Click here for search results

Ecuador: personas con discapacidad luchan por inclusión real

Available in: English

Twitter Facebook Delicious

Quito, 23 de enero de 2011 - Luis Vicente González trabaja como docente en un colegio secundario especial en la ciudad de Loja, Ecuador, y al mismo tiempo dirige uno de los tres Observatorios Ciudadanos Regionales que configuran el proyecto de fortalecimiento de los derechos de personas con discapacidad en Ecuador, contemplados en la convención de Naciones Unidas.

Enérgico y educado, de buen hablar, monitorea y controla que la inclusión de las personas con discapacidad en la zona sur de Ecuador sea un hecho y no quede en meras palabras. "Lo más importante es concienciar a la sociedad de que las personas con discapacidad podemos integrarnos de forma efectiva en la vida cotidiana”, explica Luis, cuya ceguera no le impide dedicarse con todos sus sentidos a una tarea que considera esencial para darle la vuelta a la situación actual.

Según estima el Informe mundial sobre la discapacidad, publicado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud y presentado a autoridades, especialistas y sociedad civil en Quito el pasado 12 de enero, más de mil millones de personas viven con algún tipo de discapacidad -alrededor del 15% de la población mundial.

Las leyes ecuatorianas indican que el 4% de los empleados públicos y privados deben ser personas con discapacidad, aunque el cumplimiento de esta cifra no siempre implica una situación ideal. ¨No es suficiente con que una empresa contrate a una persona ciega y la tenga en una mesa de la oficina sin hacer nada, solo para cumplir con la ley", observa Luis. Este es justamente el papel de los observatorios; controlar que la inclusión en la sociedad sea efectiva. De no ser así, se notifica a un organismo superior, y el gobierno, en última instancia, puede aplicar sanciones. ¨También les felicitamos a los empresarios cuando lo hacen bien¨, remarca.

Trabajadora en silla de ruedas, EcuadorEl trabajo de los tres observatorios –distribuidos en Guayaquil, Quito y Loja, desde donde dan cobertura a todo el país- es garantizar el derecho a la salud, trabajo, educación, comunicación, participación ciudadana y acceso a justicia de las personas con discapacidad.

La Representante del Banco Mundial en Ecuador, María Dolores Arribas Baños, considera que el proyecto es  vital  para el desarrollo del país, ya que "involucra a un importante grupo de la población que merece las mismas oportunidades, así como el derecho a una vida digna en igualdad de condiciones".

¨Uno de los éxitos del proyecto se encuentra en el ámbito de la vigilancia en los derechos educativos, es decir, que los chicos con discapacidad ingresen a las escuelas del sistema regular, que en la mayoría de casos no son accesibles para personas con discapacidad¨, observa Nelly Endara, la coordinadora del proyecto. En este sentido, continúa Nelly, también capacitan a maestros y promueven el involucramiento de los padres, con el objetivo de ¨concienciar, movilizar y orientar a la sociedad civil¨.

Con la ayuda del Banco Mundial, el proyecto pretende dar poder a una parte de la sociedad que ha estado estigmatizada y que no ha tenido voz en las decisiones políticas, económicas y sociales. Entre las actividades planificadas para el proyecto, se encuentran la dotación de equipamiento para los observatorios, la capacitación de los miembros de los tres observatorios, la diseminación de los resultados y del propio proyecto o el soporte en la creación de la página web www.discapacidadesecuador.org.

Una asignatura pendiente

La Encuesta Mundial de Salud (i) señala que, del total estimado de personas con discapacidad, 110 millones (2,2%) tienen dificultades muy significativas de funcionamiento, mientras que la Carga Mundial de Morbilidad cifra en 190 millones (3,8%) las personas con una “discapacidad grave” (el equivalente a la discapacidad asociada a afecciones tales como la tetraplejía, depresión grave o ceguera).

Reunión de observadores en EcuadorOtro de los frentes del proyecto es incidir en las políticas públicas y en la creación de nuevas leyes que faciliten la inclusión y la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad.

En este sentido, y tal y como reconocen las propias asociaciones de personas con discapacidad, el hecho de que el Vicepresidente de Ecuador, Lenín Moreno Garcés, sea parapléjico, hace que actualmente se tenga más en cuenta a este colectivo. Una de las ramas del proyecto es controlar que se respete y valore a las personas con discapacidad que forman parte del mercado laboral. Para ello, los observadores realizan visitas a empresas o controlan las denuncias que reciben. ¨En algunos lugares ni siquiera reciben a los observadores¨, explica Nelly.

El crecimiento que la región ha experimentado durante las últimas décadas debe ser el pretexto para construir sociedades más inclusivas, que entiendan las diferencias entre personas y que, como en el caso de este proyecto en Ecuador, logren valorar a sus vecinos.

¿Qué sabemos sobre la discapacidad?

Según la Encuesta Mundial de Salud, cerca de 785 millones de personas (15,6%) de 15 años y más viven con una discapacidad, mientras que el proyecto sobre la Carga Mundial de Morbilidad estima una cifra próxima a los 975 millones (19,4%).

Solo la Carga Mundial de Morbilidad mide las discapacidades infantiles (0-14 años), con una estimación de 95 millones de niños (5,1%), 13 millones de los cuales (0,7%) tienen “discapacidad grave”.

Según el informe, los principales obstáculos que encuentran las personas con discapacidad tienen que ver con las políticas y normas insuficientes, con una prestación insuficiente de servicios, con problemas con la prestación de servicios, con una financiación insuficiente, con la falta de accesibilidad o con la falta de consulta y participación.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/VLEPDF0NR0