Búsqueda avanzada: categorías medioambientales

El siguiente es un extracto de la Política operacional 4.01, Evaluación ambiental del Banco Mundial, una de las 10 políticas de salvaguardia del Banco. Para mayor información sobre la evaluación ambiental y el Banco, visite el sitio   Evaluación ambientali . Para mayor información sobre las políticas del Banco, haga clic aquí.

_______________________________________________________________

El Banco se encarga de realizar estudios ambientales preliminares respecto de cada proyecto propuesto, para determinar el alcance y el tipo de Evaluación ambiental (EA) que sean adecuados. El Banco clasifica el proyecto propuesto en una de cuatro categorías, según el tipo, ubicación, sensibilidad y escala del proyecto, así como la naturaleza y magnitud de sus posibles impactos ambientales

Categoría A:
Un proyecto propuesto se clasifica en la categoría A si es probable que tenga importantes impactos ambientales negativos que sean de índole delicada, diversa o sin precedentes. Estas repercusiones pueden afectar una zona más amplia que la de los emplazamientos o instalaciones en los que se realicen obras físicas. En la EA para un proyecto de la categoría A se examinan los posibles impactos ambientales negativos y positivos, se comparan con aquellos producidos por las alternativas factibles (incluida la situación "sin proyecto") y se recomiendan las medidas necesarias para prevenir, reducir al mínimo, mitigar o compensar las repercusiones adversas y mejorar el desempeño desde el punto de vista ambiental. En un proyecto de la categoría A, el prestatario es responsable de elaborar un informe, normalmente una Evaluación de Impacto Ambiental (o una EA regional o sectorial suficientemente detallada).

Categoría B: Un proyecto propuesto se clasifica en la categoría B si sus posibles repercusiones ambientales en las poblaciones humanas o en zonas de importancia ecológica, entre las que se incluyen humedales, bosques, pastizales y otros hábitat naturales, son menos adversas que aquellas de los proyectos de la categoría A. Estos impactos son específicos en función del lugar; prácticamente ninguno es irreversible, y en la mayoría de los casos, pueden adoptarse medidas de mitigación con mayor facilidad que en los proyectos de la categoría A. El alcance de la EA para un proyecto de la categoría B puede variar de un proyecto a otro, pero es más limitado que el de una EA de la categoría A. Al igual que en la EA de un proyecto de la categoría A, se examinan los posibles impactos ambientales negativos y positivos, y se recomiendan las medidas necesarias para prevenir, reducir al mínimo, mitigar o compensar las repercusiones adversas y mejorar el desempeño desde el punto de vista ambiental. Las conclusiones y resultados de la EA de un proyecto de la categoría B se describen en la documentación del proyecto (Documento de evaluación inicial del proyecto y Documento de información sobre el proyecto).

Categoría C:
Un proyecto propuesto se clasifica en la categoría C si es probable que tenga impactos ambientales adversos mínimos o nulos. Más allá del estudio ambiental preliminar, un proyecto de la categoría C no requiere ninguna medida ulterior en materia de EA.

Categoría D: esta categoría especial de proyectos ambientales se incluyó en la Directriz operacional original sobre evaluación ambiental que se emitió en 1989.  Esta categoría se eliminó en la revisión de 1991 de la Directriz operacional y ya no se usa. Originalmente, servía para clasificar aquellos proyectos medioambientales en los que no se exigía una evaluación ambiental separada debido a que el foco de atención principal de formulación del proyecto era el medio ambiente.

Categoría IF: un proyecto propuesto se clasifica en la categoría IF si implica inversión de fondos del Banco a través de un intermediario financiero, en subproyectos que puedan tener repercusiones ambientales adversas.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/SY4XC6Z8E0