Centro de información en línea para la prensa

Centro de información en línea para la prensa (i)
Noticias bajo embargo y otros materiales sólo para periodistas acreditados.
Ingreso/ Registro

Banco Mundial insta a países en desarrollo a fortalecer su situación económica para capear crisis mundial

Disponible en: Français, 日本語, العربية, Português, русский, 中文, English
Comunicado de prensa Nº:2012/500/DEC

Ciudad de Washington, 12 de junio de 2012. Los países en desarrollo deben prepararse para un largo período de inestabilidad económica y volver a prestar atención a estrategias de desarrollo de mediano plazo, mientras se preparan para tiempos difíciles, advierte el Banco Mundial en la última edición del informe Perspectivas económicas mundiales (GEP, por sus siglas en inglés) de junio de 2012.

El resurgimiento de las tensiones en los países europeos de ingreso alto mermó los logros alcanzados durante los primeros cuatro meses de este año, cuando hubo un repunte de la actividad económica en general, además de menor aversión al riesgo de parte de los inversionistas. Desde el 1 de mayo, el nerviosismo de los mercados se propagó por el mundo entero. Las bolsas de los países en desarrollo y de ingreso alto han perdido alrededor del 7%, llevándose consigo dos tercios de lo ganado durante los cuatro meses previos. La mayoría de los precios de los productos básicos industriales se redujo, con caídas de 19%y 14% en el crudo y el cobre, respectivamente, mientras las monedas de los países en desarrollo han perdido valor frente al dólar estadounidense a causa de la huída del capital internacional hacia activos más seguros, como los bonos soberanos de Alemania y Estados Unidos.

Hasta ahora, las condiciones en la mayoría de los países en desarrollo no se han deteriorado tanto como en el último trimestre de 2011. Fuera de Europa y Asia central y Oriente Medio y Norte de África, las tasas de las permutas de coberturas por impago (CDS, por sus siglas en inglés), un indicador que refleja la confianza de los mercados, se mantienen a un nivel más bajo que en el otoño boreal de 2011.

“Los mercados de capitales y el ánimo de los inversionistas seguirán volátiles a mediano plazo, lo que dificulta la formulación de políticas económicas. En este contexto, los países en desarrollo deben enfocarse en reformas que favorezcan la productividad y la inversión en infraestructura en lugar de solo reaccionar a las fluctuaciones diarias en el entorno internacional”, señaló Hans Timmer, Director de Perspectivas económicas mundiales, del Banco Mundial.

El aumento de la incertidumbre se sumará a los coletazos de las actuales medidas de recorte presupuestario, la reducción del endeudamiento de la banca privada y las restricciones de las capacidades de los países en desarrollo. Como resultado, el Banco Mundial prevé que el crecimiento de estos países se ralentizará a un débil 5,3% en 2012, antes de repuntar a 5,9% en 2013, para alcanzar 6% en 2014. El crecimiento de los países de ingreso alto también será endeble, de 1,4%, 1,9% y 2,3% en 2012, 2013 y 2014, respectivamente, excepto en la zona del euro, donde el PIB se contraerá en 0,3% en 2012. En general, se espera que el PIB mundial aumente en 2,5%, 3% y 3,3%(1) durante ese mismo período.

Este escenario base parece ser el resultado más probable. Sin embargo, si la situación en Europa se deteriorara abruptamente, todas las regiones en desarrollo se verán afectadas. Los países en desarrollo de Europa y Asia central son especialmente vulnerables debido a que mantienen estrechos vínculos comerciales y financieros con la zona del euro. No obstante, los países más pobres también sentirán los efectos de la debacle, especialmente aquellos que dependen en gran medida de las remesas, el turismo y las exportaciones de productos básicos o que tienen un alto nivel de endeudamiento a corto plazo.

“En lo posible, los países en desarrollo deben actuar para reducir sus vulnerabilidades, por medio de reducir su deuda a corto plazo, disminuir el déficit fiscal y recuperar una política monetaria más neutral. De esta manera, tendrán más espacio para ajustar su política en caso de que las condiciones mundiales empeoren bruscamente”, agregó Andrew Burns, Gerente de Global Macroeconomics y autor principal del informe.

 

El informe completo y sus respectivas bases de datos están disponibles en www.worldbank.org/globaloutlook.

 

Datos destacados por región

Las proyecciones de crecimiento de cada país están disponibles en el informe en:

 www.worldbank.org/globaloutlook.

 

El crecimiento de la región de Asia oriental y el Pacífico se está moderando, con una caída del crecimiento del PIB de 9,7% en 2010 a 8,3% en 2011. Se espera que el reciente deterioro en las condiciones financieras internacionales se sume a las tensiones ya existentes, a saber, el debilitamiento relativo de la demanda de países de ingreso alto y una fase de ralentización en China, con lo que se prevé que el crecimiento regional se quedará en 7,6% en 2012, antes de que la recuperación mundial reactive las exportaciones y el crecimiento de la región con 8,1% en 2013 y 7,9% en 2014. Las proyecciones apuntan además a la aceleración del crecimiento del PIB chino desde 8,2% en 2012 hasta 8,4% en 2014.

A pesar de la crisis económica que afecta a la zona del euro desde el otoño boreal de 2011, los países en desarrollo de Europa y Asia central se anotaron otro año de sólido crecimiento en 2011, del orden de 5,6%, impulsado principalmente por la demanda interna y las buenas cosechas en Rusia, Rumania y Turquía. Sin embargo, los embates del clima a comienzos de 2012, la falta de capacidad en algunos países, la reducción del endeudamiento de los bancos europeos y el agravamiento de la crisis en los países europeos de ingreso alto hacen prever un retraso en el crecimiento del PIB regional hasta llegar al 3,3% este año, antes de iniciar una modesta recuperación de 4,1% y 4,4% en 2013 y 2014.

Por su parte, la aguda desaceleración de las principales economías de América Latina y el Caribe frenó el crecimiento a 4,3% en 2011, después de alcanzar 6,1% en 2010. En Brasil, el crecimiento del PIB cayó abruptamente de 7,5% en 2010 a 2,7% en 2011, debido al menor aumento de la demanda interna, las inversiones y el consumo privado. El panorama a corto plazo se ve ensombrecido por el débil contexto externo y limitaciones en la capacidad de algunas economías. Se espera que el PIB regional se desacelere a 3,5% en 2012, antes de repuntar a 4,1% y 4% en 2013 y 2014, respectivamente. Asimismo, se prevé que el crecimiento de Brasil se mantendrá por debajo de su potencial en 2012, en 2,9%, antes de recuperarse hasta 4,2% en 2013 y 3,9% en 2014.

La volatilidad, la incertidumbre y los cambios políticos siguen afectando a la región de Oriente Medio y Norte de África. El PIB agregado creció en 1% en 2011, lo que supuso una baja desde el 3,8% alcanzado en 2010. Se espera que el crecimiento regional se mantenga débil en torno al 0,6% en 2012, principalmente debido al efecto de las sanciones en el crecimiento de Irán y a la caída sostenida del PIB en Siria y Yemen. A medida que estos factores van perdiendo preponderancia, el crecimiento de la región debería aumentar de 2,2% en 2012 hasta 4,6% en 2014. También se espera un notable repunte en el crecimiento de Jordania y el Líbano, mientras que el precio del petróleo, cuyo promedio se proyecta alrededor de US$107 el barril en 2012, beneficiará a los países exportadores de la región.

El crecimiento de Asia meridional se ralentizó a 7,1% en 2011, después de alcanzar 8,6% en 2010. Ello se debe a que las turbulencias de la zona del euro provocaron la abrupta desaceleración de las exportaciones y un revés en las inversiones de cartera. El crecimiento de India fue particularmente lento debido a la política monetaria, el estancamiento de las reformas, la escasez de energía eléctrica que, combinados con las presiones fiscales e inflacionarias, se tradujeron en una menor actividad inversionista. La incertidumbre regulatoria, los déficits fiscales, la fuerte inflación y las brechas en infraestructura continuarán frenando la actividad inversora y se espera que limiten el crecimiento regional a una cifra relativamente modesta de 6,4% en 2012 y, 6,5% en 2013 y 6,7% en 2014. El crecimiento de India (medido según el costo de los factores) aumentará a 6,9%, 7,2% y 7,4 en los ejercicios de 2012-13, 2013-14 y 2014-15, respectivamente.

Por último, el crecimiento regional en África al sur del Sahara se mantuvo firme en 2011, en 4,7%. Excluyendo a Sudáfrica, el crecimiento en la región fue sólido, de 5,6%, lo que la convierte en una de las de más rápido crecimiento en el mundo en desarrollo. El alza del precio de los productos básicos y mayor estabilidad política y macroeconómica en los últimos años han favorecido el aumento del flujo de inversiones privadas, con promisorias perspectivas a mediano plazo. A medida que se fortalece la demanda mundial y la demanda doméstica se mantiene sólida, se espera que el crecimiento regional se vigorice a 5] en 2012, 5,3% en 2013 y 5,2% en 2014.

 

Contactos para los medios de comunicación:

En la ciudad de Washington

Merrell Tuck-Primdahl, +1 (202) 473-9516, +1 (202) 476-9897, mtuckprimdahl@worldbank.org 

Indira Chand, +1 (202) 458-0434, +1 (703) 376-7491, ichand@worldbank.org

En Londres: Derek Warren, + 44 (20) 7592-8402, dwarren1@worldbank.org 

Para difusión por radio y televisión: Natalia Cieslik, +1 (202) 458-9369, ncieslik@worldbank.org

 


(1) Ponderada por la paridad del poder adquisitivo, la proyección se estima en 3,3% y 3,9% y 4,2% en 2012, 2013 y 2014, respectivamente.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/LXWH89GZ10