YouThink! reseña temática - Empleo

Disponible en: English, Français
Empleo
El empleo es cualquier trabajo, tarea o deber que una persona realiza habitualmente para ganarse la vida.
© Ryan Rayburn | El Banco Mundial

¿Qué es?

El trabajo es lo más importante para el crecimiento de un país y para la seguridad y subsistencia de las personas. Es imposible crecer económicamente sin empleos y oportunidades.

Un estudio realizado por el Banco Mundial sobre las perspectivas de los pobres, titulado Voces de los pobres (i), indica que en todo el mundo, la mayoría de la gente cree que solo con un trabajo digno podrá salir de la pobreza. Otros estudios lo confirman: la mayor parte de quienes logran salir de la pobreza lo hacen luego de iniciar su propio negocio o encontrar un trabajo, como señala el informe Doing Business 2006. (i)

La mayoría de las personas encuentra empleo en el sector privado, que en casi todos los países proporciona más del 90% de los puestos de trabajo. Las empresas privadas ayudan a mejorar la producción e impulsan el crecimiento de los países. Sin embargo, muchas naciones no cuentan con leyes y regulaciones (buenos sistemas jurídicos, políticas tributarias justas) que fomenten el crecimiento de este sector y le permitan competir a nivel global.

Los sistemas reglamentarios complejos y costosos impulsan a muchos a instalar sus empresas en la economía informal. Esto quiere decir que no pagan impuestos, pero tampoco tienen acceso a créditos ni a mejores servicios básicos para expandir su negocio. También significa que no pagan prestaciones de seguridad social (salud y pensión) a sus empleados.

En muchos países en desarrollo, más de la mitad de la población trabaja en la actualidad en la economía informal. Se trata en su mayoría de mujeres y jóvenes sin experiencia laboral.

¿Por qué debería importarme?

Mil millones de jóvenes estarán en edad de trabajar durante el próximo decenio, pero muchos no se integrarán a la fuerza laboral.

  • Las mujeres y hombres jóvenes tienen, en promedio, más del triple de probabilidades de no tener trabajo que las generaciones de más edad.
  • La mayoría de los jóvenes que trabajan tiende a hacerlo en empleos vulnerables, con frecuencia sin recibir prestaciones de salud ni seguridad social.
  • El desempleo entre los jóvenes es incluso más generalizado cuando se trata de discapacitados, mujeres y grupos étnicos minoritarios.

La generalidad de los empleos disponibles para los jóvenes está disponible en régimen de jornada parcial. Además estos trabajos son mal pagados e inseguros, con pocas prestaciones sociales o perspectivas de ascenso y, a menudo, ni siquiera aportan un salario suficiente para satisfacer las necesidades básicas.

Cuando los jóvenes no encuentran empleos dignos, productivos y seguros, pueden surgir otro tipo de problemas sociales:

  • Más pobreza entre la juventud.
  • Postergación del matrimonio y la formación de una familia propia.
  • Sensación de marginalización, exclusión y frustración que puede derivar en conductas que imponen cargas a la sociedad.
  • Cuando los jóvenes, y en especial los hombres, sienten que no tienen posibilidades de encontrar empleo, es más probable que abandonen los estudios.

¿Qué está haciendo la comunidad internacional al respecto?

Durante la Cumbre del Milenio de la ONU celebrada el año 2000, (i) los líderes del mundo resolvieron "elaborar y aplicar estrategias que proporcionen a los jóvenes de todo el mundo verdaderas oportunidades de encontrar un trabajo digno y productivo". El empleo para la juventud es importante para la reducción de la pobreza. Por este motivo, se creó la Red de empleos para los jóvenes, (i) una alianza mundial para apoyar a los países en la formulación de planes de acción nacionales sobre el trabajo juvenil.

Algunos organismos internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se esfuerzan por promover oportunidades para ayudar a hombres y mujeres, incluidos los jóvenes, a conseguir un trabajo digno y productivo.

Otras entidades, como el Banco Mundial, trabajan para estimular la creación de empresas privadas y de buenos sistemas de gobierno. Esto ayuda a los países a crecer y genera oportunidades de empleo para todos.

Por otra parte, los bancos internacionales de desarrollo, entre ellos el Banco Mundial, y las organizaciones no gubernamentales proporcionan microfinanciamiento a los pobres. Se trata de un esquema de pequeños préstamos destinados a personas de escasos recursos que quieren iniciar o ampliar microempresas y no consiguen fondos. De este modo, pueden acceder a sistemas de ahorro y crédito y otros servicios financieros.

El microfinanciamiento estimula el trabajo por cuenta propia y entrega a la gente joven las habilidades empresariales para obtener medios de sustento y mejorar considerablemente sus perspectivas de vida.

¿Qué puedo hacer yo?

  • Aprende más acerca de las leyes y regulaciones de tu país. Investiga si son justas, transparentes y amigables con los emprendedores; si no es así, involúcrate para ayudar a mejorarlas.
  • Acude a la Cámara de Comercio nacional para aprender más sobre el sector privado de tu país, así como sobre las oportunidades y dificultades que enfrentan las empresas.
  • Piensa en qué se requiere para ser un empresario y encuentra otras formas creativas de iniciar un negocio.
  • Comunícate con la Red de empleo para los jóvenes (i) para ver si tu país tiene algún plan de acción nacional al respecto.
  • Visita el sitio de la Cumbre de Empleo Juvenil (YES), una organización internacional a favor de los jóvenes que busca empoderar a la juventud para generar medios de sustento sostenibles.

Para más información, visita el sitio:
Empleo en la economía mundial