Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Malí: Energía para uso doméstico y acceso universal

Disponible en: English, Français
Malí: Energía para uso doméstico y acceso universal
Mayor acceso a servicios energéticos básicos en Malí
Un poco de luz puede ayudar al desarrollo social y económico

Panorama general

En las áreas rurales de Malí i, solo alrededor del 13% de la población tenía acceso a la electricidad en 2009, lo que dificultaba su posibilidad de desarrollo. La Asociación Internacional de Fomento (AIF) se unió al Gobierno, a comunidades locales y al sector privado para remediarlo y, para mayo de 2010, operadores privados locales realizaron 43.311 conexiones de red que beneficiaron a 650.000 personas. Asimismo, el proyecto conectó a 803 instituciones públicas, incluidas 172 escuelas y 139 centros sanitarios.

Desafío

El objetivo del Proyecto de Energía para Uso Doméstico y Acceso Universal (HEURA, por sus siglas en inglés) era respaldar las actividades del Gobierno de Malí para incrementar el acceso de poblaciones aisladas de ingreso bajo a los servicios energéticos básicos a fin de alcanzar los objetivos de crecimiento económico y reducción de la pobreza. La tasa de acceso a la electricidad rural es baja en Malí. De acuerdo con la Dirección Nacional de Energía, solo alrededor del 13% de la población rural tenía acceso a la electricidad en 2009, por lo tanto, Malí no podía aprovechar por completo su potencial económico de competir en forma justa en los mercados internacionales. La mayoría de las viviendas rurales satisface sus necesidades de iluminación y de pequeñas cantidades de energía con queroseno, baterías secas y baterías de automóvil. Es necesario todo un espectro innovador de mecanismos de prestación de servicios con la participación activa de las comunidades, organizaciones no gubernamentales (ONG) y el sector privado. El avance logrado en los últimos cuatro años a través del proyecto HEURA se debe sostener y ampliar para aumentar la cantidad de conexiones y garantizar que los servicios energéticos tengan un impacto positivo sobre la competitividad de pequeñas y medianas empresas (pymes) y en programas sociales.


Estrategia

El Proyecto de Energía para Uso Doméstico y Acceso Universal siguió un diseño dual. En primer lugar, ayudó a Malí a desarrollar un enfoque de capas múltiples para la energía rural que combina concesiones pequeñas espontáneas de la comunidad con grandes concesiones planificadas por las autoridades. En segundo lugar, generó y fortaleció una gestión de bosques comunitaria a fin de garantizar el suministro de leña combustible sostenible e iniciativas de sustitución entre combustibles con una introducción gradual de estufas mejoradas. El proyecto HEURA respaldó al Gobierno de Malí en la creación de la Agencia de Malí para el Desarrollo de la Energía Doméstica y para la Electrificación Rural (AMADER, por sus siglas en francés), una agencia especializada cuyo personal es totalmente financiado por el Gobierno y que actúa como organismo integral de la energía de uso doméstico y de la electrificación rural en el país. Dicho proyecto ayudó al Gobierno a crear el Fondo de Electrificación Rural que tiene el objetivo de respaldar parcialmente los costos de capital iniciales de subproyectos de electrificación rurales. Una agencia rural en funcionamiento y la disponibilidad de financiamiento del Fondo mencionado permitieron que los operadores privados locales se convirtieran en la fuerza impulsora de este proyecto. Proporcionaron un financiamiento conjunto promedio equivalente del 25% de los subproyectos de electrificación rurales.


Resultados

  • Fomento de la participación del sector privado local. El proyecto financia, aproximadamente, 80 subproyectos administrados por 46 operadores. Al 15 de mayo de 2010, se realizaron, aproximadamente, 43.311 conexiones fuera de la red en viviendas y para iluminación pública para alrededor de 650.000 personas. Asimismo, también se proporcionó acceso a la electricidad fuera de la red a alrededor de 803 instituciones públicas que incluyen 172 escuelas y 139 centros sanitarios. 
  • Poder de toma de decisiones para las mujeres. Las asociaciones de mujeres tienen un importante papel en las comunidades remotas como proveedoras de servicios energéticos. Después de recibir capacitación en contabilidad básica en idiomas locales proporcionada por organizaciones no gubernamentales financiadas a través del proyecto, administran iniciativas de electrificación con plataformas multifuncionales, que son motores diésel del pueblo que combinan la producción de electricidad con otros servicios, como moler, pelar, bombear agua, cargar baterías y hacer funcionar luces y herramientas. Hasta la fecha, se instalaron plataformas multifuncionales en 64 comunidades, lo cual tuvo como resultado 7.200 conexiones.
  • Introducción de nuevas tecnologías de energía renovable en la energía rural combinada de Malí. A lo largo de seis años, se conectaron más de 7.926 viviendas a sistemas solares domésticos y se instalaron sistemas solares fotovoltaicos en más de 500 instituciones de todo el país.
  • Fomento de la gestión de la leña como combustible sostenible y sustitución entre combustibles A fin de contribuir a un suministro sostenible de este combustible, el cual se usa predominantemente para cocinar y como medio de calefacción, el proyecto, junto con la Dirección Nacional de Conservación de la Naturaleza, colocó alrededor de 874.000 hectáreas bajo la administración de la comunidad. Las ONG y los operadores privados locales repartieron alrededor de 748.500 estufas a leña y carbón mejoradas y alrededor de 51.385 estufas a gas licuado del petróleo. Se espera que el creciente uso de estos instrumentos ayude a reducir la contaminación del aire en ambientes cerrados, que es uno de los factores de riesgo ambientales para la salud a los que están expuestos mujeres y niños. La contaminación del aire en ambientes cerrados ocasiona enfermedades respiratorias agudas, conjuntivitis y peso bajo al nacer.


Contribución del Banco

El Proyecto de Energía para Uso Doméstico y Acceso Universal -compuesto por un crédito de la AIF de US$35,7 millones y un fondo fiduciario del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) de US$3,5 millones- se presentó al Directorio en noviembre de 2004. En función de su desempeño satisfactorio, se presentó un crédito adicional de la AIF de US$35 millones al Directorio en septiembre de 2008.


Asociados

En el ejercicio de 2011, se firmará un segundo financiamiento adicional. Es una combinación de fondos fiduciarios que ascienden a un total de, aproximadamente, US$9 millones proporcionados por el Gobierno de Rusia y el Gobierno de los Países Bajos para introducir aun más tecnologías de energía renovable y para fomentar usos productivos de la energía. El exitoso resultado del proyecto atrajo al sector de electrificación rural a otros donantes, como el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) y el Banco Africano de Desarrollo. Malí fue seleccionado como país piloto del “Programa de Ampliación de Energía Renovable en Países de Ingreso Bajo”, que es financiado por varios donantes bilaterales en virtud de los Fondos de Inversión en el Clima, para fomentar opciones que respalden un desarrollo con bajas emisiones de carbono y adaptable a los cambios climáticos.


Próximos pasos

El proyecto está trabajando para abordar tres retos principales: i) introducir tecnologías de costos aun más bajos para reducir las tarifas de la electricidad en áreas rurales, ii) garantizar la sostenibilidad de las iniciativas y iii) asegurar el financiamiento a largo plazo para sostener el interés de los operadores privados locales en el negocio de prestación de servicios energéticos. 


Beneficiarios

La disponibilidad de servicios energéticos modernos en comunidades rurales predeterminadas permite que los niños hagan sus tareas de noche, que las mujeres puedan dar a luz a sus hijos en mejores condiciones y que los habitantes de los pueblos tengan seguridad al trasladarse de noche. Además, están surgiendo diversas actividades que generan ingresos que incluyen, por ejemplo, la producción de hielo, el procesamiento de alimentos, panaderías, sastrerías, telefonía rural y banca comercial. Actualmente, los mercados pueden abrir de noche y las ceremonias sociales se pueden prolongar hasta después de que oscurece. Los mercados organizados de leña para combustible están ayudando a los beneficiarios a obtener ingresos adicionales y previsibles. Es probable que el uso de estufas mejoradas reduzca la contaminación del aire en ambientes cerrados en las viviendas que participan. Esta contaminación se asocia a enfermedades respiratorias agudas, conjuntivitis y peso bajo al nacer.

Kalifa Goïta es el alcalde de Yorosso, un pueblo que se dedica al cultivo de algodón en el sur de Malí, en África occidental. Durante mucho tiempo, los residentes de su municipalidad solo veían la luz del sol durante unas 12 horas al día. Ya no es así. El Proyecto de Energía para Uso Doméstico y Acceso Universal respaldado por el Banco Mundial garantiza que el sol brille día y noche en su vivienda y en su pueblo: “Si no tienes sol, debes buscarlo. Aquí, la luz eléctrica es el sol que estábamos buscando”. Goïta afirma que desde 2004, cuando comenzó la implementación del proyecto, la presencia de la electricidad ya ha estimulado actividades socioeconómicas en su pueblo. “Esperamos atraer más inversiones locales gracias a la disponibilidad de luz eléctrica a fin de luchar con el subempleo de la población que no tenía nada que hacer una vez terminada la cosecha”. La electricidad no solo trajo luz, sino que también significó que las personas se puedan comunicar mejor con dispositivos eléctricos. “Con el teléfono, sabemos lo que sucede en el mundo. Con la electricidad, veremos lo que sucede a través de la televisión”, expresa con alegría Goïta. El Proyecto de Energía para Uso Doméstico y Acceso Universal es un proyecto de AIF/FMAM que, hasta el momento, permitió la construcción de una pequeña planta de energía que alimenta una red de 157 clientes. La planta, que también depende de la energía solar, proporciona electricidad durante 10 horas y provee 42 lámparas de alumbrado público. Cuando se complete, prestará servicios a muchas personas más.


Para mayor información, visite la página web del proyecto.