Afganist谩n: La construcci贸n de un sector financiero din谩mico

脷ltima actualizaci贸n: julio de 2009
Afganist谩n: La construcci贸n de un sector financiero din谩mico

Desaf铆o

En 2002, el sector bancario de Afganistán había colapsado completamente y no existían servicios financieros disponibles fuera del sector informal. Además, existía una gran demanda por los servicios de microfinanciamiento y de acceso a créditos para ayudar a los afganos a mejorar sus formas de sustento y facilitar la transición de su dependencia de la ayuda humanitaria a su independencia económica.

Estrategia

El concepto del proyecto se basó en identificar las fuentes de microfinanciamiento como punto clave para la reconstrucción de Afganistán. En 2003, se estableció el Servicio de apoyo e inversión para microfinanciamiento (MISFA, por sus siglas en inglés) para proveer de fondos, asistencia técnica y entrenamiento en una amplia gama de servicios financieros intermediarios dedicados a prestar servicios a los sectores pobres. Desde su establecimiento, el MISF ha tenido el papel de defensor ante el Da Afghanistan Bank (que regula el sector financiero en Afganistán), los accionistas y otras entidades financistas. El objetivo general del MISFA es proveer apoyo flexible y de alta calidad que ayude a crear un sector de microfinanciamiento saludable. Si bien el Banco Mundial lideró la creación del MISFA, junto con el Grupo Consultivo de Ayuda a la Población más Pobre (CGAP, por sus siglas en inglés) como asesor clave, se invitó, incentivó a participar y a unirse como cofundadores a otros donantes interesados en proveer fondos para desarrollar el sector de las microfinanzas en Afganistán.

Resultados

Se han desembolsado más de 1.000.000 de préstamos por un monto total de US$632 millones en 26 provincias, con un nivel de pago que llega a la cifra récord de 94%.

 

Aspectos destacados:
- Muchos afganos pobres han obtenido por primera vez acceso a servicios financieros.

- Dentro de los cuatro años del inicio del programa, el MISFA ha expandido la asociación con instituciones de microfinanciamiento (MFI, por sus siglas en inglés) de cuatro a 15 MFI y un banco, proveyendo estos servicios a través de 300 sucursales en 26 de las 34 provincias del país. En el proceso, el papel del MISFA se amplió de ser únicamente un mecanismo gubernamental de transferencia de fondos y asistencia técnica de donantes internacionales para los MFI, a convertirse en el ente reconocido de ser responsable de la creación de sólidas instituciones de microfinanciamiento que conduzcan a un sector sostenible y capaz de operar sin subsidios.

- En mayo de 2009, el sector tenía 439.230 clientes activos con préstamos sin reembolsar por un monto de US$102,4 millones y movilizado US$16 millones en ahorros de personas pobres. Entre marzo de 2008 y marzo de 2009, se desembolsaron US$15,1 millones en préstamos y se agregaron mensualmente más de 1.100 clientes activos.

- Los MFI han expandido constantemente sus servicios en zonas rurales (con un 29% de los préstamos activos actuales en manos de pequeñas villas) y otras comunidades de difícil acceso, incluidas las de la volátil región del sur.

- Para finales de mayo de 2009, las mujeres (consideradas un grupo marginado en Afganistán) conformaban el 60% de la clientela en todo el país. Los casos seleccionados para estudios muestran que la disponibilidad de los servicios de microfinanciamiento no sólo han ayudado a aumentar los ingresos familiares sino que han contribuido al empoderamiento de las féminas, particularmente en la esfera pública. Se han tomado medidas para asegurar que los servicios provistos sean innovadores, inclusivos y que respondan a la demanda.

- La capacidad de desempeño de los afganos de operar y administrar las instituciones de microfinanciamiento se ha mantenido a buen ritmo. En mayo de 2009, un total de 4.471 afganos estaban empleados por este sector (con un 37% de mujeres afganas), ocupando el 90% de los cargos profesionales y un 50% de las posiciones de gerencia.

- En cuatro años, los MFI han pasado de percibir primariamente subsidios a recibir primariamente préstamos. Tres de los socios del MISFA han logrado obtener un superávit operacional y otros tres están en vías de lograr esta meta. Aunque en un principio la mayoría de las instituciones de financiamiento fueron creadas por organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales, en 2008 se habían transformado en empresas sin fines de lucro, instituciones permanentes que operan bajo las leyes de Afganistán.

Contribuci贸n

La Asociación Internacional de Fomento (AIF) administra el Fondo fiduciario para la reconstrucción de Afganistán (ARTF, por sus siglas en inglés) al que ocho diferentes donantes han aportado US$183,3 millones desde 2003.

Asociados

Además de trabajar con los fondos combinados del ARTF, el proyecto ha movilizado cerca de US$30 millones de varias organizaciones donantes así como una ampliación de financiamiento por otros US$30 millones, otorgada por la AIF.

Pr贸ximos pasos

La siguiente etapa es proveer financiamiento y apoyo necesario para fortalecer el sector del microfinanciamiento. El principal foco es crear instituciones financieras robustas y capaces de extenderse y al mismo tiempo enfatizar el impacto positivo a largo plazo de la diversificación e innovación a través de sus productos. Se visualiza la formación de un sector de instituciones bien establecidas que ofrezca servicios de ahorros, seguros, préstamos para viviendas y en que se permita el uso de la tecnología como la telefonía celular para incrementar el acceso a los clientes y mejorar la eficiencia. También, se están tomando medidas para ampliar la gama de productos financieros (incluyendo productos crediticios alineados con las costumbres islámicas) con el fin de cumplir con la demanda, diversificar las fuentes de manera de incluir los bancos comerciales y expandir los préstamos a pequeñas empresas otorgados por las instituciones bancarias comerciales y las de microfinanciamiento.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/MGCBQ6DG30