Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Campaña Año del arrecife insta a una acción inmediata para salvar ecosistema oceánico

Disponible en: 中文, Français, русский, English, العربية
  • El cambio climático empeora las perspectivas para la supervivencia de los arrecifes de coral.
  • Un nuevo informe revela pérdidas masivas de coral en el Caribe durante el año 2005.
  • La solución incluye apoyar los esfuerzos de las comunidades y gobiernos locales para mejorar la gestión de sus arrecifes.

24 de enero de 2008— Esta semana, expertos y defensores de los arrecifes de coral lanzaron el Año internacional del arrecife 2008 en Washington y solicitaron mayores esfuerzos para luchar contra el cambio climático y proteger así el ecosistema oceánico mundial, tan complejo en términos biológicos.

“Hace 10 años sabíamos que los arrecifes del mundo estaban en grave riesgo, principalmente a causa del desarrollo costero, la pesca excesiva y la contaminación. En la actualidad, el cambio climático oscureció el panorama para los arrecifes y para los países tropicales en desarrollo cuyas economías dependen de ellos”, señala Kristalina Georgieva, directora de estrategia y operaciones de la Red de desarrollo sostenible del Banco Mundial.

Investigaciones científicas recientes vinculan el daño y la pérdida de los arrecifes de coral en todo el mundo con el calentamiento global, señala Georgieva.

Las temperaturas anormalmente altas de la superficie del mar en 2005 generaron el blanqueamiento y “pérdida masiva de coral” en el Caribe, señala un nuevo informe publicado hoy en el marco de una recepción patrocinada por el Banco Mundial a nombre de la Secretaría mexicana-estadounidense de la Iniciativa internacional para los arrecifes de coral (ICRI, por sus siglas en inglés), asociación conformada por gobiernos, organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales.

El informe de la ICRI, la Red de supervisión global de arrecifes de coral y el Año Internacional del Arrecife señalan que la temporada récord de huracanes que se registró ese año también dañó fuertemente los arrecifes.

El cambio climático empuja los arrecifes al borde del desastre

Los científicos calculan que el mundo ya ha perdido 30% de sus arrecifes de coral, principalmente debido a los efectos de la pesca excesiva, la contaminación de nutrientes y la conversión del hábitat, aunque el blanqueamiento de los corales y los mares cada vez más ácidos, efectos asociados al cambio climático, exacerban estos problemas y empujan a muchos arrecifes coralinos al borde del desastre.

Los años 1998 y 2005, con temperaturas récord, despojaron de nutrientes a los arrecifes normalmente coloridos y los dejaron blancos, señal de que se encuentran en peligro y que podrían estar muriendo. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono (CO2) que absorbe el océano lo acidifica. Es más difícil que los arrecifes se recuperen de los daños sufridos por huracanes y otros desastres y que se adapten al aumento del nivel del mar en un entorno de este tipo, señalan los científicos.

Se calcula que unos 100 millones de personas de zonas costeras dependen directamente de los arrecifes para su alimentación y medios de sustento, ya sea a través de la pesca o el turismo.

Una investigación de 17 científicos publicada el 14 de diciembre de 2007 en Science sugiere que una concentración de CO2 de 450 partes por millón (ppm) en la atmósfera podría ser el punto de inflexión para los arrecifes de coral. Hoy, los niveles de CO2 bordean los 380 ppm.

“Queda muy poco tiempo para actuar”, comenta Marea E. Hatziolos, experta del Banco Mundial en asuntos marinos y costeros y coautora del documento de Science. “Los arrecifes de coral que conocemos hasta ahora habrán desaparecido en el año 2050 si no tomamos medidas inmediatas para reducir drásticamente las emisiones de CO2 y así estabilizar su concentración en 450ppm en la atmósfera. Necesitamos cambiar completamente las cosas en los próximos 10 años para evitar la muerte masiva de los arrecifes de coral”.

Vitales para la salud de los océanos

Aunque algunos calculan que la pérdida de coral representa decenas de miles de millones de dólares al año, muchos consideran que el ecosistema es vital para la salud de los océanos y que escapa al horizonte de cualquier valor monetario. Los arrecifes coralinos de los océanos tropicales son el hogar de una enorme cantidad de especies de peces, animales y plantas, todos ellos fundamentales para la productividad de los arrecifes y los beneficios que ofrecen. Se calcula que unos 100 millones de personas de zonas costeras de los países en desarrollo dependen directamente de los arrecifes para su alimentación y medios de sustento, ya se a través de la pesca o el turismo.

Además, estos arrecifes protegen las zonas costeras contra las tormentas. El Huracán Wilma, de categoría 5, generó olas fuera de la costa de Cancún equivalentes a la fuerza de 25 bombas atómicas. Sin embargo, los arrecifes de coral redujeron sus efectos por un factor de 100 y así terminó siendo igual a 20% de la fuerza de una bomba atómica, calcula Roberto Iglesias-Prieto de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Palau, un pequeño estado isleño en desarrollo ubicado en el Pacífico, depende de los sistemas de arrecifes de coral que lo rodean. “La pérdida de la protección costera que brindan nuestros arrecifes podría generar una disminución cercana a 10% de nuestra masa terrestre total, donde se realiza el 80% de nuestra agricultura”, explicó Noah Idechong, miembro del Congreso Nacional. “Si consideramos también que los ingresos que provienen del turismo del buceo son fundamentales para nuestra economía, podemos entender la gravedad de las potenciales consecuencias directas de esta pérdida para el pueblo de Palau”.

El Banco Mundial, en asociación con el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (FMAM) y otros, ha estado apoyando la conservación y el uso sostenible de los arrecifes de coral por más de una década.

Hoy, el Banco, el FMAM, la Universidad de Queensland y la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés) brindan su apoyo a equipos internacionales de expertos en arrecifes de coral de todo el mundo que trabajan en centros de investigación de excelencia de México, Filipinas, Tanzanía y Australia. Su investigación “de punta” respaldó las conclusiones aparecidas en el artículo de Science y recaba información para las decisiones sobre políticas y gestión que afectan a los arrecifes de coral.

“Sabemos que además de reducir las emisiones de CO2, el apoyo brindado a las comunidades y gobiernos locales para lograr una mejor gestión de sus sistemas de arrecifes es parte importante de la solución”, señala Georgieva.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/UXRR0B9Z50