deben avanzar para eliminar las barreras comerciales a nivel mundial.



Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/IXLQWH64D0