Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Belarús: Eficiencia energética en edificios públicos

Disponible en: Français, English
Belarús: Eficiencia energética en edificios públicos

Uso eficaz de la energía, mayor autosuficiencia energética y reducción de emisiones al medio ambiente en Belarús


Panorama general

El proyecto ayudó a abordar las prioridades clave para el Gobierno de Belarús: la disminución de la dependencia energética del país y el aumento de la eficiencia en este sector. En 745 edificios de sectores sociales de todas las regiones de Belarús, alumnos, maestros, médicos y pacientes recibieron mejores servicios de calefacción e iluminación. El consumo de calor se redujo en un 50% y el de electricidad un 15%.

multimedia (i)
Galería fotográfica

Desafío

En la década de 1990, el Gobierno de Belarús solicitó ayuda al Banco Mundial para mejorar la eficiencia energética de los edificios públicos. Los fondos eran escasos para los subsectores de salud y educación, mientras la energía se malgastaba en iluminar y calefaccionar instalaciones mal diseñadas y mantenidas. Esos recursos podían haberse destinado a propósitos más directos como libros, medicamentos o equipos. La calefacción inestable y mal equilibrada empeoraba la habitabilidad y funcionalidad de los edificios de los sectores sociales, lo que interfería con las misiones de dichas instalaciones. Además, los niveles y las características de emisión de la iluminación no cumplían con los estándares más rudimentarios y ocasionaban irritación y fatiga visual.

Se necesitaron recursos financieros importantes para la implementación del Programa Nacional de Ahorro de Energía del Gobierno, con el fin de mejorar la eficiencia energética mediante el reemplazo o instalación de nuevos equipos que ahorran energía.


Estrategia

Los temas abordados en el proyecto incluían medidas para mejorar los ámbitos funcionales y sanitarios de las instalaciones del sector social, con el énfasis puesto en particular en la reducción del consumo energético. Mediante este proyecto se acondicionaron las instalaciones del sector social para fomentar un uso más eficaz de los recursos, reducir los costos operativos y de mantenimiento en las escuelas, los centros de salud y demás instalaciones sociales seleccionadas, por ejemplo orfanatos y hogares comunitarios para ancianos y discapacitados. El proyecto cuenta con dos componentes principales: a) medidas de acondicionamiento energético en escuelas y centros médicos y mejoras asociadas respecto de los suministros, entre ellas en el sistema de calefacción y envoltura del edificio, así como la conversión o reemplazo de calderas autónomas individuales, y b) asistencia técnica para respaldar la implementación del proyecto, que incluye auditorías técnicas y financieras, la continuidad de la campaña de concientización pública, la capacitación del personal de la Unidad de Gestión del Proyecto y el financiamiento de estudios y talleres.


Resultados

El proyecto cerró en diciembre de 2010 y los resultados finales fueron:

  • Unos 207.100 estudiantes, maestros, pacientes y personal médico fueron beneficiados con las mejoras en las instalaciones;
  • La eficiencia energética aumentó en unos 745 edificios del sector social y en 300 instalaciones educativas se realizaron mejoras en la iluminación;
  • En total, 42 salas de calderas y 541 subestaciones de intercambio térmico fueron renovadas;
  • Se han encargado ocho sitios de exhibición para mostrar las medidas de eficiencia energética;
  • Las ventanas de 84 edificios del sector social fueron reemplazadas por modelos que ahorran energía;
  • Se aumentó la comodidad en los sectores público y residencial y se mejoraron los indicadores de salud (por ejemplo, se redujo entre un 15% y 20% el esfuerzo visual de los niños durante las clases y se rebajó entre el 20% y el 30% la incidencia de enfermedades y accidentes en determinadas escuelas). Se aumentó la luminosidad desde 200-300 hasta más de 500 lux, lo que permitió a su vez ahorros del 15% en el consumo de electricidad.
  • Se redujo de manera significativa el consumo energético en las instalaciones mejoradas: el ahorro anual total de combustible y recursos energéticos asciende a 243.300 megavatios-hora al año.
  • La reducción de emisiones de CO2 asociada al proyecto es de 40.000 toneladas por año.
  • Se aumentó la participación de los beneficiarios (maestros, estudiantes, padres y personal hospitalario) en los esfuerzos para lograr la eficiencia energética y la utilización de las instalaciones sociales (por ejemplo, la creación del Museo de Eficiencia Energética de Gomel; la participación de todas las escuelas en los Días de Eficiencia Energética, etc.).

Contribución del Banco

En 2001 se aprobó un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) de US$22,6 millones y una donación asociada del Fondo Especial para la Formulación de Políticas y el Perfeccionamiento de los Recursos Humanos (PHRD, por sus siglas en inglés), a los que les siguió un financiamiento adicional de US$15 millones en 2007. La donación financió la conversión de la planta de calderas de Bolovliany a biomasa.

El Estudio sobre aumento de la producción doméstica de recursos energéticos en Belarús, respaldado por el Banco, evaluó los recursos de madera y turba del país, estimó las necesidades de inversión para el suministro de combustible y la producción de energía y proporcionó el análisis costo-beneficio de la viabilidad de proyectos de biomasa a gran escala, entre ellos una estimación del precio de rentabilidad del gas natural.


Asociados

El Banco respalda los programas nacionales de eficiencia energética del Gobierno. El equipo del Banco trabajó estrechamente con el Departamento de Eficiencia Energética del Comité Estatal de Estandarización y su Unidad de Gestión de Proyectos ”RUE Belinvestenergosberezhenie”, así como con el Ministerio de Energía y los Comités Ejecutivos Oblast.


Próximos pasos

En los últimos 15 años, Belarús avanzó significativamente en materia de eficiencia energética. Se adoptaron varios programas nacionales en este ámbito y las inversiones alcanzaron unos US$3.860 millones. Además, se mejoró la autosuficiencia energética como lo indica el aumento de combustibles locales en el equilibrio energético del país.
La implementación exitosa del Proyecto de Acondicionamiento de la Infraestructura Social allanó el camino para las próximas operaciones del Banco Mundial, incluido el proyecto de recuperación posterior a Chernobyl y el Proyecto de Eficiencia Energética y contribuyó al diálogo sobre reformas más amplias en el sector de energía.
El Gobierno manifestó su interés de continuar cooperando con el Banco en el área de la eficiencia energética.


Beneficiarios

  • Viktor Mikhnev, subdirector del Centro Nacional de Hematología y Transfusión en Minsk: “Las calderas automatizadas redujeron el consumo de calor entre el 40% y 50%. Los ahorros de este año solamente gracias a la reducción en el consumo energético fueron del 18%. Nos ayudó a recortar costos, lo cual es esencial para las organizaciones financiadas con presupuesto público. Ahora necesitamos compañías bien establecidas para garantizar el mantenimiento de alta calidad."
  • Gerente de Escuela secundaria n.o 3 de la ciudad de Nesvizh en Minsk Oblast: “Antes, cada vez que las autoridades sanitarias y epidemiológicas nos visitaban, siempre se quejaban: mala iluminación, demasiado oscuro. Pero no podíamos hacer nada. Ahora están contentos con nosotros. Y nosotros estamos contentos. Tenemos luz suficiente en las aulas. Y no hay más reclamos”.

Para mayor información, visite la página web del proyecto.



Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/SRTXW9VCC0