Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Gestión del riesgo de desastres

Disponible en: Français, English, русский, العربية
Desastres naturales
-- Enlaces relacionados --
Proyectos relacionados con gestión de desastres naturales
Documentos e informes relacionados con desastres naturales
Preguntas frecuentes: Cambio climático
Seis temas estratégicos: Bienes públicos mundiales

Responde al terremoto
de Haití

CONTEXTO

  • Los desastres perjudican sobre todo a las personas pobres y vulnerables. Más del 70% de los puntos más expuestos a catástrofes naturales están ubicados en países de ingreso bajo. Los más vulnerables a los efectos de estos desastres son los pobres, un tercio de los cuales vive en lugares con múltiples riesgos. Aunque desde 1980 solo 9% de los desastres ha ocurrido en países de ingreso bajo, estos registran el 48% de las fatalidades.
  • Los desastres provocan graves pérdidas económicas. Los riesgos naturales afectan sobre todo a los países en desarrollo. Según los análisis realizados para el informe financiado por el Banco Mundial/ Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR, por sus siglas en inglés) titulado “Natural Hazards, UnNatural Disasters” (Fenómenos naturales, desastres evitables), el impacto de estos sucesos en el producto interno bruto (PIB) es 20 veces mayor en los países en desarrollo que en las naciones industrializadas.
  • Las pruebas indican que el impacto de los desastres continuará aumentando. En 2011, el mundo experimentó las mayores pérdidas históricas a causa de los desastres. Esto sigue una tendencia conforme a la cual los costos económicos han aumentado tres veces en los últimos 30 años. Los fenómenos climáticos adversos representan más del 78% de los sucesos registrados durante el mismo periodo y dos tercios de las pérdidas (US$2,6 billones).
  • La incorporación de la gestión del riesgo de desastres en la planificación para el desarrollo puede revertir la actual tendencia al alza de los efectos de estos sucesos. El desarrollo económico, el crecimiento demográfico y la rápida urbanización son los factores que impulsan el aumento en la tendencia de las pérdidas a causa de los desastres. Las proyecciones indican que los daños anuales se triplicarán, hasta llegar a US$185.000 millones en 2100, solo a partir de la creciente exposición e incluso sin incorporar el cambio climático. Si los países actúan de manera decidida, pueden salvar vidas y bienes. Sin embargo, muchas de las naciones no cuentan con las herramientas, la experiencia ni los instrumentos para incluir las posibles consecuencias de fenómenos naturales adversos a la hora de tomar decisiones de inversión.

ESTRATEGIA

Durante los últimos 10 años, el Banco ha destacado como un líder mundial en la gestión del riesgo de desastres gracias al apoyo que presta a los países clientes en la evaluación de los peligros y las formas de enfrentarlos. La institución provee ayuda técnica y financiera para la evaluación y reducción de riesgos, preparación, protección financiera, y recuperación y reconstrucción con capacidad de adaptación a dichos fenómenos.

Entre 1984 y 2005, el Banco financió 528 proyectos que incluían actividades relacionadas con desastres, por más de US$26.000 millones o un poco menos de US$1.200 millones anuales. Desde entonces, el financiamiento directamente relacionado con ese sector aumentó a más de US$2.300 millones anuales (US$11.700 millones). Entre 2006 y 2012, el Banco financió 113 operaciones de prevención y preparación ante desastres (US$7.900 millones) y 68 operaciones de reconstrucción (US$3.800 millones). En todas las labores de asistencia, la institución promueve un enfoque integral y multisectorial sobre la gestión de desastres.

El GFDRR, una dinámica asociación de 41 países y ocho organizaciones internacionales, es el mecanismo institucional del Banco en esta materia.

RESULTADOS

  • Grandes iniciativas para reducir la vulnerabilidad, como el Programa de Mitigación de Riesgos Sísmicos en Estambul (US$400 millones) y el Programa para Reducir la Vulnerabilidad de Colombia ante Desastres Naturales (US$340 millones).
  • Instrumentos de financiamiento del riesgo innovadores, como el Fondo de Seguro contra Riesgos de Catástrofe para el Caribe (i) y  la opción de giro diferido ante el riesgo de catástrofe (CAT-DDO, por sus siglas en inglés). (i) Esta ha entregado US$400 millones a Colombia, US$65 millones a Costa Rica, US$85 millones a Guatemala, US$100 millones a Perú, US$50 millones a El Salvador, US$66 millones a Panamá y US$500 millones a Filipinas. Además, destacan el Fondo de Seguro contra Riesgos de Catástrofe para Europa sudoriental y la región del Cáucaso y el Programa Piloto de Seguro contra Riesgos de Catástrofe para el Pacífico (PCRAFI, por sus siglas en inglés). (i)
  • Asesoría sobre financiamiento y seguro contra riesgo de desastres, incluido el financiamiento soberano contra el riesgo de catástrofes y mercados nacionales de seguro contra riesgo de catástrofes, en más de 30 países.
  • Iniciativas de formación de capacidades nacionales y de asistencia técnica de vanguardia en reducción de riesgos de desastres y adaptación al cambio climático, como el Proyecto de Desarrollo de Recursos Hídricos de Mozambique (US$70 millones) o el Plan maestro de gestión de las inundaciones en la zona metropolitana de Manila.
  • Mejoramiento de la preparación ante desastres y la adaptación al clima mediante el diseño y la implementación de proyectos destinados a mejorar la entrega de servicios climáticos, meteorológicos e hidrológicos en Asia central, Nepal, Mozambique, Yemen, Haití, México, Viet Nam y República Democrática Popular Lao, entre otros.
  • Apoyo a las capacidades nacionales para generar, crear, abrir y compartir datos e información usando plataformas de intercambio de datos y creación de modelos de riesgos de código abierto, como la Iniciativa de Datos de Libre Acceso para la Capacidad de Adaptación (OpenDRI), (i) elaboración participativa de mapas sobre peligros naturales y proyectos como la Evaluación de Escenarios de Emergencia de Indonesia (InaSAFE), (i) una premiada herramienta, que fue creada en asociación con el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional (AusAID), y el Gobierno de Indonesia. Esta última acaba de ser utilizada en la respuesta a las inundaciones de enero de 2013 en Yakarta.
  • Colaboración con comunidades afectadas: se están llevando a cabo actividades relacionadas a nivel comunitario en Viet Nam, a través del Proyecto Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y en Indonesia, con el Programa Nacional de Empoderamiento Comunitario y los proyectos Rekompak.
  • Grandes programas de recuperación y reconstrucción, como la respuesta ante la sequía en el Cuerno de África (US$1.880 millones), el terremoto en Pakistán (US$1.050 millones), las inundaciones en Bihar (US$220 millones), el terremoto en Wenchuan (US$710 millones) y el Proyecto de Emergencia de Transferencias en Efectivo de Pakistán para ayudar al país tras las inundaciones (US$125 millones), entre otros.
  • Aportes a la agenda mundial sobre la gestión del riesgo de desastres con productos de conocimiento como los documentos Cities and Flooding: A Guide To Integrated Flood Risk Management (i), Housing Reconstruction Handbook (i), Climate Adaptation Profiles (i) para 31 países vulnerables, y, en asociación con el Gobierno de Japón, el Informe Sendai (i) y Learning from Megadisasters (i).
  • Asociaciones y promoción de intercambios mundiales de conocimientos mediante eventos de alto nivel, como el Diálogo de Sendai, (i) la Quinta Conferencia Ministerial de Asia sobre Reducción del Riesgo de Desastres, (i) el Foro sobre Comprensión de Riesgos (i) de 2012, Random Hacks of Kindness (i), la Plataforma Mundial de Reducción del Riesgo de Desastres (i) de 2013 y la Quinta Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo en África. (i)
  • La gestión del riesgo de desastres está cada vez más presente en las estrategias de asistencia a los países (EAP), por ejemplo en los casos de Bangladesh, Etiopía, Haití, Madagascar, Malawi, Pakistán, Panamá, Filipinas, Senegal, Togo, Viet Nam y Yemen. Aproximadamente el 75% de las EAP reconoce que los desastres naturales son un desafío para el desarrollo sostenible; este porcentaje llegaba a 46% en 2006.
  • Desde 2007, las evaluaciones de riesgos posteriores a un desastre apoyadas por el GFDRR han movilizado más de US$3.300 millones en inversiones para recuperación y reconstrucción específicas a mediano y largo plazo para casos de desastre. Se espera que estos recursos sustenten la reconstrucción de por lo menos 1,7 millones de viviendas, 600 centros de salud y 2.300 escuelas, permitiendo a la vez el retorno a sus hogares de unos 8 millones de desplazados y la recuperación de servicios de salud y educación para alrededor de 3 millones de personas.
  • Con participación permanente en más de 25 países, la Iniciativa Datos de Libre Acceso para la Capacidad de Adaptación (OpenDRI) permite tomar decisiones más eficaces en este tema promoviendo el acceso generalizado a información meteorológica y de riesgos de desastres. Esta iniciativa está creciendo rápidamente, especialmente en Asia meridional, donde hay voluntarios produciendo datos fundamentales para la evaluación de los peligros. En colaboración con los asociados en el desarrollo, el Banco Mundial está trabajando para integrar este esfuerzo de una manera más amplia en las comunidades que se dedican al tema.
  • Más de 20 países se benefician de la mejor capacidad y el mayor acceso a información sobre riesgos a la hora de realizar planificaciones sobre las zonas urbanas y el uso del suelo, inversiones de reducción de desastres y actividades de preparación.
  • El GFDRR apoyó la elaboración de un plan de acción para mejorar la prestación de servicios climáticos y meteorológicos en los países de ingreso bajo de Asia central, lo que llevó a la creación de un proyecto de US$ 27.700 millones financiado por la AIF, el fondo del Banco Mundial para los países más pobres, y un Programa Piloto sobre la Capacidad de Adaptación al Cambio Climático (PPCR, por sus siglas en inglés), uno de los fondos de inversión en el clima del Banco.
  • Unos 11,4 millones de habitantes son potenciales beneficiarios del fortalecimiento de la capacidad de adaptación de sus países a los desastres naturales. Por ejemplo, más de 2 millones de agricultores de India recibieron indemnizaciones luego de sufrir sequías gracias al mecanismo ampliado de seguros para cultivos agrícolas que contó con asistencia técnica del GFDRR.

Para más información, visite el sitio del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación: www.gfdrr.org. (i)

Contacto
Peggy Wilhide Nasir
pwnasir@worldbank.org
(202) 473-1323

Actualizado en septiembre de 2013




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/OBFJJW6AB0