Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Presidente del Banco Mundial insta a la Conferencia de Roma a tomar medidas urgentes en favor de los 20 países más vulnerables

Disponible en: Français, العربية, English, русский

Comunicado de prensa N.º 2008/349/EXC
 

Personas de contacto:

En Roma:
Alexander Ferguson

+1 202 640 8354

aferguson@worldbank.org

Rachel Winter Jones

+.33.6.23.14.17.45

rjones1@worldbank.org;

En la Ciudad de Washington:
Carl Hanlon

+1 202 473 8087

chanlon@worldbank.org

 

ROMA, 3 de junio de 2008. El presidente del Grupo del Banco Mundial, Robert B. Zoellick , dijo hoy que la cumbre de Roma debería comprometerse a ayudar a los 20 países más vulnerables durante las próximas semanas, antes de que el aumento de los precios de los alimentos arrastre a millones de personas a la pobreza o la malnutrición. 
 

Al delinear tres medidas prioritarias para la reunión de Roma en relación con la crisis de los alimentos, el Sr. Zoellick sostuvo que los organismos y los gobiernos que participan de la conferencia deberían también comprometerse a distribuir semillas y fertilizantes entre los pequeños agricultores durante la próxima temporada de siembra y acordar un llamamiento internacional para que se eliminen las prohibiciones y las restricciones a la exportación de alimentos. 
 

Hemos estimado que, en todo el mundo, esta crisis podría empujar a 100 millones de personas a la pobreza, 30 millones de ellas tan sólo en África", señaló el Sr. Zoellick ante la cumbre. “Esto no es un desastre natural. Es obra del hombre y nosotros podemos solucionarlo. No hacen falta investigaciones complejas. Sabemos qué hay que hacer. Sólo necesitamos actuar y contar con los recursos en tiempo real”.
 

El Sr. Zoellick señaló que el Banco Mundial ha trabajado junto con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de las Naciones Unidas para evaluar las necesidades de 28 países, y que otros 15 trabajos similares están aún en curso. Mediante estas evaluaciones, se han identificado 20 países cuyas necesidades inmediatas deben satisfacerse antes de la reunión del Grupo de los Ocho en julio. 
 

Esto significa apoyo a través de las redes de protección social, comedores escolares, alimentos por trabajo, programas para madres y niños, transferencias condicionadas de efectivo y apoyo presupuestario”, indicó el Sr. Zoellick . “Esto se puede canalizar a través del PMA, la FAO, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y los bancos de desarrollo. Luego de la asistencia alimentaria directa proporcionada por el PMA, el financiamiento debería destinarse a estos ámbitos”.

 

Otra prioridad para los próximos meses es la distribución de semillas y fertilizantes en los países en desarrollo donde los pequeños agricultores podrían ampliar la producción durante esta temporada. Instituciones africanas han identificado 15 países prioritarios para la distribución expeditiva. 
 

Respecto de la tercera prioridad, el Sr. Zoellick señaló que 28 países han impuesto prohibiciones a la exportación de alimentos. Éstas y otras restricciones alentaron el acaparamiento e impulsaron el alza de precios, perjudicando así a los más pobres. Él instó a los países a levantar de inmediato las restricciones y los impuestos en el caso de las compras humanitarias y el transporte de alimentos, y en el de los embarques de alimentos a los países frágiles y menos desarrollados.

 

Con sólo tomar estas tres medidas, los que estamos aquí reunidos en Roma podemos marcar una diferencia y lograr que millones de personas tengan comida en su mesa. De lo contrario, no tendrán alimentos. La opción es clara”, dijo.
 

De cara a la cumbre del Grupo de los Ocho que se celebrará en julio, el Sr. Zoellick sostuvo que los líderes internacionales deberían abordar el desafío de más largo plazo que consiste en duplicar la producción mundial de alimentos en el curso de los próximos 30 años. El presidente Zoellick ha delineado las medidas necesarias para abordar la crisis de alimentos en un artículo publicado la semana pasada en el periódico Financial Times. Su plan de 10 puntos aboga por impulsar la productividad y los productos agrícolas de los países en desarrollo de modo que éstos puedan beneficiarse con la creciente demanda de alimentos. Como parte de esta estrategia de más largo plazo, la investigación en el ámbito de la agricultura podría lograr que se triplicaran los rendimientos. Asimismo, se establecerían nuevas herramientas de gestión del riesgo para proteger a los agricultores pobres. La reducción de los mandatos, los aranceles y los subsidios a los biocombustibles, así como el cierre de la ronda de Doha sobre el comercio, también deberían incluirse entre estas medidas de más largo plazo. 
 

En apoyo de este programa, el Banco Mundial creó la semana pasada un nuevo Fondo para hacer frente a la crisis mundial de alimentos, con el fin de otorgar por vía rápida US$1.200 millones destinados a hacer frente a las necesidades inmediatas generadas por la crisis de los alimentos. En esa cifra se incluyen donaciones por valor de US$200 millones para los países particularmente vulnerables. Ya se han aprobado las donaciones para Haití, Djibouti y Liberia, y se están procesando las destinadas a Togo, Tayikistán y Yemen. El Banco anunció que el Grupo del Banco Mundial incrementará la asistencia total que brinda a la agricultura y a las actividades relacionadas con los alimentos, que pasará de US$4.000 millones a US$6.000 millones durante el próximo año.

 




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/QVOSNBDX80