Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

El Grupo del Banco Mundial exhorta a ampliar el acceso al financiamiento

Disponible en: Français, العربية, English, Türkçe, العربية, 中文
Comunicado de prensa Nº:2008/116/DEC
Personas de contacto:   
n Washington: Merrell Tuck (202) 473-9516
Celular: (202) 415-1775
Kavita Watsa (202) 458-8810

CIUDAD DE WASHINGTON, 13 de noviembre de 2007. Entre el 50% y el 80% de los adultos de muchos países en desarrollo carecen de un acceso adecuado a los servicios financieros, según un nuevo informe del Banco Mundial sobre investigaciones relativas a las políticas de desarrollo titulado Finance for All? Policies and Pitfalls in Expanding Access. Si no se suministra a un mayor número de hogares y pequeñas y medianas empresas los servicios financieros que necesitan, se frena el desarrollo.


Aun cuando se destaca que el sector de las microfinanzas ha progresado en el otorgamiento de crédito a la población pobre, en el informe se exhorta a poner en marcha una estrategia financiera más amplia que permita prestar servicios a todas las personas y empresas excluidas. En última instancia, los sistemas financieros incluyentes benefician en mayor medida a la población de menos recursos y las firmas más pequeñas al crear más puestos de trabajo, aumentar los ingresos y generar más oportunidades para pequeñas empresas, se afirma en el informe.

 

“Las reformas que promueven el acceso a los servicios financieros deberían constituir el núcleo de los programas de desarrollo”, afirmó Asli Demirgüç-Kunt, director superior de Investigaciones, Finanzas y Sector Privado, Banco Mundial, y autor principal del informe. “Un mejor acceso al financiamiento no sólo favorece el crecimiento económico, sino que también ayuda a combatir la pobreza y reduce las diferencias de ingresos entre ricos y pobres”.

 

La población pobre y las firmas pequeñas, especialmente de zonas rurales o del sector informal, enfrentan numerosos obstáculos que limitan el acceso al financiamiento, como la distancia a los servicios, la imposibilidad de presentar documentos oficiales cuando es necesario y los costos prohibitivos. Etiopía tiene menos de una sucursal bancaria cada 100.000 habitantes, y en Camerún cuesta más de US$700 —monto superior al PIB per cápita— abrir una cuenta corriente. En África al sur del Sahara, sólo el 20% de los hogares tiene cuenta en alguna institución financiera.

 

En las pequeñas empresas de los países en desarrollo, apenas el 15% de las inversiones nuevas se financian con recursos externos, en comparación con el 30% registrado entre firmas más grandes. Sin acceso al financiamiento, las empresas pequeñas y nuevas tropiezan con obstáculos que dificultan tanto sus primeros pasos como sus perspectivas de crecimiento.

 

Los gobiernos deberían fortalecer las instituciones y adoptar nuevas tecnologías para reducir los costos de transacción, se señala en el informe. La investigación indica que también deberían alentar la competencia —incluso el ingreso de bancos extranjeros— y proporcionar los incentivos reglamentarios correctos.

 

En cambio, las intervenciones directas del Estado, por ejemplo, a través de créditos subvencionados o de instituciones financieras estatales, pueden ser contraproducentes, al reducir los incentivos que estimular al sector privado a prestar servicios a los pobres.

 

DETALLE DE LAS CONCLUSIONES

La ampliación del acceso a los servicios financieros sigue planteando importantes dificultades normativas en numerosos países, donde los gobiernos tienen mucho por hacer. Sin embargo, las autoridades deben fijar objetivos realistas. Por ejemplo, en muchos casos las políticas crediticias laxas conspiraron contra el bienestar nacional.

 

Según el informe (donde se presentan análisis de políticas e intervenciones a partir de estudios de casos prácticos, y se trazan análisis basados en gran cantidad de datos), los gobiernos deberían centrar su política financiera en las siguientes cuestiones:

 

Priorizar las reformas institucionales

  • Además de las reformas profundas (y a menudo a largo plazo) de las instituciones —por ejemplo, proteger los derechos de propiedad contra la expropiación—, en el informe se recomienda priorizar determinadas reformas que ayudarían a mejorar el acceso al financiamiento en el corto a mediano plazo.
  • Entre ellas se propone mejorar la infraestructura de la información, por ejemplo creando registros de créditos y dictando leyes sobre leasing y factoraje, y facilitar los procedimientos que permitirían a los prestamistas la recuperación de deudas, como los vinculados a las garantías.

 

Fomentar tecnologías eficaces en función de los costos

  • Se debería permitir que los servicios financieros de bajo costo basados en Internet y en la telefonía móvil prosperaran sin impedimentos legales, se afirma en el informe. La actualización oportuna de la legislación garantizaría que se hicieran cumplir los contratos.
  • Los primeros países donde se introdujeron con éxito los servicios financieros mediante telefonía celular —que utilizan teléfonos móviles para evitar los elevados costos unitarios que acarrearía la falta de infraestructura más tradicional— incluyen Filipinas (con una adhesión inicial de 4 millones de clientes), Sudáfrica, República Democrática del Congo, Zambia y Kenya.

 

Promover la competencia y la estabilidad

  • Los gobiernos deberían alentar la apertura y la competencia —incluso la propiedad privada de los bancos y el ingreso de bancos extranjeros— y proporcionar los incentivos normativos apropiados para asegurar la prestación eficiente y duradera de servicios.
  • Las políticas destinadas a mejorar el acceso al financiamiento pueden ser diferentes de las orientadas a fomentar el desarrollo financiero. Por ejemplo, las políticas que tienen por objeto promover la estabilidad (es decir, la regulación y la supervisión) y evitar el otorgamiento, a la población pobre, de préstamos en condiciones abusivas pueden resultar perjudiciales para el acceso al financiamiento.

 

Beneficiar a los más pobres

  • Prestar servicios financieros a los más pobres sin recurrir a subvenciones sigue siendo difícil. Dado que el crédito no es el único — ni tampoco, en muchos casos, el principal — servicio financiero que necesita la población de menos recursos, en el informe se sugiere dar a las subvenciones un mejor destino y utilizarlas para superar los obstáculos que limitan los servicios de ahorro y pagos, necesarios para participar en una economía de mercado moderna.

Resumen del Informe "¿Financiamiento para todos? Políticas y obstáculos para la ampliación del acceso" (pdf)

 

-




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/1X3L7U7XI0