Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Un déficit de financiamiento para infraestructura pone en peligro los objetivos de desarrollo

Disponible en: العربية, 中文, English, Français
  • Los países en desarrollo podrían enfrentar un déficit de financiamiento para infraestructura de hasta US$270.000 al año, según estimaciones del Banco.
  • Estos déficits ponen en peligro metas de desarrollo fundamentales para sacar a la gente de la pobreza.
  • El Grupo del Banco invertirá más de US$45.000 millones en infraestructura en los próximos tres años.

23 de abril de 2009 — El mayor acceso a la electricidad ha incrementado en 61% los ingresos en las actividades no agrícolas en Tanzanía.

Gracias a los caminos más adecuados en las zonas rurales de Ghana, el costo del transporte de mercancías y personas se ha reducido en un tercio.

En toda África, las mujeres que solían acarrear agua desde grandes distancias han recuperado, en promedio, cuatro horas en sus actividades diarias, gracias a la mejora (y mayor cercanía) de los servicios de abastecimiento de agua.

En todo el mundo en desarrollo, la infraestructura está mejorando las condiciones de vida y reduciendo la pobreza. Sin embargo, estas inversiones que cambian la vida de las personas se ven cada vez más amenazadas por las reducciones presupuestarias que ha provocado la crisis financiera mundial.

El Banco Mundial estima que los países en desarrollo en su conjunto podrían enfrentar un déficit de financiamiento para infraestructura de hasta US$270.000 al año.

Además, se retrasarían proyectos financiados por el sector privado por otros US$110.000 millones. Según investigaciones del Banco, hay proyectos en riesgo por un valor de, aproximadamente, US$70.000 millones.

Este déficit de financiamiento pone en peligro objetivos de desarrollo fundamentales en los que el Grupo del Banco Mundial y sus asociados han trabajado durante años, dice Katherine Sierra, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

“Es bien sabido que la infraestructura contribuye de manera significativa al crecimiento y al desarrollo humanos, y que es un ingrediente esencial para alcanzar todos los objetivos de desarrollo del milenio”.

“El agua limpia, los servicios adecuados de saneamiento, el transporte, el acceso a los mercados, la electricidad y la energía: todos ellos son posibles gracias a la infraestructura. Debemos seguir avanzando en estos frentes y evitar una mayor crisis humana”. 

Los retos son enormes:

  • Casi 900 millones de personas carecen de agua potable.
  • 1.600 millones no tienen acceso a electricidad.
  • 2.500 millones carecen de servicios de saneamiento adecuados.
  • 1.000 millones no tienen acceso fácil a un camino transitable todo el año.

El financiamiento del Banco Mundial para programas y proyectos relacionados con infraestructura aumentó 88% desde 2003, y llegó a US$11.700 millones en el ejercicio de 2008.

Ahora, con los nuevos programas del Grupo del Banco Mundial —la Plataforma para la recuperación de infraestructura y la protección de activos (INFRA) y el Mecanismo de financiamiento de la infraestructura afectada por la crisis, de la IFC— se procurará aumentar las inversiones en infraestructura a más de US$45.000 en los próximos tres años. Además, el MIGA está preparado para mitigar los riesgos que suelen afectar las inversiones en este sector.

4 horas

Tiempo que las mujeres africanas ganan en un día gracias a mejores servicios sanitarios


61%

Aumento en los ingresos no agrícolas debido a un mayor acceso a la electricidad

África

El fomento de la infraestructura reviste gran prioridad para África. Con frecuencia, muchos países del continente tienen escasez de energía eléctrica y sufren continuas interrupciones del suministro. Este problema se ve exacerbado por el precio excepcionalmente alto de los servicios en comparación con otras partes del mundo.

A pesar de que el Banco Mundial ha duplicado la asistencia para el sector de infraestructura de esa región a más de U$$2.500 millones desde 2003, esa cifra no es ni cercanamente suficiente. El Banco estima que la región tiene un déficit de financiamiento de unos US$50.000 millones.

Asia oriental y el Pacífico

El acelerado crecimiento económico y el cambio climático están determinando las necesidades de infraestructura en esta región. Según el Plan de acción sobre infraestructura sostenible, revisten importancia los sistemas energéticos menos contaminantes, incluidos los programas de eficiencia energética y energía renovable, los sistemas de transporte colectivo, el abastecimiento de agua, el tratamiento de aguas servidas, la distribución de gas y los aspectos logísticos del transporte.

Europa oriental y Asia central Los países de ingreso bajo de esta región necesitan apoyo continuado para mejorar los servicios de infraestructura. El Grupo del Banco Mundial seguirá ampliando sus actividades relacionadas con la eficiencia energética y la energía renovable y concentrando la atención en mejorar la calidad de los servicios de vialidad, calefacción, abastecimiento de agua y saneamiento en las zonas rurales. También se prevé que el financiamiento para el sector de transporte aumente considerablemente.

América Latina y el Caribe

El Grupo del Banco prevé que aumentará la demanda de proyectos sobre diversificación de las fuentes de energía y reforma de los mercados energéticos, ampliación de los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento, mejora de la infraestructura logística, así como de intervenciones para abordar el problema de la congestión en las zonas urbanas, la contaminación y falta de viviendas. En América del Sur, la IFC concentrará la atención en la energía eléctrica, el cambio climático y el transporte, y en América Central, realizará inversiones en diversos sectores. Los proyectos de transporte en los subsectores de puertos y carreteras y el fomento de la integración regional serán dos áreas de gran prioridad para la IFC en la región. En el Caribe, se sigue poniendo énfasis en encontrar soluciones regionales para las inversiones en infraestructura y la recuperación tras los desastres naturales.

Oriente y Medio y Norte de África La mayoría de los países de esta región son de ingreso mediano y cuentan con fuentes de financiamiento alternativas para sus programas de inversión. El Grupo del Banco centra su atención en ayudar a los países a reducir los costos de la actividad empresarial mediante, por ejemplo, el ajuste de las tarifas de los servicios públicos y del transporte a niveles que reflejen los costos, y en poner en práctica reformas institucionales y normativas que permitan promover una mayor eficiencia en el suministro de los servicios. En el sector de abastecimiento de agua, el Banco Mundial centrará sus intervenciones en mejorar la gestión de recursos hídricos escasos, prestando atención tanto a los recursos como a los servicios, y en promover la gestión integrada de los recursos hídricos de superficie y subterráneos, teniendo en cuenta los nuevos retos que plantea el cambio climático.

Asia meridional

Abordar el problema de la acelerada urbanización de esta región y las tensiones que ello crea para las autoridades municipales y los servicios urbanos tiene una alta prioridad. En esta región se prevé un aumento del financiamiento destinado al sector de energía eléctrica, en particular para la transmisión de electricidad y la generación de energía hidroeléctrica, así como para enfoques respecto de la seguridad energética que supongan bajas emisiones de carbono. El Banco Mundial continúa consolidando su trayectoria en el sector de vialidad y participa cada vez más en el sector de transporte urbano.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/DJQM27QZ70