Click here for search results

Nuestro objetivo: Educación para todos en Haití

New Page 2

Recursos

+ Sobre el proyecto
+ Más información sobre el proyecto
+ Fotos interactivas sobre "Educación
   para todos en Haití"

Una iniciativa destinada a brindar educación universal a todos los niños de Haití superó las metas fijadas para su primer año y está bien encaminada para ampliarse aún más durante el próximo año escolar.

Originalmente, el programa conjunto del Gobierno de Haití y el Banco Mundial se había fijado la meta de matricular a 15.000 alumnos nuevos en primer grado el año pasado, pero gracias al cofinanciamiento recibido de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI), se logró matricular a más del doble del número de estudiantes previsto, quienes tuvieron la oportunidad de asistir por primera vez a la escuela, según lo manifestó Peter Holland, responsable del proyecto de Educación para Todos del Banco Mundial en Haití.

Un sector educación de pobre calidad y altos precios de matricula

Haití sufre de problemas históricos en el sector de la educación pública. El 50% de los niños no asiste a la escuela y el 80% de aquellos que sí lo hacen asiste a escuelas privadas. La calidad de la educación suele ser deficiente y escasean textos de estudio adecuados y maestros calificados. Lo anterior se traduce en bajas calificaciones en las pruebas y altas tasas de deserción y repetición. Además, existen muy pocas escuelas. Los padres en general esperan a que el niño o niña tenga la edad suficiente para hacer el largo recorrido a la escuela antes de matricularlo. Por otra parte, los derechos de matrícula son demasiado altos, alrededor de US$70 a US$80 anuales en un país cuyo producto interno bruto (PIB) per cápita bordea los US$480. En muchos casos, los padres simplemente no tienen la capacidad financiera para enviar a sus hijos a la escuela.

a información recopilada por un estudio de vulnerabilidad familiar realizado por el Banco en el 2004 determinó que las familias retiraban a los niños de la escuela cuando enfrentaban problemas económicos. “Esto genera ciclos de ingreso y egreso de la escuela que redundan en que, hoy, tres cuartas partes de los niños que cursan la enseñanza primaria tienen en promedio dos años más de la edad correspondiente al nivel escolar que están cursando”, sostuvo Holland.

Respondiendo a la solicitud del gobierno

En 2006, poco tiempo después de haber sido elegido presidente, René Préval solicitó al Banco Mundial ayuda para el sector educación en la forma de asistencia técnica y proyectos. En respuesta a esta solicitud, el Banco Mundial aprobó en abril de 2007 una donación de US$25 millones de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) para financiar la Estrategia de educación para todos de Haití. El objetivo de esta estrategia es brindar educación primaria a todos los niños haitianos y capacitar maestros para lograrlo.

El proyecto forma parte de la campaña mundial Educación para Todos, una iniciativa internacional de educación iniciada en 1990 que insta a brindar enseñanza primaria a todos los niños, eliminar la brecha de género en educación secundaria y reducir las tasas de analfabetismo en adultos a la mitad de aquí al año 2015. Se trata de una de las piedras angulares de los Objetivos de desarrollo del milenio.

Pagando la escuela a miles de familias pobres

En Haití, Educación para Todos trabaja con el actual sistema educacional, que es predominantemente privado, y subvenciona a 100.000 niños pobres en 1.000 escuelas privadas acreditadas. De esta forma, ha logrado duplicar la cantidad de niños en edad de cursar el primer grado que pueden asistir a la escuela. Para asegurar un efectivo monitoreo del proyecto, las escuelas informan sobre la asignación de fondos al Ministerio de Educación. Otro componente que permitirá crear el marco de referencia y medir los avances en una etapa posterior del programa consiste en tomar pruebas de alfabetización a niños de 200 escuelas que cursan segundo grado.

Alimentando más de 45.000 estudiantes

Mientras tanto, los programas de alimentación escolar, que han permitido garantizar una comida diaria adecuada a muchos niños haitianos, no se han interrumpido durante las vacaciones de verano y alimentan a unos 30.000 niños. El programa ha aumentado su cobertura a 45.000 niños a partir de septiembre de 2008, fecha que marca el inicio del nuevo año escolar. Para muchos de estos niños, la alimentación que reciben en la escuela es la única comida del día.

El Banco Mundial se asoció con el Banco de Desarrollo del Caribe, institución que aportó US$10 millones y con la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional, que contribuyó US$1,2 millones adicionales al proyecto para el año escolar 2007-2008.  En concordancia con el espíritu de la Declaración de París que insta a los donantes a trabajar en forma coordinada, los tres asociados han acordado adoptar políticas y procedimientos armonizados para la ejecución directa del proyecto a través del Ministerio de Educación. Además, el Banco Mundial está estableciendo un fondo fiduciario de múltiples donantes para canalizar los futuros aportes hacia la iniciativa.

Capacitando a los profesores para fortalecer la calidad y el acceso

Haití también sufre de una aguda escasez de maestros. Cada año se reciben sólo 350 maestros nuevos, en circunstancias que se requieren más de 2.000 para cumplir la meta de educación universal. El Gobierno de Haití asigna pocos recursos al sector educacional, menos de 2% del PIB anual, y sólo la mitad se gasta en educación primaria.

Una donación adicional de US$6 millones de la AIF está financiando un programa de formación docente acelerada de tres años. Hoy, la formación docente es un proceso aleatorio y poco sistemático y las instituciones públicas y privadas no han realizado mejoras de capital en más de 10 años. Los establecimientos son deficientes y los programas de estudio y los recursos están obsoletos.

El nuevo programa llamado Formation Initial Accelerée titulará a 2.500 maestros cada año. Seleccionará a alumnos recién egresados de la enseñanza secundaria, los cuales participarán en un programa de tres años. Primero estudiarán 10 meses en un instituto pedagógico y luego harán una práctica pedagógica de dos años en jornada completa. Los maestros comenzarán a impartir clases a alumnos después de sólo un año de formación, en lugar de los tradicionales tres años. Los titulados del programa se transformarán en maestros de jornada completa que contarán con el apoyo de maestros tutores y supervisores en las escuelas.

El plan espera poder colocar al 70% de los nuevos titulados en zonas rurales que hoy carecen de servicios adecuados. Para promoverlo, los alumnos-maestros completarán su formación pedagógica presencial en escuelas seleccionadas de las regiones más necesitadas.

“Esperamos que contraten maestros mejor calificados con el dinero que reciban por los nuevos alumnos”, sostuvo Michael Drabble, especialista superior en educación del Banco Mundial. “Confiamos que será una ganancia neta para los niños matriculados”, agregó.

Según Drabble, la experiencia de otros países ha demostrado que la formación docente intensiva y a jornada completa puede producir mejores educadores, pero que esa formación es sólo un primer paso para instaurar un sistema educacional profesional y de buena calidad. “El Gobierno debe apoyarlos”, señaló. “Por ejemplo, deben recibir su salario a tiempo. La formación antes de entrar al servicio no lo es todo, pero podría ser una herramienta muy efectiva”.

Sin embargo, a pesar de los enormes avances conseguidos el primer año, hay obstáculos importantes que habrá que superar. La construcción de nuevos establecimientos para los 250.000 a 500.000 niños que todavía no asisten en la escuela representa un desafío importante.

Es mucho lo que queda por hacer para solucionar los problemas que enfrenta Haití en materia de educación, pero Educación para Todos espera ayudar a resolver al menos algunos de ellos y llevar adelante al país acercándolo más a lograr que todos los niños y todas las niñas haitianas reciban educación primaria.

Vistazo al proyecto de EPT

Componente 1. Aumentar el acceso a la educación  primaria
Componente 2. Mejorar la calidad de la educación
Componente 3. El fortalecimiento institucional del Ministerio de Educación
Componente 4. Seguimiento y evaluación

Total de Financiamiento: US$ 36,2 millones Duración: 2007-2010

 




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/W6J8P8UIT0