Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

El apoyo del Grupo del Banco Mundial a los países afectados por la crisis alcanza un monto sin precedentes

Disponible en: ä¸­æ–‡, العربية, русский, English, Français, Bahasa (Indonesian), Italiano
Comunicado de prensa Nº:2010/002/EXC

Persona de contacto: David Theis 202-458-8626

 

CIUDAD DE WASHINGTON, 1 de julio de 2009. En el ejercicio de 2009, el Grupo del Banco Mundial comprometió US$58.800 millones para ayudar a los países que se debaten en medio de la crisis económica mundial, lo que representa un 54% de aumento en relación con el ejercicio anterior y una cifra sin precedentes para la institución internacional dedicada al desarrollo.

 

Durante el ejercicio de 2009 (que abarca desde el 1 de julio de 2008 hasta el 30 de junio de 2009), el Grupo del Banco respaldó 767 proyectos dirigidos a promover el crecimiento económico, luchar contra la pobreza y asistir a las empresas privadas. Entre esas iniciativas, se destinaron US$20.700 millones al financiamiento de proyectos de infraestructura, un sector esencial para sentar las bases de la recuperación de la crisis y crear empleo con rapidez. Este apoyo se brindó a través de préstamos, donaciones, inversiones en capital accionario y garantías con el fin de ayudar a los países y las empresas del sector privado a hacer frente a los devastadores efectos del colapso financiero mundial.

 

“Los pedidos de asistencia del Grupo del Banco Mundial se incrementaron marcadamente durante este ejercicio, y esperamos que esta tendencia continúe hasta bien entrado el 2010, dado que el ritmo de la recuperación dista mucho de ser claro”, dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, Robert B. Zoellick. “Millones de personas siguen sufriendo y debemos continuar ayudando a los países a salvaguardar los gastos prioritarios, incluidos los destinados a obras de infraestructura esenciales, inversión en capital humano y redes de protección social. De lo contrario, expondremos a un riesgo mayor los avances tan arduamente logrados durante los últimos años en la lucha contra la pobreza”.

Compromisos del Grupo del Banco Mundial

Ejercicios de 2009 y 2008
(en miles de millones de US$)

Grupo del Banco Mundial

Ej. de 2009*

Ej. de 2008

BIRF

32,9

13,5

AIF

14,0

11,2

IFC

10,5+

11,4+

MIGA

1,4

 2,1

TOTAL

58,8

38,2

*Cifras no auditadas al 1 de julio.

+ Por cuenta propia únicamente. Se excluyen US$4.500 millones en el ejercicio de 2009 y US$4.800 millones en el de 2008 movilizados a través de préstamos sindicados y financiamiento estructurado.

 

Durante el ejercicio de 2009, el Grupo del Banco Mundial destinó una cantidad considerable de energía y recursos para responder a las necesidades de los países afectados por la crisis financiera mundial, con un fuerte hincapié en las iniciativas dirigidas a proteger a los sectores más vulnerables de los países más pobres, mantener los programas de inversión de largo plazo en infraestructura y sostener el potencial del sector privado como generador de crecimiento económico y empleo. El apoyo destinado a las redes de protección social y a otros programas sociales ascendió a US$4.500 millones.

 

Para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente a los efectos de la crisis, durante el ejercicio que pasó el Banco propuso la creación de un Fondo contra la vulnerabilidad, un llamado a la acción para que cada país desarrollado prometiera aportar el equivalente al 0,7% del valor de sus paquetes de reactivación económica en calidad de asistencia adicional, ya fuera a través de sus propias entidades bilaterales de asistencia, los organismos de las Naciones Unidas —como el Programa Mundial de Alimentos, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) o el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)—, el Grupo del Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo o las organizaciones no gubernamentales. La respuesta a este llamado fue importante: el apoyo de los donantes a las iniciativas del Grupo del Banco relacionadas con la crisis ascendió a un total de US$6.800 millones, que se suman a los compromisos asumidos con la institución anteriormente.

 

Los montos comprometidos en el ejercicio de 2009 por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) —que brinda financiamiento, productos de gestión de riesgos y otros servicios financieros para los países— se incrementaron significativamente hasta alcanzar los US$32.900 millones para 126 operaciones, mientras que en el ejercicio anterior habían sumado US$13.500 millones. Esto excede el récord anterior establecido durante el ejercicio de 1999, cuando el BIRF comprometió US$22.200 millones para responder a la crisis financiera de Asia. Los préstamos para políticas de desarrollo —operaciones de desembolso rápido que brindan un respaldo presupuestario crucial en momentos en que los déficits de financiamiento aumentan— constituyeron casi el 47% del total del ejercicio de 2009. Mediante medidas de fortalecimiento de la capacidad, asesoría en materia de políticas y asistencia técnica, el BIRF también ayudó a los países a evaluar las fuentes sociales y estructurales de la vulnerabilidad, abordar las deficiencias normativas e institucionales subyacentes y administrar la respuesta a las consecuencias de la crisis mundial.

 

En el ejercicio de 2009, el Reino Unido, Canadá, Italia, Noruega y Rusia, junto con el Banco Mundial y la Fundación Gates, unieron fuerzas para poner en marcha el Compromiso anticipado de mercado (CAM) para vacunas, un nuevo mecanismo basado en el mercado que tiene como objetivo reducir el costo de las drogas que se utilizan para combatir enfermedades mortales ampliamente difundidas en el mundo en desarrollo. La plataforma del CAM se respalda a través del balance del BIRF, con lo que se asegura efectivamente el valor total de los US$1.500 millones otorgados por los donantes que actúan como incentivos del CAM para los fabricantes de vacunas.

 

Los compromisos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), entidad que brinda préstamos sin interés y donaciones a los 79 países más pobres del mundo, ascendieron en el ejercicio de 2009 a la cifra récord de US$14.000 millones, lo que representa un aumento del 25% respecto de los US$11.200 millones del ejercicio de 2008. Este monto comprendía US$11.400 millones en créditos y US$2.600 millones en donaciones destinados a respaldar 177 operaciones. A fin de asistir rápidamente a los países afectados por la crisis, se otorgaron US$990 millones del total de este financiamiento a través del mecanismo de vía rápida de la AIF.

 

En su calidad de principal fuente multilateral de financiamiento para el sector privado del mundo en desarrollo, la Corporación Financiera Internacional (IFC), entidad integrante del Grupo del Banco, desempeñó un papel importante a medida que se profundizaba la crisis. La IFC puso en marcha una serie de iniciativas en respuesta a la crisis, entre las que se incluyen:

·  un Fondo de capitalización dotado de US$3.000 millones destinado a fortalecer a los bancos que resulten importantes para el sistema financiero. Se espera que este fondo logre multiplicarse hasta alcanzar los US$75.000 millones;

·  un Programa de liquidez para el comercio mundial por valor de US$5.000 millones cuyo objetivo consiste en ayudar a revertir la caída en los flujos comerciales y con el cual se respaldará el comercio por un monto de hasta US$50.000 millones, y

·  un Mecanismo de financiamiento de la infraestructura afectada por la crisis, dotado de US$2.400 millones con el que se procura garantizar que los proyectos esenciales para el desarrollo se lleven a cabo.

 

Asimismo, la IFC creó el Fondo para el mejoramiento de las microfinanzas (que cuenta con US$500 millones) a fin de otorgar créditos a microempresas y amplió sus servicios de asesoría destinados a ayudar a los clientes a gestionar los riesgos y hacer frente a los préstamos improductivos.

 

“Ha sido un año extraordinario”, dijo Lars Thunell, vicepresidente ejecutivo y director general de la IFC. “Los efectos de la crisis económica han sido mucho más intensos entre los pobres, pero gracias a la velocidad y las innovaciones de la IFC, hemos podido dirigir nuestra respuesta a donde más se la necesita”.

 

Durante la crisis, la IFC mantuvo su enfoque estratégico en los países y regiones más pobres. En el ejercicio de 2009, el financiamiento de la Corporación destinado al desarrollo del sector privado se redujo hasta colocarse en los US$15.000 millones, mientras que en el ejercicio anterior había alcanzado la cifra récord de US$16.200 millones. El monto del ejercicio de 2009 incluía US$4.500 millones movilizados a través de préstamos sindicados y operaciones de financiamiento estructurado. El número de proyectos de la IFC se incrementó un 18% y llegó a los 440, la mitad de los cuales se llevó a cabo en países que reciben financiamiento de la AIF.

 

A pesar de la complejidad del entorno externo, el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) —la entidad del Grupo del Banco de seguros contra riesgos políticos— emitió garantías por US$1.400 millones. “El ejercicio fiscal pasado representó un desafío para el MIGA debido a la incertidumbre generada por la crisis económica mundial y la reducción de los flujos de inversiones”, indicó Izumi Kobayashi, vicepresidenta ejecutiva del MIGA. “En este contexto, continuamos centrándonos en satisfacer las necesidades de nuestros clientes y lograr un mayor impacto en términos de desarrollo. Asimismo, trabajamos con esfuerzo para colocar adecuadamente al MIGA en el mercado de cara al futuro y la recuperación”.

 

En el ejercicio de 2009, los compromisos del Grupo del Banco Mundial destinados a los países de África al sur del Sahara —la principal prioridad del Banco— ascendieron a US$9.900 millones, lo que equivale a un aumento del 36% en relación con los US$7.300 millones del ejercicio de 2008. Esta cifra se componía de US$7.800 millones de la AIF, o el 56% del total de los compromisos de la Asociación; US$1.700 millones de la IFC; US$50,1 millones en garantías del MIGA para proyectos en la región, y US$362 millones del BIRF.

-





Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/1T5O3V7L20