Cómo medimos resultados

Disponible en: العربية, Français, English
Midiendo Resultados

El enfoque en los resultados es un aspecto central del método que el Grupo del Banco Mundial aplica en la ejecución de programas y en la asesoría en materia de políticas que entrega a sus países asociados, tanto de ingreso bajo como mediano. A través de asistencia financiera y conocimientos técnicos, la institución ayuda a personas de todo el mundo a construir un futuro mejor para sí mismos, su familia y su país.

¿Qué es un resultado de desarrollo? El Grupo del Banco Mundial y sus países asociados están documentando los productos y efectos directos que logran sus actividades de desarrollo con el fin de comprender mejor el impacto más general de éstas en los resultados. En otras palabras, se trata, por ejemplo, de contar la cantidad de hospitales o centros de salud rural construidos y las repercusiones concretas que estos servicios han tenido en la vida de los usuarios. ¿Mejoró el acceso a la atención médica? ¿Cuántos niños fueron vacunados contra enfermedades infecciosas? ¿Cuál fue el impacto en la mortalidad de los menores de cinco años? ¿Mejoró la asistencia escolar gracias al aumento en el acceso?

Un marco dinámico para captar resultados
Los marcos de resultados forman parte de las operaciones de desarrollo apoyadas por el Banco desde hace mucho tiempo y se mejoran constantemente para perfeccionar la recopilación de datos y analizar qué funcionó, qué no y por qué. La institución continúa afinando sus sistemas para recoger y procesar información. Por ejemplo:

  • Todas las estrategias de asistencia a los países incluyen ahora evaluaciones cuantificables, lo cual permite a gobiernos, donantes e interesados mejorar la efectividad de su colaboración a la hora de identificar y conseguir los objetivos compartidos del desarrollo.
  • Todas las estrategias sectoriales del Banco incluyen ahora indicadores de resultados cuantificables.
  • Los proyectos de la institución cuentan con marcos de supervisión y resultados que sirven como herramientas para orientar su ejecución, corregir problemas a medio camino si fuera necesario, medir impactos y seleccionar las lecciones aprendidas.
  • La Asociación Internacional de Fomento (AIF) utiliza este sistema de medición para identificar y hacer un seguimiento de los resultados de desarrollo en países que reciben apoyo en políticas y operaciones y para evaluar el desempeño de la organización en el proceso.

Varias iniciativas en marcha
Se están llevando a cabo múltiples medidas destinadas a fortalecer la capacidad de supervisión y medición cuantitativa y cualitativa de los resultados del apoyo que brinda la AIF y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

  • Indicadores sectoriales básicos:Desde julio de 2009, el Banco ha reforzado la manera en que mide los resultados al incorporar un conjunto de datos estandarizados de proyectos apoyados por la AIF en siete sectores: educación; salud; vialidad; suministro de agua; micro, pequeña y mediana empresa; desarrollo urbano, y tecnologías de la información y las comunicaciones. Actualmente se estudian los indicadores básicos de otros sectores y temas y se está ampliando el alcance del ejercicio para incorporar también la cartera del BIRF. Esta nueva información global complementa los datos ya disponibles que aportan detalles sobre los resultados de proyectos, países y sectores. Para facilitar la recopilación de esta información básica, el Banco actualizó sus sistemas para que los equipos pudieran agregar indicadores sectoriales clave a los marcos de resultados de cada proyecto.
  • La AIF y el Banco Mundial en acción: Los datos cuantitativos, ahora reforzados por los indicadores sectoriales clave, se complementan con descripciones cualitativas del país, sector, tema y proyecto. Estos análisis describen de qué manera ambas organizaciones apoyan programas nacionales de desarrollo que logran marcar una diferencia, ya sea al impulsar el buen gobierno para reducir la pobreza en Bangladesh, aumentar la competitividad agrícola en Burkina Faso, dotar al sistema judicial de Etiopía de capacidades para impartir justicia o llevar agua potable a las comunidades de Rwanda.

  • Sistema de medición de resultados: La AIF -el fondo del Banco Mundial para los países más pobres del mundo- hace un seguimiento de los resultados agregados. Su sistema de medición de los resultados (RMS, por sus siglas en inglés) apunta a fortalecer el foco de las actividades de la Asociación en los resultados del desarrollo y a mantener a los donantes informados de su efectividad. Este sistema mide los resultados en dos niveles: i) resultados nacionales agregados, que incluyen datos de crecimiento y reducción de la pobreza, buen gobierno y clima para la inversión, infraestructura para el desarrollo y desarrollo humano; y ii) efectividad de la AIF como organización.

  • Informes finales de ejecución: Cuando un proyecto se finaliza y se cierra al terminar el período de desembolso del préstamo (proceso que puede tardar hasta 10 años), el Banco Mundial y el Gobierno prestatario documentan los resultados conseguidos, los problemas, las lecciones aprendidas y los conocimientos obtenidos con el proyecto. Un equipo de operaciones del Banco sistematiza esta información en un informe final de resultados y ejecución, usando las contribuciones hechas por el organismo ejecutor del Gobierno, los cofinancistas y otros asociados o interesados. Este documento se somete a un análisis independiente por parte del Grupo de Evaluación Independiente (IEG, por sus siglas en inglés) y se envía al Directorio Ejecutivo de la institución para fines de información. El objetivo de este proceso es que los conocimientos obtenidos durante la medición sean útiles para proyectos similares en el futuro.

Para garantizar beneficios duraderos, el Grupo del Banco Mundial ayuda a sus países asociados a desarrollar capacidades a fin de compilar su propia información estadística y crear sus propios sistemas de aprendizaje, de manera que puedan diseñar y ejecutar programas eficaces. En este marco, se ofrece financiamiento y capacitación, por ejemplo, a través del nuevo Servicio de Estadísticas para los Resultados apoyado por los donantes, que apunta a mejorar tanto los sistemas como las capacidades de supervisión y evaluación de los gobiernos. Este apoyo no se limita sólo a organismos ejecutantes de proyectos financiados por la institución sino que incluye también a oficinas responsables de la planificación y el presupuesto nacional. Gracias a herramientas de autoevaluación, como el Análisis de la capacidad para gestionar resultados, el Banco ayuda a los países a decidir cómo fortalecer sus capacidades de medición y supervisión de los resultados y utilizar esos datos para verificar la efectividad de un programa. Algunas medidas nuevas e importantes –entre ellas el sistema de supervisión y desempeño de los resultados y de la cartera de países– están fortaleciendo la capacidad de controlar y medir la envergadura y calidad de los beneficios que emanan del apoyo del Grupo del Banco Mundial. Al mismo tiempo, estas medidas sustentan los logros al generar capacidades en los países asociados por medio de las autoevaluaciones de la gestión de los resultados de desarrollo.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/WQ0N1CJ2K0