Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Más oportunidades para la región con apoyo del BM

Disponible en: Français, 中文, English

Abril, 17 2009 — La casa de Socorro Palma es pequeña pero luminosa, y su reducido espacio se lo disputan los animales domésticos, que entran y salen de la vivienda dejando una estela de polvo, y sus siete pequeños hijos, que juegan o deambulan en la morada de San Felipe Teotlal, en el oriental estado mexicano de Puebla.

En la humilde vivienda falta espacio pero sobra la voluntad para salir adelante.

Todos los hijos de Socorro van a la escuela, son aplicados y sacan buenas notas. Hasta su mamá, que no terminó la educación de joven, ha empezado a asistir a un colegio vespertino.

Socorro dice que todo se lo debe a ‘Oportunidades’. Cinco de sus hijos reciben asistencia de la iniciativa del Banco Mundial, y ya no tiene que preocuparse cuando están “malitos” de no tener acceso a atención médica porque el programa también se las da.

“Además, cada mes recibimos dinerito, que nos ayuda a salir adelante”, afirma la mujer, que balancea su presupuesto vendiendo dulces caseros en el mercado. 

Como ella, más de 5 millones de familias de escasos recursos en México están recibiendo ayuda “para salir adelante”, con mejor educación y salud, especialmente en momentos en que la crisis económica amenaza con retroceder el reloj de los avances sociales alcanzados en los últimos años.

Fuerte apoyo
El programa acaba de recibir un espaldarazo del Banco con una inyección de US$1,500 millones que garantizará la asistencia a unas 25 millones de personas,lo que equivale a la cuarta parte de la población de México.

El apoyo de la multilateral a las redes de protección social se extiende por toda la región con diferentes nombres, pero iguales principios: otorgar ayuda monetaria y de servicios básicos a las familias pobres a cambio de garantías de que sus hijos irán a la escuela, y recibirán salud y nutrición adecuadas, en lo que se conoce como Transferencias de Efectivo Condicionadas. 

En Colombia,‘Familias en Acción’ asiste a 1.7 millones de familias; en Brasil,  ‘Bolsa Familia’ tiende la mano a 45 millones de personas y en Perú, ‘Juntos’ se está reforzando para expandir sus servicios que aliviarán las tribulaciones de miles de familias rurales. En Jamaica, por su parte, ‘PATH’ ha recibido un fuerte empujón para ampliar su ayuda comunitaria.

 MujerDulces
 Socorro avanza con Oportunidades

En total, los compromisos del Banco a los programas de redes de protección social en América Latina y el Caribe ascienden a US$3,000 millones.

Resultados concretos
Más allá de las cifras de inversión y de familias beneficiadas, las iniciativas  también muestran resultados tangibles en el desarrollo de los niños atendidos, entre ellos el aumento en la asistencia escolar en más de 30%, y una drástica disminución de la deserción escolar, de acuerdo a los administradores del programa. 

Si bien el esfuerzo es notable, los expertos están conscientes de que no hay que bajar la guardia: según estimados del Banco Mundial, unos 4 millones de personas podrían caer en la pobreza como consecuencia de la crisis económica.

“Hemos sido muy proactivos en mitigar los efectos más negativos de la crisis en los más vulnerables, pero claramente hace falta mucho más, en vista de la rapidez con que la crisis degrada las condiciones económicas”, afirma Axel van Trotsenburg, director del Banco Mundial para México y Colombia.

Una de las principales víctimas de la crisis económica es el empleo, que ya empieza a flaquear en la región. Tan sólo en México, el desempleo aumentó en 1% en el último mes, para situarse en 5.3%, mientras que en otras áreas ya empiezan a sentirse los efectos del desplazamiento de trabajadores del sector formal al informal, que ha caracterizado al desempleo en la región durante las crisis económicas.

Combate al desempleo
Se trata de un círculo vicioso en el que el sector informal absorbe a los trabajadores desempleados, pero al mismo tiempo los expulsa al resentir el impacto de la contracción del sector formal, que es uno de los principales consumidores de productos y servicios del sector informal, según advierte Trotsenburg.

La caída del ingreso en el hogar tiende, finalmente, a impactar a los miembros más vulnerables de la familia -los menores- tanto por la súbita falta de recursos para atenderlos como por la  tendencia a retirarlos de la escuela para que contribuyan a la economía familiar.

Programas como ‘Oportunidades’ tratan, justamente, de prevenir la deserción escolar provocada por los adultos, que puede tener un impacto nocivo duradero en el niño, según Emiliana Vegas, experta en educación del Banco Mundial, cuyo más reciente trabajo enfatiza el aprendizaje temprano como herramienta para el desarrollo.

“El retraso en el desarrollo cognitivo y psíquico del niño que interrumpe la escuela es enorme y por eso los programas de transferencias en efectivo son condicionales a que los menores se les dé educación y salud”, dijo Vegas.

Y aunque aún no hay evidencia clara de que se esté registrando deserción escolar significativa, la experta enfatiza que la escuela es una inversión a largo plazo que los padres deben defender a toda costa.

Buenas notas
La mejor lección de esto se encuentra en las cifras. Desde que ‘Oportunidades’ se estableció en México hace más de una década, el número de estudiantes que se matriculó en la escuela secundaria subió en 33%, mientras que la deserción escolar cayó en 20% entre los estudiantes secundarios.
Por el lado de la salud, la asistencia a la consulta preventiva –clave para reducir las enfermedades-  aumentó en 35% en todo el país.

Además, los niños de áreas rurales se enfermaron, en promedio, 70 días menos al año. En Colombia, la asistencia escolar ha subido entre  5% y 7%, de acuerdo a Theresa Jones, funcionaria de la unidad de protección social del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Y, por supuesto, está también el factor de satisfacción personal y autoestima, que impulsa a los menores a asistir a la escuela y sacarse buenas notas.  Lo cual es contagioso.

“A mis hijos les gusta mucho la escuela, les gusta tanto que por eso yo misma me decidí a volver a estudiar, ya que una como madre debe seguir siendo un ejemplo”, afirma, orgullosa, Socorro Palma.

Después de todo, pocas madres tienen la satisfacción de ver a sus hijos graduarse, desde el mismo tabladillo donde ella también espera recibir su diploma.


Noticias relacionadas

Mejoramiento de la calidad del gasto público y provisión de protección social para los pobres en la República Dominicana
Gestión fiscal y competitividad en el Perú
Guatemala: en 44% de los municipios rurales, tres de cada cuatro personas viven en pobreza



Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/H74NV1C6O0