Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Impulso a la Iniciativa Educación para Todos

Disponible en: 中文, English, العربية, Français

19 de septiembre de 2006 — La Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos recibió el domingo un gran impulso cuando los Países Bajos, el Reino Unido y el Banco Mundial se comprometieron a proporcionar financiamiento adicional previsible y a largo plazo, y 17 países africanos, en reciprocidad, prometieron adoptar programas nacionales concretos de educación.

No obstante, una mesa redonda ministerial especial que se llevó a cabo durante las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial, en Singapur, culminó con un enérgico llamamiento a los donantes para que cumplan sus promesas.

Con el propósito de alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio en esta esfera, los países africanos presentaron planes de educación a 10 años que abarcan a 25 millones de niños, o la mitad de todos los niños de África. De los US$80.000 millones necesarios, los países movilizarán US$50.000 millones en forma interna.

“Estas cifras ponen de relieve la magnitud no sólo del desafío sino también de la oportunidad”, afirmó Kwadwo Baah-Wiredu, ministro de Hacienda de Ghana. “Los asociados en el desarrollo deben comenzar ya a concretar sus promesas de proporcionar apoyo financiero previsible y a largo plazo”.

Agnes van Ardenne-van der Hoeven, la ministra de Cooperación para el Desarrollo de los Países Bajos, anunció que su país aumentaría el apoyo destinado a la educación post primaria y superior, del nivel anterior de 60 millones de euros a 110 millones de euros al año; asimismo, en 2006 y en años subsiguientes incrementará a 150 millones de euros su contribución al fondo catalizador de la Iniciativa Vía Rápida, que proporciona asistencia a los países de ingreso bajo para el período de transición.

Para 2007, además, los Países Bajos destinarían el 15% de su asistencia para el desarrollo
—porcentaje que asciende a 640 millones de euros al año— exclusivamente a la educación básica.

El ministro de Hacienda del Reino Unido, Gordon Brown, confirmó que Gran Bretaña cumpliría la promesa de aportar US$15.000 millones en el curso de los próximos 10 años. Según las proyecciones, el apoyo que el Banco Mundial concede para educación, a través de la AIF, aumentará de su actual nivel de US$900 millones a la cifra de US$1.500 millones al año durante los próximos dos años, es decir, el período restante de la AIF-14. La AIF concederá el 50% de ese financiamiento en forma de donaciones, lo que constituye un aumento respecto del nivel anterior del 20%.

Al agradecer a los Países Bajos y el Reino Unidos por tomar la iniciativa de proporcionar financiamiento previsible y a largo plazo, el presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, afirmó: “ha llegado el momento de que los principales donantes contribuyan la parte que les corresponde equitativamente”.

Señaló, además, que aún faltaban US$1.200 millones para los 20 países de la Iniciativa Vía Rápida cuyos planes ya se habían aprobado, y afirmó: “No podemos permitirnos el lujo de realizar promesas vacuas. Estos países necesitan el apoyo que supuestamente debe acompañar a esos planes. Si no aumenta el financiamiento previsible a largo plazo, los países en desarrollo no podrán completar sus proyectos de contratar y formar nuevos maestros, construir escuelas, mejorar la calidad de sus servicios de educación, y lograr que los niños con mayores dificultades se incorporen al aula”.

Sostuvo Brown: “Podríamos ser la primera generación en la historia que logra que todos los niños del mundo tengan la oportunidad de recibir una educación básica”. Y haciéndose eco de las palabras de Wolfowitz, afirmó: “El anuncio de que de los US$80.000 millones que se necesitan, US$50.000 millones provendrán de los propios países, nos obliga, aún más, a reunir los fondos adicionales… La conjunción de factores tales como la participación del Banco Mundial, la identificación de los países con el proyecto, la voluntad de los donantes de asumir un compromiso a largo plazo y el apoyo público a este proyecto… significa que estamos frente a la oportunidad que esperábamos. Y no podemos dejarla pasar”.

Los ministros de Nigeria, Liberia, Uganda, Kenya y Nicaragua, así como de varios países donantes, formularon declaraciones similares.

En vista de que 100 millones de niños no asistían a la escuela, de los cuales 54 millones eran niñas, en 2002 se concertó el primer acuerdo mundial sobre educación —la Iniciativa Vía Rápida— con el propósito de acelerar el progreso hacia la consecución del objetivo de lograr, para el año 2015, una educación primaria de calidad para todos los niños. En el marco de esta iniciativa, los países en desarrollo se comprometen a preparar planes nacionales de educación acertados y los donantes prometen incrementar el apoyo financiero y técnico y proporcionarlo en forma coordinada.

Hasta la fecha, 20 países en desarrollo, con un total de 16 millones de niños que no asisten a la escuela, han recibido aprobación para participar en la Iniciativa Vía Rápida. En los primeros 10, se ha logrado que otros 3,5 millones de niños ingresen a la escuela primaria. De acuerdo con las estimaciones, para fines de 2008 habría 60 países habilitados para participar en la Iniciativa y 70 millones de niños que no asisten a la escuela tendrían la posibilidad de educarse.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/UOZ8IB39I0