Préstamos para inversión y préstamos para políticas de desarrollo

El Banco ofrece dos tipos básicos de instrumentos de financiamiento: los préstamos para proyectos de inversión y los préstamos para políticas de desarrollo. (Veáse: El financiamiento para fines de ajuste fue sustituido por el financiamiento en apoyo de la política de desarrollo) Los préstamos para proyectos de inversión son a largo plazo (de cinco a 10 años) y permiten financiar la adquisición de bienes y la contratación de obras y servicios para proyectos de desarrollo económico y social en una amplia variedad de sectores. Los préstamos para políticas de desarrollo son a corto plazo (de uno a tres años) y proporcionan financiamiento externo de rápido desembolso para respaldar reformas institucionales y de políticas.

Nota: La información que aparece en esta página y otras conexas ha sido extraída del    folleto sobre instrumentos financieros preparado por la Vicepresidencia de Políticas y Estrategia de Operaciones del Banco Mundial.


 

     Financiamiento para proyectos de inversión

 

Los préstamos para proyectos de inversión proporcionan financiamiento para una amplia gama de actividades destinadas a crear la infraestructura física y social necesaria para aliviar la pobreza y promover el desarrollo sostenible. En los últimos 20 años, el financiamiento para proyectos de inversión ha representado, en promedio, entre el 75% y el 80% del financiamiento total concedido por el Banco.

 

Este tipo de financiamiento ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Inicialmente se concentró en componentes físicos, servicios de ingeniería y proyectos de "ladrillo y cemento", pero ahora está más relacionado con el fortalecimiento institucional, el desarrollo social y la infraestructura de políticas públicas necesarias para facilitar la actividad privada. Los proyectos son variados y entre sus objetivos se cuentan la reducción de la pobreza urbana (por ejemplo, con la participación de contratistas privados en la construcción de viviendas); el desarrollo rural (formalización de la tenencia de tierras para aumentar la seguridad de los pequeños agricultores); el abastecimiento de agua y el saneamiento (aumento de la eficiencia de las empresas de suministro de agua); la gestión de los recursos naturales (capacitación en silvicultura y agricultura sostenibles); la reconstrucción de posguerra (reintegración de los soldados en las comunidades); la educación (promoción de la educación de las niñas), y la salud (establecimiento de dispensarios rurales y capacitación de trabajadores de la salud).

 

Requisitos. Pueden solicitar préstamos para fines de inversión los prestatarios del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) que no tengan pagos en mora con el Grupo del Banco.

 

Desembolsos. Los fondos se desembolsan contra gastos específicos en moneda nacional o extranjera relacionados con el proyecto de inversión, con inclusión de equipo, materiales, obras civiles, servicios técnicos y de consultoría, estudios y costos recurrentes adicionales identificados con anterioridad. La adquisición de estos bienes y la contratación de estas obras y servicios representan un aspecto importante de la ejecución del proyecto. Para garantizar resultados satisfactorios, en el convenio de préstamo se pueden incluir condiciones de desembolso para determinados componentes del proyecto.

 

Instrumentos. La gran mayoría de los préstamos para proyectos de inversión son préstamos para inversiones específicas o préstamos para inversión y mantenimiento sectoriales. Recientemente se han introducido los préstamos adaptables para programas y los préstamos para el aprendizaje y la innovación, a fin de permitir una mayor innovación y flexibilidad. Existen otros instrumentos adaptados a las necesidades específicas de los prestatarios, como los préstamos para asistencia técnica, los préstamos a intermediarios financieros y los préstamos de emergencia para recuperación.

      Financiamiento para políticas de desarrollo

Los préstamos para políticas de desarrollo proporcionan asistencia de rápido desembolso a países que requieren financiamiento externo, con el propósito de apoyar la introducción de reformas estructurales en un sector en particular o en la economía en su conjunto. Estos préstamos respaldan las reformas institucionales y de políticas que se necesitan a fin de crear condiciones propicias para un crecimiento duradero y con equidad. En los últimos 20 años, los préstamos para políticas de desarrollo —conocidos previamente como préstamos para ajuste— han representado, en promedio, entre el 20% y el 25% del total de financiamiento concedido por el Banco.

 

Inicialmente, los préstamos para políticas de desarrollo estaban diseñados para proporcionar apoyo a reformas de la política macroeconómica, inclusive reformas de las políticas comerciales y agrícolas. Con el tiempo, han evolucionado hasta concentrarse más en las reformas estructurales, del sector financiero y de las políticas sociales, y en el mejoramiento de la administración de los recursos públicos. Por lo general, ahora las operaciones para políticas de desarrollo procuran promover estructuras de mercado competitivas (por ejemplo, reformas jurídicas y normativas), corregir distorsiones en las estructuras de incentivos (reformas tributarias y del comercio), establecer sistemas apropiados de seguimiento y salvaguardia (reformas del sector financiero), crear condiciones propicias para la inversión privada (reforma judicial, adopción de un código de inversiones moderno), fomentar las actividades del sector privado (privatizaciones y asociaciones entre el sector público y el privado), promover una buena gestión de gobierno (reforma de la administración pública) y atenuar los efectos perjudiciales inmediatos de la política de desarrollo (establecimiento de fondos de protección social).

 

Requisitos. Pueden solicitar préstamos para fines de ajuste los prestatarios del BIRF y la AIF que no tengan pagos en mora con el Grupo del Banco. A fin de obtener un préstamo para políticas de desarrollo también se requieren un acuerdo sobre medidas de reforma institucional y de políticas susceptibles de fiscalización y una gestión macroeconómica satisfactoria. La coordinación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es fundamental en la preparación de un préstamo para políticas de desarrollo.

Desembolsos. Los fondos se desembolsan en una o más etapas (tramos) y se depositan en una cuenta especial. Los tramos se liberan una vez que el prestatario ha cumplido con las condiciones estipuladas para dicha liberación, tales como la promulgación de leyes de reforma, el logro de un determinado indicador de desempeño u otras muestras de avances hacia el establecimiento de un marco macroeconómico satisfactorio. Los fondos se pueden desembolsar a cuenta de una lista positiva de importaciones específicas necesarias para la operación o con sujeción a una lista negativa de gastos no permitidos (por ejemplo, artículos militares y artículos de lujo). Desde 1996 normalmente se ha utilizado la lista negativa.

Instrumentos. La nueva política OP/BP 8.60 se aplica uniformemente a todos los préstamos para políticas de desarrollo, que reemplazan a los diversos tipos de financiamiento concedidos anteriormente (por ejemplo, los préstamo para importaciones con fines de rehabilitación, los préstamos para ajuste estructural, los préstamos para fines de ajuste sectorial, los préstamos para ajuste a nivel subnacional, los préstamos programáticos para ajuste estructural). Las operaciones para políticas de desarrollo en países que preparan documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) podrán mantener su designación anterior —créditos de apoyo a la lucha contra la pobreza—, por ser ésta una “marca” ampliamente reconocida.

Enlaces con temas conexos

 

Las preguntas y los comentarios acerca de los instrumentos de financiamiento del Banco Mundial pueden dirigirse a: feedback@worldbank.org




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/S3CDZ5CZ00