YouThink! reseña temática - Género

Disponible en: Français, English
Género
Identidad sexual, especialmente en relación con la sociedad o la cultura; la condición de ser hombre o mujer.
© Ryan Rayburn | The World Bank

¿Qué es?

El género se refiere a la construcción cultural de roles, conductas y expectativas aprendidas y asociadas con el hombre y la mujer. Cuando hablamos de género, la gente suele referirse a la desigualdad de género: el hecho de que mujeres y niñas tengan menos oportunidades en la vida solo por ser mujeres. Sin embargo, el término también se refiere a hombres y niños, que del mismo modo se definen según los derechos y roles que se les han “asignado”. Considerar y otorgar derechos igualitarios a mujeres y niñas no debe implicar que estos les sean arrebatados a los hombres.

Si bien es cierto que las mujeres han dado pasos gigantescos en todo el mundo para probar que son tan capaces e inteligentes como los hombres, en muchos países todavía no son tratadas como iguales. A menudo, niñas y mujeres no gozan de los mismos derechos, oportunidades, responsabilidades y alternativas en la vida que, por el contrario, se consideran un derecho natural de niños y hombres.

¿Por qué debería importarme?

Las mujeres son la mitad de la población mundial. El doble estándar que se aplica a ellas y a las niñas afecta a toda la sociedad y tiene un impacto negativo sobre el desarrollo económico. Las sociedades en las que las mujeres gozan de igualdad de derechos son más ricas. Se trata de países que prosperan más, crecen con mayor rapidez y tienen mejores sistemas de gobierno, lo que, a su vez, es importante para el crecimiento y el desarrollo.

Por el contrario, la desigualdad entre hombres y mujeres tiende a ser mayor entre los pobres, según la publicaciónHacia la integración de género en el desarrollo económico del Banco Mundial que trata sobre la importancia de este tema para el desarrollo.

En algunas aldeas de India, los hombres suelen destinar un gran porcentaje de sus ingresos a fines personales (como cigarrillos, bebidas alcohólicas y juegos de azar), mientras que las mujeres lo usan para cubrir las necesidades familiares (alimentos, tratamientos médicos, escolaridad y ropa para los hijos), según un estudio realizado en este país y citado en Voces de los pobres, (i) una colección de entrevistas a más de 60.000 mujeres y hombres de todo el mundo.

En África, donde la mayoría de la población se gana la vida en actividades agrícolas, las mujeres hacen por lo menos el 70% del trabajo asociado al campo. Sin embargo, no tienen mucho que decir a la hora de decidir en qué se gastan sus ingresos.

Si los niños y niñas de los países de Asia meridional, África y Oriente Medio tuvieran la misma escolaridad que aquellos de los países de Asia oriental entre 1960 y 1992, el ingreso per cápita de estas economías probablemente habría aumentado en un 0,5%–0,9% adicional por año, según una investigación del Banco Mundial.

En sociedades que se ocupan por igual del bienestar de hombres, mujeres y niños, es más fácil para los pobres salir de la pobreza y mejorar su nivel de vida.

El ciclo de vida de la desigualdad

En todo el mundo, existen mujeres que pasan su vida completa sin tener:

  • Libertad personal: en algunos países, como en Ghana, las mujeres son propiedad legal del marido, mientras que en otros, no pueden salir de la casa o conseguir un empleo sin el permiso de un hombre, según Voces de los pobres (i).
  • Educación: menos niñas que niños se matriculan o completan la escuela primaria o secundaria, aun cuando las investigaciones demuestran que la inversión en la enseñanza de ellas mejora considerablemente las perspectivas económicas de un país.
  • Empleos y salarios igualitarios: las leyes y reglamentos laborales en varios países en desarrollo son un verdadero desincentivo para que las mujeres trabajen. Cuando estas consiguen un empleo, es probable que ganen hasta un 27% menos que los hombres por el mismo puesto, independientemente de la experiencia o educación.
  • Derechos legales: la situación jurídica limitada afecta de muchísimas maneras a las mujeres desde la imposibilidad de pedir préstamos porque no pueden ser propietarias legítimas de la tierra y no tener poder de toma de decisiones sobre el cuidado de los niños hasta el impedimento de determinar cómo y cuándo se las puede tocar. Cuando la mujer depende de su marido u otro familiar varón en los aspectos legales y, por lo tanto, también económicos, tiene muy pocas opciones aparte de aceptar lo que se les otorgue en vida. Por ejemplo, en Ucrania, Letonia y Macedonia, donde existen leyes contra las violaciones, las mujeres sostienen que no vale la pena denunciar una violación, porque las autoridades no hacen nada al respecto.
  • Representación política: las mujeres están insuficientemente representadas en todos los niveles de gobierno en los países en desarrollo, pese a ser capaces. Esto ocasiona que exista muy poca atención a las leyes que restringen las oportunidades de niñas y mujeres.

Romper las barreras es complicado

Luchar contra la discriminación de género puede ser difícil, porque va en contra de tradiciones muy arraigadas. De ese modo, aunque las leyes se modifiquen, la gente continúa viviendo según creencias culturales profundas.

Por ejemplo, en los años sesenta se abolió en India la tradición de la dote, según la cual el futuro esposo exige que la novia aporte posesiones materiales o de lo contrario no se casa con ella. Pero esta tradición está tan arraigada en la sociedad local que la mayoría de las novias aún la practican. Las cosas están cambiando lentamente; y es probable que hayas escuchado noticias sobre novias que se rebelan contra esta costumbre y la denuncian a las autoridades.

¿Qué está haciendo la comunidad internacional al respecto?

Durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing en 1995, la comunidad internacional acordó crear una Plataforma de acción para mejorar la vida de mujeres y niñas. Los participantes reconocieron que el desarrollo y el progreso son imposibles si se priva de derechos igualitarios a la mitad de la población de un país.

El Banco Mundial y otras organizaciones que trabajan en favor del desarrollo se han transformado en importantes defensores de la equidad de género en todos los aspectos de la vida. Durante los últimos cinco años (ejercicios 2006-2010), más de US$65.000 millones o 37% de los recursos y donaciones del Banco  se asignaron a operaciones que incluían la perspectiva de género en las áreas de educación, salud, acceso a tierra, servicios financieros y agrícolas, empleos e infraestructura.

La comunidad internacional también ha comenzado a estudiar los problemas que enfrentan los niños varones. Por ejemplo, en algunos países de Europa central, América Latina y el Caribe, muchos niños abandonan la escuela, especialmente en el nivel secundario. A menudo, no perciben las ventajas de seguir educándose y prefieren buscar trabajo, pero luego se ven tentados por empleos relacionados con diversas actividades ilegales.

¿Qué puedo hacer yo?

Si eres niña o mujer, nunca dejes de creer que tu opinión es valiosa y que tu aporte es necesario para mejorar el mundo en el cual vives. No abandones la escuela y sigue tus sueños, sin importar cuán difícil sea el camino que debas recorrer para lograr lo que deseas. Si eres niño u hombre, respeta a las mujeres como te respetas a ti mismo. Toma conciencia de las pequeñas desigualdades.

¿Estás muy preocupado de este problema en tu país y en el mundo? Existe una serie de organizaciones que trabajan para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades en todos los ámbitos de la sociedad.

Visita los siguientes sitios para aprender más sobre la desigualdad de género:

  • El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNPF) trabaja en 158 naciones proporcionando educación sanitaria y sobre VIH/sida, promoviendo la equidad de género y ayudando a reducir la violencia contra la mujer.
  • Women Thrive Worldwide (i) fomenta políticas económicas internacionales y derechos humanos que apoyen a la mujer en todo el mundo en su lucha por poner fin a la pobreza en su vida, comunidad y nación.
  • La Coalición Internacional por la Salud de las Mujeres trabaja para generar políticas, programas y financiamiento sobre salud y población que promuevan y protejan los derechos y la salud de niñas y mujeres en todo el mundo, particularmente en África, Asia, América Latina y los ex países socialistas en transición.

Para más información, visita el sitio: Género.