Click here for search results

Avances y perspectivas económicas para la región de Oriente Medio y Norte de África en 2008

Available in: Français, العربية, English


Avances y perspectivas económicas para la región de Oriente Medio y Norte de África en 2008 (i)


bullet squareInforme completo i
bullet square

Preguntas y respuestas:
InglésFrancés

bullet square

Comunicado:
Español, InglésFrancés, Árabe

¿Cuál es el comportamiento actual de la región en materia de crecimiento?

Por quinto año consecutivo, la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA, por sus siglas en inglés) experimentó una tasa de crecimiento superior a 5% (5,7% en 2007), cifra que excede los niveles alcanzados en los años noventa y principios de 2000. Durante 2007, el PIB creció prácticamente al mismo ritmo en todos los subgrupos de la región. Por su parte, los países de la región con abundantes recursos e importadores de mano de obra crecieron 5,8% más que otros grupos y las economías con mano de obra abundante y pocos recursos aumentaron su producto en 5,4% en 2007. Con excepción de Marruecos, que sufrió otro año de sequía, el PIB de las economías con pocos recursos y abundante mano de obra se aceleró o igualó el ritmo de 2006.
Aunque la región ha mostrado un buen desempeño en comparación con el pasado, sigue a la zaga de otras regiones. Por ejemplo, la tasa de crecimiento de 5,7% registrada por MENA en 2007 es insuficiente en comparación con la tasa de 10% que alcanzó Asia oriental y el Pacífico, la de 8,4% de Asia meridional, o incluso la tasa de 6,1% de la región de África al sur del Sahara.

¿Dónde radican las principales fuentes del crecimiento de MENA en 2007?

Las fuentes de crecimiento de la región de MENA han sufrido una transformación en los últimos años. En el período comprendido entre 2000 y 2004, la principal fuente fue el consumo privado nacional. No obstante, antes de 2007, este factor había perdido importancia y fue reemplazado por la inversión nacional bruta. Sin duda, gran parte de esta transformación fue posible gracias a las generosas ganancias fiscales obtenidas del boyante sector de los hidrocarburos. Los precios del petróleo aumentaron 78% en el transcurso de 2007, elevándose desde US$54 el barril a comienzos de año hasta US$94,50 a fines de 2007.  

¿De qué modo afecta el alza de los precios de los alimentos a los países de MENA?

El aumento en los precios de los alimentos tiene un impacto diverso en diferentes países. Los países de ingreso bajo que importan cantidades relativamente grandes de alimentos (en términos de la proporción de las importaciones y del consumo) son los que enfrentan más riesgos: entre ellos Djibouti y Yemen, país éste ultimo donde la inflación de los precios de los alimentos superó el 20% en 2007, el porcentaje más alto de la región. Otros factores de riesgo incluyen el peso de los alimentos en los patrones de gasto de los grupos de menores ingresos de un país. Países como Egipto y Yemen están entre los más vulnerables debido a que los dos quintiles inferiores de la población gastan más de 50% de su presupuesto familiar en alimento. Además, debido a la aplicación de subsidios de los víveres básicos, el presupuesto nacional de algunos países ha sentido directamente la presión de la carestía de los alimentos. En naciones como Egipto, Irán, Jordania y Siria, los subsidios de los alimentos representaron entre 4% (en Egipto) y 8% (en Irán) del presupuesto en 2007. Por su parte, entre los países del Consejo para la Cooperación en el Golfo, la inflación constituye la principal muestra del alza en el precio de los alimentos. 

¿Cómo se desempeña la región de MENA en materia de reformas estructurales?

En los últimos años, la región de Oriente Medio y Norte de África se ha embarcado en reformas de gran alcance destinadas a mejorar el panorama general y propiciar el crecimiento. Entre los avances más importantes en las áreas de comercio, clima para los negocios y buen gobierno, se incluye:

Reformas comerciales. Se han logrado avances importantes en cuanto a la reducción de los aranceles y del tiempo necesario para tramitar importaciones y exportaciones. Los aranceles han bajado de un promedio simple de 20% en 2000 a 13% antes de 2007, disminución que no tiene parangón en otras regiones durante el mismo período. Sin embargo, las barreras no arancelarias siguen siendo altas y el desempeño de la logística comercial, que refleja la calidad de la aduana, puertos y la organización del transporte, sigue siendo deficiente.  

Reformas del clima para los negocios. A pesar de las notables mejoras en algunos países (por ejemplo, Egipto y Arabia Saudita), en general la región no ha logrado avanzar al mismo ritmo que otras regiones en cuanto a reformas en el clima para los negocios. En términos de voluntad reformadora, la región se ubica en el tercio inferior a nivel mundial (percentil 29).     

Reformas en materia de buen gobierno. Los avances en relación con el buen gobierno son variados. Por un lado, la calidad de la administración pública sigue siendo relativamente alta en MENA, con una posición en los ranking superior a Asia oriental, América Latina, Asia meridional y África al sur del Sahara. Por otro lado, la calidad de la rendición de cuentas públicas sigue siendo muy baja y su posición en la clasificación es inferior a la de todas las demás regiones del mundo. No obstante, en términos de los esfuerzos reformadores destinados a mejorar la rendición de cuentas, la región de MENA se ubicó en el percentil 67, por sobre todas las demás regiones. Esta clasificación refleja una variedad de mejoras que apuntan a combatir la corrupción, abordar las debilidades del sistema judicial, mejorar los derechos de propiedad y simplificar la burocracia, en especial entre los países del Consejo para la Cooperación en el Golfo.

¿Cuál es la proyección para los próximos años a la luz del contexto mundial actual?

En los próximos tres años, se espera que el crecimiento promedio bordee el 5,6%. El precio del petróleo seguirá en buen pie, situación que generará altos niveles de inversión nacional y extranjera además de flujos de remesas. Se espera que el precio de los alimentos también se mantenga elevado y, debido a que la mayoría de los países de la región subsidian los alimentos y la energía, esto generará presiones fiscales en muchos de ellos. No obstante, estas presiones no deberían reprimir el crecimiento económico que seguirá activo gracias a los elevados niveles de inversión. La turbulencia financiera mundial y la posible fase descendente del crecimiento en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) deberían compensarse a través de gastos decididos y constantes entre los países exportadores de petróleo además de la enérgica expansión de China e India. 

 




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/GCB784EN80