Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

La nueva política del Banco Mundial sobre acceso a la información entrará en vigor el 1.º de julio

Disponible en: Bahasa (Indonesian), 中文, Français, العربية, English, 日本語
Comunicado de prensa Nº:2010/448/EXC

Persona de contacto:
David Theis
(202) 458-8626

 

CIUDAD DE WASHINGTON, 3 de junio de 2010. El Banco Mundial hizo saber en el día de hoy que va en camino de establecer la primera fase de su nueva política sobre el acceso a la información el 1.º de julio. Se trata de una de las grandes reformas que el Banco ha emprendido para lograr mayor eficacia, eficiencia y responsabilidad.

La nueva política pone al Banco a la vanguardia entre los organismos multilaterales, en materia de transparencia. En virtud de ella, la institución sustituye el enfoque de su actual Política sobre Acceso a la Información, de identificación taxativa de la información a la que el público puede obtener acceso por un sistema de acceso público a toda la información que esté en poder del Banco y no figure en una clara lista de excepciones, como la información personal de los funcionarios y los documentos de las deliberaciones.

La nueva política concede un acceso mucho más amplio a la información sobre proyectos en ejecución, para que el público pueda realizar el seguimiento de un proyecto en el curso del ciclo del mismo.

“Lejos de ser una simple reforma de política, la nueva Política sobre Acceso a la Información es un enorme cambio cultural para la institución en cuanto a nuestra relación con el mundo exterior y a la manera en que vemos y manejamos la información”, dijo Jeff Gutman, vicepresidente de Políticas de Operaciones y Servicios a los Países.

El Banco pondrá a disposición del público un acervo mucho mayor de informaciones sobre decisiones clave adoptadas durante la elaboración y ejecución de los proyectos, para dar a conocer mejor las operaciones que respalda y obtener mejores resultados en términos de desarrollo. La nueva información a la que se dará acceso comprende las decisiones de las reuniones de examen de ideas de proyectos, las misiones de supervisión de proyectos y los exámenes de mitad de período. Los siguientes son ejemplos de los tipos de información a los que se dará acceso después del 1.º de julio:

  • Actas de las reuniones de los comités del Directorio
  • Resúmenes del Presidente sobre las reuniones del Directorio y las del Comité Plenario
  • Resúmenes de deliberaciones
  • Informes anuales de los comités del Directorio
  • Informes sobre estado y resultados de la ejecución (fragmentos)
  • Estados financieros anuales auditados de prestatarios relacionados con proyectos (respecto de los cuales se emitan invitaciones a negociar después del 1.º de julio de 2010)
  • Exámenes de los resultados de las operaciones de la cartera en los países
  • Notas conceptuales y planes de consultas para exámenes de políticas sujetas a consultas externas

“Las experiencias de otras instituciones y países que han adoptado políticas de acceso a la información de esta magnitud demuestran claramente que tenemos ante nosotros un arduo proceso de aprendizaje, pero el Banco tiene la determinación de aplicar el principio en que se basa esta nueva política: ampliar al máximo el acceso a la información para lograr un proceso de desarrollo de mejor calidad”, dijo Peter Stephens, presidente del Grupo de Trabajo de Acceso a la Información y director de Asuntos Externos.

En especial, un gran desafío para el Banco consistirá en realizar el seguimiento de toda la información histórica a la que podrá darse acceso a partir del 1.º de julio y manejar el aumento del volumen de solicitudes previsto hasta que todos los nuevos sistemas estén completamente establecidos y el personal esté capacitado para manejar la política y familiarizado con su funcionamiento práctico. Después del 1.º de julio, el Banco seguirá capacitando a sus funcionarios, completando mejoras en los sistemas, desclasificando documentos históricos elegibles y perfeccionando los procesos de trabajo.

Los preparativos vienen realizándose desde noviembre de 2009 —cuando el Directorio Ejecutivo del Banco aprobó la nueva política— con el fin de establecer los sistemas y procesos necesarios para la ejecución, entre los que se cuentan los siguientes:

  • Actualización, fortalecimiento o creación de nuevos sistemas de tecnología de la información y mayor facilidad de uso de la base de datos y la interfaz de usuarios para quienes buscan información.
  • Diseño y automatización de procesos de trabajo para facilitar un acceso proactivo a la información en el sitio web externo del Banco.
  • Preparación de miles de documentos históricos a los que se dará acceso al público a partir del 1.º de julio de 2010.
  • Elaboración de un programa de capacitación y de recursos de apoyo para la ejecución para más de 10 000 funcionarios.
  • Definición de una estrategia de mejoramiento y reingeniería de la función de información pública y enfoque del suministro de información pública a través de centros de información pública en los países.
  • Alineación del Marco de Traducción del Banco con la nueva política.
  • Revisión de las definiciones sobre clasificación de la información.

 

“Durante nuestros preparativos para el cambio de política hemos venido trabajando con varias organizaciones de la sociedad civil y tratando de conocer su opinión sobre el complejo tema del ‘acceso’ para diferentes grupos de interesados —especialmente los que no se encuentran en las capitales en los países en desarrollo— y sobre las traducciones y la manera en que puedan contribuir a poner a prueba el nuevo sistema e identificar posibles obstáculos imprevistos”, dijo Marwan Muasher, primer vicepresidente de Asuntos Externos.

La nueva política, que se inspira en la Ley de Derecho a la Información de India y en la Ley de Libertad de Información de los Estados Unidos, incluye también una disposición que permitirá ir desclasificando ciertos tipos de información restringida a lo largo del tiempo —transcurridos 5, 10 ó 20 años— en reconocimiento del hecho de que la sensibilidad de la información se reduce a lo largo del tiempo. También introduce el derecho de apelación

“El solicitante puede apelar si cree que el Banco le ha negado de manera impropia o irrazonable el acceso a la información que debió ser de acceso público de acuerdo con la nueva política, o si desea promover un caso de interés público relativo al acceso a la información que la nueva política restrinja”, dijo Anne-Marie Leroy, primer vicepresidenta y consejera jurídica general del Grupo del Banco Mundial.

La nueva Política sobre Acceso a la Información se aplica al BIRF y a la AIF. La IFC y el MIGA tienen sus propias políticas en la materia.

El texto de la política está disponible en www.worldbank.org/wbaccess, y se traducirá a varios idiomas, como el árabe, el chino, el español, el francés, el portugués y el ruso.

Otras reformas internas emprendidas por el Banco Mundial persiguen objetivos cruciales, como mayor eficacia del financiamiento, mayor representación de los países en desarrollo en la institución, ubicación de un mayor número de funcionarios en países en desarrollo para respaldar más firmemente a los clientes en la labor de reducción de la pobreza, y suministro de acceso gratuito y expedito a los vastos repositorios de datos sobre desarrollo que posee el Banco en http://datos.bancomundial.org.

Antecedentes y evolución de la política

El Banco publicó su primera Directriz sobre el acceso a la información en 1985. En 1993 el Directorio Ejecutivo aprobó la primera política de acceso a la información del Banco, que ha evolucionado en los últimos 15 años: en 2001, 2002, 2003 y 2005 el Directorio Ejecutivo y la administración de la institución la han revisado periódicamente y ampliado su alcance.

La nueva Política sobre Acceso a la Información se inspira en consultas externas e internas celebradas en 33 países y a través del sitio web externo del Banco, que se llevaron a cabo entre marzo y junio de 2009. En ella se reflejan las opiniones de los países miembros, las organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas, parlamentarias, medios de comunicación, el sector privado, organismos internacionales, entidades donantes y personal del Banco.

-




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/Y5DHOENOB0