Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Discurso para ser pronunciado

Disponible en: English, 日本語, Français

Alocución inicial del presidente del Grupo del Banco Mundial,

 Robert B. Zoellick,

en la conferencia de prensa de apertura de las Reuniones de la Primavera Boreal

19 de abril de 2012

 

Bienvenidos y gracias a todos por estar aquí.

 

Estas son mis últimas Reuniones de la Primavera Boreal en calidad de presidente del Grupo del Banco Mundial.

 

Por eso, quisiera empezar con unas palabras de agradecimiento:

 

A los ministros que nos han apoyado y han trabajado con nosotros;

 

A nuestro Directorio Ejecutivo, que ha trabajado con denuedo para ayudar a nuestra administración a modernizar esta importante institución multilateral;

 

A la excelente administración superior que he tenido el orgullo de ayudar a consolidar y de dirigir, y

 

Al personal del Grupo del Banco Mundial en la ciudad de Washington y en todo el mundo: sus miembros se destacan por su motivación, su empeño, su deseo de hacer una contribución; son un activo extraordinario y traen con ellos lo mejor de 170 países en la actualidad.

 

Este ha sido un quinquenio muy activo.

 

Supongo que mi mandato al frente del Grupo del Banco Mundial ha tenido tres etapas, a saber:

 

Un cambio profundo de una situación algo problemática;

 

Un avance rápido hacia el apoyo más rápido, más flexible y de gran escala a nuestros países clientes durante las crisis de los alimentos y los combustibles y la crisis financiera, apoyo que tan solo en términos financieros fue de alrededor de un cuarto de un billón de dólares, y

 

El inicio de la modernización del Grupo del Banco Mundial para el futuro.

 

Esa labor en marcha de modernización ocupará gran parte de mi presentación ante el Comité para el Desarrollo en unos días, y de mis deliberaciones con nuestros Gobernadores.

 

Con la primera recapitalización cuantiosa del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento en más de 20 años y dos reposiciones sin precedente de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento por un total de más de US$90 000 millones, me complace dejar un Banco bien dotado de recursos y con una calificación de AAA.

 

Con todo, siempre debemos pensar cómo movilizar recursos en el futuro, por el creciente interés en IFC y el desarrollo del sector privado; por los más pobres, y por la evolución de las necesidades de nuestros clientes de ingreso mediano, países en los que aun viven las tres cuartas partes de quienes subsisten con menos de US$2 al día.

 

Nuestro programa de modernización está impulsado por nuestro centro de atención en los clientes, el escuchar sus prioridades, y no por el antiguo enfoque de arriba abajo.

 

Además, la modernización entraña un centro riguroso de atención en los resultados, la apertura y la rendición de cuentas.

 

Es así que nuestras iniciativas relativas a la información y los datos abiertos, y el libre acceso a los conocimientos tal vez resulten ser el legado más importante del último quinquenio.

 

Estas medidas son fundamentales para democratizar el desarrollo.

 

Además, estas medidas sientan las bases para ampliar la responsabilidad social, luchar contra la corrupción y fomentar una mejor gestión de gobierno.

 

El año pasado propuse que el Banco Mundial y otros agentes reconocieran que las inversiones en la sociedad civil y la buena gestión de gobierno son tan cruciales como las inversiones en carreteras, fábricas y clínicas.

 

Es así que tendré el placer de anunciar, más tarde en el día de hoy, la formación de una nueva Alianza Mundial para una Mayor Responsabilidad Social, que prestará apoyo a las organizaciones de la sociedad civil para desarrollar su labor en materia de responsabilidad social.

 

Ahora bien, en los próximos días, oirán hablar mucho de las repercusiones actuales de la crisis financiera, a saber: cuestiones de estabilidad macroeconómica y políticas fiscales y monetarias.

 

Eso es sin duda importante.

 

Pero no basta.

 

Los países, tanto en desarrollo como desarrollados, deben centrarse en las reformas estructurales que serán las fuerzas motrices del crecimiento futuro. De no ser así, el mundo seguirá encontrando tropiezos.

 

El Grupo del Banco Mundial hará hincapié en ese programa de crecimiento estructural.

 

Las reformas estructurales y la evolución de los modelos de crecimiento se tienen en cuenta en nuestros últimos informes importantes, como China 2030 y Golden Growth Report, que se refiere a Europa.

 

También encontrarán el crecimiento estructural entre nuestras prioridades para las siguientes esferas:

 

Infraestructura, especialmente las asociaciones entre los sectores público y privado;

 

Redes de protección social, para proteger el capital humano en un mundo volátil e incierto;

 

Género, a fin de que los países aprovechen las oportunidades de crecimiento derivadas del empoderamiento de toda su población, e

 

Inclusión financiera, sobre todo en estas reuniones, la primera medición de su clase del acceso a los servicios financieros, que revela que las tres cuartas partes de los 2500 millones de personas que subsisten con menos de US$2 al día están excluidas del acceso a la banca.

 

Cabe atribuir las dos terceras partes del crecimiento mundial en el último quinquenio a los países en desarrollo.

 

Ya no son casos de caridad; son decisivos para la economía mundial.

 

Sin embargo, naturalmente, también encaran enormes desafíos.

 

De modo que el objetivo del Grupo del Banco Mundial es continuar logrando que los dirigentes económicos del mundo se centren en el crecimiento, no solo en la estabilidad; en las redes de protección humana, no solo en las redes de protección financiera, y en la modernización del multilateralismo, a fin de que el total de nuestros 188 accionistas puedan trabajar juntos a favor del interés común a todos ellos.

 

Por último, tuve oportunidad de hablar con Jim Kim después de su selección como mi sucesor.

 

Poco después de las Reuniones de la Primavera Boreal tendremos oportunidad de reunirnos para abordar la transición.

 

Creo que su desempeño será magnífico.

 

Mis deseos de éxito para él y todos los demás asociados con el Grupo del Banco Mundial.

 

Tendré mucho placer en contestar las preguntas que quieran hacerme.

 

 




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/Q44ZBA29Q0