Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Exhortación a una mayor ayuda y seguimiento periódico

Disponible en: русский, العربية, English, Français, 中文

Sitios oficiales del Banco

Información relacionada

Multimedia

Vídeo de la conferencia de prensa i

20 de abril de 2006—Un nuevo informe elaborado por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), exhorta a que se realicen mayores inversiones para ayudar a los países en desarrollo a combatir la corrupción y mejorar la gobernabilidad – la manera en que los gobiernos ejercen su autoridad para proporcionar servicios públicos a sus pueblos.

El informe se da a conocer tan sólo una semana después de que el Presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, expusiera una estrategia general de lucha contra la corrupción, una fuerza que, según sus palabras, constituye a menudo la causa fundamental de la ineficacia de los gobiernos.

La tercera edición anual del Informe sobre Seguimiento Mundial (GMR, por sus siglas en inglés) sostiene que es vital que se realice un mejor seguimiento de la manera en que los gobiernos prestan los servicios públicos para reducir la pobreza en muchos países, en particular, en África y América Latina.

El informe GMR 2006 exhorta asimismo a los donantes a que cumplan sus promesas de aumentar la ayuda a los países en desarrollo, pero sostiene que la ayuda debe ser más flexible y mejor destinada a fin de que dichos países puedan utilizar los fondos para pagar sus gastos ordinarios, como sueldos del personal docente y de proveedores de servicios de salud.

Progreso en la reducción de la pobreza

El informe de 2006 examina los avances logrados en la consecución de los objetivos de desarrollo del milenio – el conjunto internacional de metas concertadas para reducir la pobreza y mejorar la salud y la educación en el mundo en desarrollo.

“Los ocho Objetivos de desarrollo del milenio (ODM) – que abarcan desde la reducción de la pobreza extrema a la mitad hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y el logro de una educación primaria universal para el año 2015 – conforman un plan acordado por todos los países y todas las principales instituciones de desarrollo del mundo entero.

El principal autor del informe, Mark Sundberg, comenta que el crecimiento económico favorable que tuvo lugar durante los últimos cinco años ha derivado en lo que él denomina “un notable progreso en la reducción de la pobreza”.

“Aunque todavía se carece de datos de las encuestas, se estima que, en base al aumento total de los ingresos, entre 2000 y 2005, la pobreza pudo haber disminuido nada más y nada menos que el 10%", dice Sundberg. "Pero el desempeño de las regiones no ha sido parejo – Asia oriental y meridional han logrado los mayores avances, mientras que África se encuentra a la zaga".

En América Latina, el crecimiento ha aumentado en los últimos dos años, pero sigue siendo demasiado bajo como para producir un gran avance en la reducción de la pobreza, agregando que el crecimiento africano también ha mejorado, pero según las tendencias actuales, pocos países africanos alcanzarán la meta del milenio de reducir a la mitad el número de personas que viven con menos de 1 dólar al día.

Un panorama sombrío

Sundberg señala que aunque se han realizado progresos en la reducción de la pobreza, el panorama es “mucho más sombrío” para los países abocados al logro de las metas de reducir las tasas de mortalidad en la niñez y la mortalidad materna, mejorar el acceso a la educación y detener la propagación del VIH/SIDA.

“Estas son regiones –en particular África, aunque también Asia meridional – donde muy pocos de los objetivos, si acaso alguno, se encuentran en vías de realización. Por otro lado, dentro de cada región, algunos países están logrando un progreso bastante notable”, dice Sundberg.

“Las recientes señales de progreso citadas en el informe comprenden:

• Evidencia de una disminución de la mortalidad infantil en nueve de los 10 países en desarrollo encuestados – más de la mitad de ellos a un ritmo bastante acelerado –desde Burkina Faso (3,6% anual) hasta Madagascar (5,6% anual).

• Los avances en la reducción de la mortalidad infantil son compartidos por los pobres, ya que la mortalidad infantil disminuyó con mayor rapidez en los hogares de menores ingresos en cuatro de los países encuestados.

• Un aumento significativo del número de países que han alcanzado o están en vías de alcanzar el objetivo de que todos los niños y niñas finalicen la escuela primaria.

• Se están observando los primeros indicios de una disminución de las tasas de infección del VIH/SIDA en los países con alta prevalencia, como Haití, Uganda y Zimbabwe.

“En este momento, África al sur del Sahara está atrasada en la consecución de estos objetivos. Sin embargo, dentro de esta región, los datos de las encuestas recientes desde fines de la década de 1990 hasta 2003-2004 indican, por ejemplo, un progreso considerable en la disminución de las tasas de mortalidad en la niñez en Madagascar y un aumento de las tasas de inmunizaciones en Mozambique”.

Esta es una conclusión que ilustra uno de los principales temas del informe –los países pueden lograr firmes avances si cuentan con políticas acertadas, programas coherentes y coordinados y un mejor destino de los fondos de ayuda.

Mejor seguimiento

El informe presenta un marco para el seguimiento de la gobernabilidad, pero no llega a postular que la ayuda se proporcione únicamente a los países con buena gobernabilidad. 

“La gobernabilidad es compleja y no existe un solo camino o receta que conduzca a buen gobierno”, dice Sundberg. “Es un campo muy extenso y general. Significa autoridad ejecutiva – poderes presidenciales – e instituciones que sirven de pesos y contrapesos, como consejos legislativos, entidades fiscalizadoras superiores o una prensa libre, al igual que sistemas administrativos. También significa mecanismos de gobernabilidad y la voz de los grupos públicos y de ciudadanos.  Es preciso el seguimiento y la evaluación del desempeño de estos elementos básicos”.

Sundberg comenta que el informe examina la forma en que podría realizarse el seguimiento del desempeño de un país en todas sus diferentes dimensiones y propone 14 indicadores para medir la gobernabilidad en los países en desarrollo.

Necesidad de prestar ayuda

El informe señala que los países en desarrollo se verán impedidos de producir un gran avance en la reducción de la pobreza y mejora de la salud y la educación, a menos que cuenten con una ayuda más flexible.

Por otra parte, el informe indica que la principal necesidad de muchos países es cubrir los gastos ordinarios, como sueldos de los trabajadores de la salud y del personal docente, pero, en este momento, sólo un tercio de la ayuda bilateral proporcionada a los países de ingreso bajo es flexible y se puede utilizar para cubrir los gastos ordinarios y de inversiones en los sectores de salud y educación.

El informe exhorta asimismo a los donantes para que cumplan con sus compromisos de aumentar la ayuda, incluyendo US$25.000 millones adicionales de ayuda a África para el año 2010 y US$50.000 millones más por año a todos los países en desarrollo.

“Existe el riesgo de que estos fondos no se materialicen”, dice Sundberg. “Los países ricos enfrentan un estrés fiscal.  También existe el peligro de que el alivio de la deuda reemplace a la ayuda, en lugar de ser adicional, como se pretende.  Es preciso establecer puntos de referencia y efectuar un cuidadoso seguimiento de los compromisos de los donantes para lograr una mayor responsabilidad y transparencia”. 

El informe será presentado ante el Comité para el Desarrollo el 23 de abril. El mandato del comité es asesorar a las Juntas de Gobernadores del Banco y del Fondo sobre cuestiones críticas de desarrollo y sobre los recursos financieros necesarios para promover el crecimiento económico en los países en desarrollo.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/G4KUEDH5O0